MyCityLinked

Browse By

MyCityLinked

¿Por qué confiaron en Madoff?

 

Por Manuel Lombera y Hugo Arce /  El Universal 

[email protected] 

 

La reputación de Bernard Madoff como uno de los hombres más respetados en Wall Street se construyó tras 20 años de generar rendimientos positivos para sus clientes. Con este antecedente, los inversionistas confiaban en él sin solicitar información sobre cómo operaba el ex presidente del mercado de firmas tecnológicas del Nasdaq.
 

“Hace 15 años hablé con él y era buen conocedor… tenía una visión clara sobre cómo se iban a desarrollar los mercados”, recordó Lawrence Goldstein, investigador de la escuela de Negocios de la Universidad de Columbia. Ahora la pesquisa de Madoff abre una serie de interrogantes sobre “el comportamiento moral” de los actores financieros de Wall Street, apuntó Ben Carliner, director de investigación del Instituto de Estrategia Económica (ESI, por sus siglas en inglés) en Washington.
 

“Madoff fue capaz de convencer a la gente que tenía una fórmula especial para hacer dinero”, dijo Morris Goldstein, especialista en mercados financieros del Instituto Peterson de Economía Internacional.
 

Goldstein señala que el operador de Wall Street utilizó las inversiones de sus nuevos clientes para generar rendimientos a sus viejos clientes, fraude conocido como Ponzi.
 

Sin embargo, Carliner también cuestiona a los clientes de Madoff, quienes pudieron estar enterados sobre la estrategia secreta para generar rendimientos “modestos” de 1% al mes durante 20 años.

“Los inversionistas más sofisticados sospechaban que él no podía hacer la clase de rendimientos por los que estaba cobrando. Ellos pensaban que había alguna manera en que estaba ganando el mercado y ellos sabían que esto no era legal”, sugirió Carliner.
 

Así, el investigador del ESI calificó a Madoff como “creador del mercado”, pues “algunas personas que invertían con él pensaban que él podía ver qué operaciones hacía la gente en el Nasdaq antes de que fueran información pública”. Por lo pronto, los especialistas rechazan que pueda presentarse otro fraude de esta dimensión en el mercado financiero de Nueva York.

 

Denuncias no escuchadas

Se calcula que han desaparecido 50 mil millones de dólares. El escándalo, que ha hecho temblar los mercados y a la aristocracia del dinero, aumenta a medida que se conocen más datos. Entre ellos, que las autoridades de supervisión estadounidenses hicieron caso omiso a las contundentes denuncias que desde 1992 se lanzaron contra Madoff.
 

Las autoridades de supervisión de Estados Unidos no detectaron problemas en el mundo ideal de Madoff a pesar de que fue investigado en 1992, hubo denuncias de sus rivales en 1999 y reportajes periodísticos críticos con su gestión en 2000. Hace apenas un par de años una firma de inversión, Aksia, recomendó a sus clientes que huyeran de Madoff.
 

The Hennessee Group, una firma especializada que sigue la rentabilidad de los vehículos de inversión, explica que el negocio que manejaba Bernard Madoff tenía mucho atractivo porque sufrió solamente cinco meses de caídas entre 1993 y 2007. El retorno medio durante esos 13 años fue de 8%.
 

La firma de asesores Aksia investigó durante 18 meses las actividades de Bernard Madoff y aconsejó a sus clientes que no le confiaran su dinero. “No había una pistola humeante, pero sí muchos farolillos rojos que invitaban a ser prudentes”, explican. El fraude de Madoff podría ser cinco veces mayor que el que tumbó a la telefónica WorldCom en 2002, o a la eléctrica Enron y la tecnológica Tyco.

 

Algunos de los rivales del operador de Wall Street llegaron incluso a urgir a las autoridades que investigaran sus prácticas en 1999, alegando que sus resultados no eran realistas, y la revista financiera Barrons puso en duda sus retornos en un reportaje publicado en 2001.
 

La Securities and Exchange Commission (SEC) dice que está intentando montar las piezas del esquema, examinando la abundante documentación recabada en la sede de la firma financiera en el corazón de Manhattan.
 

“No es que operara bajo el radar. Es que construyó el radar”, indican fuentes del sector en un intento por entender cómo pudo mantenerse activa durante tanto tiempo esta trama. (Con información de ‘The New York Times’ y ‘El País’)