MyCityLinked

Browse By

MyCityLinked

Alto costo laboral del rescate a las automotoras

 


Por Bankole Thompson


DETROIT, Estados Unidos, (IPS)  – George W. Bush dispuso, pocas 

semanas antes de dejar la presidencia de Estados Unidos, un paquete de 

asistencia de 17.400 millones de dólares para las compañías 

automovilísticas Chrysler, Ford y General Motors.

 

La resolución fue aprobada no sin un intenso debate en el gobierno del 

Partido Republicano, acosado por la enorme desilusión pública ante el 

gasto multimillonario de la guerra en Iraq y la crisis financiera que se 

propagó desde Estados Unidos hacia todo el mundo.

 

  El Centro de Investigaciones Automovilísticas (CAR, por sus siglas en 

inglés) estimó, en un informe publicado mientras se desarrollaba el debate 

sobre el rescate, que el cierre de esas empresas (conocidas como "las Tres 

Grandes de Detroit") sería funesto para la economía.

 

  "Un cierre completo de la producción de las ‘Tres Grandes’ en Estados 

Unidos tendrá un gran impacto en la economía nacional en términos de 

salarios perdidos, aumento de egresos y reducción de ingresos al fisco en 

concepto de seguridad social y de impuesto a la renta", explicó el 

economista jefe de CAR, Sean McAlinden, quien condujo el estudio.

 

  "El gobierno se arriesgaría a perder 60.000 millones de dólares en el 

primer año, y bastante más de 156.000 millones en tres años", agregó.

 

  Bush lanzó su plan de asistencia para la industria automotriz el 

viernes 19, con lo que marcó el fin de una semana de ansiedad en el 

sector. Este mismo mes, anunció, se desembolsarán 13.400 millones de 

dólares para General Motors y Chrysler.

 

  Pero el paquete, que tiene como objetivos estabilizar las operaciones 

de la industria, mantenerla activa y asegurar el pago de salarios por los 

próximos tres meses, tiene algunos fuertes condicionamientos.

 

  Uno de ellos, a instancias del propio Bush, es la negociación de un 

convenio colectivo más "competitivo" entre el sindicato United Auto 

Workers (UAW) y las compañías. Eso, según la organización de trabajadores, 

implicaría más recortes de salarios en medio de una crisis económica.

 

  La UAW considera, además, que en los últimos años ya había hecho 

grandes concesiones al negociar los convenios vigentes.

 

  "El tiempo de tomar decisiones difíciles para darle viabilidad (a la 

industria) es ahora, pues de lo contrario la única opción será la 

quiebra", dijo Bush. "Los fabricantes y sindicatos deben comprender lo que 

está en juego y tomar decisiones difíciles pero necesarias hacia una 

reforma."

 

  El presidente de UAW, Ron Gettelfinger, desacreditó la exhortación 

presidencial a concesiones sindicales, y anunció que reclamará la remoción 

de las condiciones al gobierno entrante, que encabezará Barack Obama, del 

hoy opositor Partido Demócrata.

 

  "Nos desilusiona que el presidente Bush haya agregado condiciones 

injustas para los trabajadores", dijo Gettelfinger. "Trabajaremos con la 

administración de Obama y con el nuevo Congreso legislativo para 

asegurarnos de que esta injusticia se termine."

 

  Además, dijo, "nos reuniremos en los próximos meses con todos los 

participantes en la actividad del sector con el fin de crear un futuro 

viable para la industria automotriz".

 

  No tiene sentido que el gobierno siga pidiéndole sacrificios a los 

trabajadores, advirtió Gettelfinger.

 

  La senadora Debbie Sabenow, del Partido Demócrata y del estado de 

Michigan (donde se encuentra Detroit, centro de la industria automotriz), 

informó a la prensa que hará gestiones para que los sindicatos no paguen 

el costo del rescate.

 

  "No es justo" y "le pediré al nuevo presidente flexibilidad para hacer 

cambios", anunció Stabenow. "Fijarle a nuestros trabajadores objetivos de 

corto plazo tan específicos es uno de los aspectos desalentadores" del 

paquete, evaluó.

 

  Otro legislador de Michigan, el representante John Dingell, calificó de 

"irresponsable" el reclamo de rebaja salarial formulado por Bush.

 

  "Todos queremos unas ‘Tres Grandes’ reestructuradas y competitivas, 

pero es irresponsable que la Casa Blanca insista en tiempos de crisis que 

los trabajadores sufran más recortes salariales tras las concesiones que 

ya hicieron", dijo.

 

  "Nadie le pide a los ejecutivos que reduzcan sus salarios a niveles 

similares a los de sus contrapartes japonesas", declaró. "Urjo a Obama a 

revisar este asunto como prioridad cuando asuma la presidencia, de modo 

que la asistencia sea suministrada de manera justa hacia los 

trabajadores."

 

  Obama, que triunfó con un firme respaldo sindical, dijo en la primera 

entrevista que concedió luego de las elecciones, al programa "60 Minutes" 

de la cadena televisiva CBS, que apoya la asistencia a la industria 

automotriz siempre que proteja también a trabajadores y proveedores.

 

  Luego de conocido el paquete de Bush, el gobierno de Canadá anunció que 

suministrará a las subsidiarias de las firmas de Detroit en su territorio 

2.700 millones de dólares en préstamos de emergencia.

 

  Obama exhortó a los ejecutivos de las compañías a trabajar por la 

restauración de la industria, y les advirtió que a los contribuyentes se 

les acabó la paciencia ante el rescate de empresas quebradas.

 

  Su prioridad, recordó, es crear más de dos millones de empleos, y 

especificó que la industria automotriz debe hacer algo al respecto. 

(FIN/IPS/traen-mj/bt/ks/na if lb fm sp fe/08)