MyCityLinked

Browse By

MyCityLinked

Acción Legal contra Empresa que vende tarjetas Telefónicas Prepagadas

 AUSTIN, TX. – El Procurador General de Texas Greg Abbott hoy presentó la primera acción legal del estado en contra de una empresa de tarjetas telefónicas prepagadas. Documentos presentados ante una corte del Condado de Bexar indican que Next-G Communication, Inc. produce, vende y distribuye tarjetas telefónicas prepagadas a lo largo de Texas pero por lo general no da a los consumidores la cantidad de minutos que anuncia.

La investigación conjunta entre la Procuraduría General y la Comisión de Servicios Públicos de Texas (Public Utility Commission, PUC), la cual regula las empresas de tarjetas telefónicas prepagadas en Texas, encontró que las tarjetas telefónicas de Next-G consistentemente daban solo el 40 por ciento de los minutos que decían los anuncios publicitarios de los demandados y que confirmaban las instrucciones de voz al principio de cada llamada. Los demandados usualmente vendían las tarjetas en tiendas pequeñas y gasolineras por menos de 10 dólares cada una.

“Los consumidores de Texas que dependen de las tarjetas telefónicas prepagadas para hacer sus llamadas de larga distancia deben recibir lo que se les promete”, dijo el Procurador General Abbott. “Agradecemos a la Comisión de Servicios Públicos por su enorme ayuda con este caso. La Procuraduría General continuará tomando medidas firmes en contra de estafas que engañan a los consumidores de Texas”.

Según la acción legal de la Procuraduría General, Next-G Communication ofrece servicios de telefonía prepagados para llamar a diferentes destinos internacionales. Para utilizar la tarjeta, los clientes primero tienen que llamar al número de acceso de los demandados y oprimir un número de identificación personal (PIN), el cual se proporciona con la tarjeta. Una vez que se verifica el PIN, el sistema de computadoras de los demandados indica a la persona que llama que oprima el número a donde desea llamar y le informa cuántos minutos tiene disponibles en la tarjeta para realizar la llamada.

 

Los investigadores estatales que realizaron pruebas independientes de las tarjetas encontraron que las tarjetas telefónicas de Next-G no proporcionaron los minutos que decían los anuncios publicitarios o los que mencionaban las instrucciones de voz al principio de la llamada. Además, las tarjetas telefónicas y los anuncios publicitarios contienen divulgaciones vagas e inadecuadas sobre las cuotas y los cargos adicionales.

 

La Procuraduría General está buscando obtener una orden temporal y permanente contra las afirmaciones de mercadeo engañosas de Next-G Communication y sanciones civiles de 20,000 dólares por violación de la Ley de Texas Contra Prácticas Empresariales Engañosas (Texas Deceptive Trade Practices Act).