MyCityLinked

Browse By

MyCityLinked

Bancos facilitan saqueos en países pobres

 

 

Por Marina Litvinsky


WASHINGTON,  (IPS)  – Algunos de los principales bancos del mundo 

facilitan la corrupción en los países más pobres, señala un nuevo estudio 

de la organización independiente Global Witness.

 

El informe, titulado "Diligencia indebida: cómo los bancos hacen negocios 

con regímenes corruptos", muestra la forma en que, al crear vínculos con 

turbios clientes en países ricos en recursos naturales, varios bancos 

facilitaron la corrupción y el saqueo estatal, lo que impide a esas 

naciones la oportunidad de salir de la pobreza y dejar de ser dependientes 

de la ayuda externa.

 

  "La misma regulación laxa que creó la crisis de créditos ha hecho que 

algunos de los mayores bancos del mundo faciliten el saqueo de recursos 

naturales de estados pobres", dijo el director de campañas de Global 

Witness, Gavin Hayman.

 

  Esta organización sin fines de lucro se dedica a la investigación sobre 

las causas y efectos de la explotación de la riqueza natural en el mundo.

 

  "Si recursos como el petróleo, el gas y los minerales realmente están 

para ayudar a sacar a África y a otras regiones pobres de la pobreza, 

entonces los gobiernos deben asumir la responsabilidad de impedir que los 

bancos hagan negocios con dictadores corruptos y con sus familias", 

añadió.

 

  El informe cita a varios clientes de determinados bancos en Guinea 

Ecuatorial, República del Congo, Gabón, Liberia, Angola y Turkmenistán. En 

esos países, la riqueza natural está siendo o ha sido saqueada por unos 

pocos, sea para enriquecimiento personal, para fortalecer el poder de un 

dictador que viola los derechos humanos o para financiar guerras 

devastadoras.

 

  Entre los bancos que se mencionan están Barclays, Citibank, Deutsche 

Bank y HSBC. Casi todas las instituciones bancarias incluidas en el 

informe son de alto alcance internacional y todas proclaman sus 

compromisos de responsabilidad social. Sin embargo, según el trabajo, hay 

una enorme brecha entre ese discurso y la realidad.

 

  Los ingresos por recursos naturales ofrecen una potencial salida de la 

pobreza a muchos países en desarrollo. Pero estas ganancias, que podrían 

ser volcadas al desarrollo, son malversadas, usurpadas por altos 

funcionarios de gobierno o usadas para apuntalar a regímenes que oprimen a 

su propio pueblo.

 

  "Los bancos proveen el mecanismo para que haya corrupción en torno a 

los recursos naturales", señaló Anthea Lawson, de Global Witness.

 

  Entre la evidencia presentada en el informe se incluye el caso del 

banco Barclays, quien mantuvo una cuenta abierta a "Teodorín" Obiang, hijo 

del dictador de Guinea Ecuatorial, incluso mucho después de que salieran a 

la luz pruebas de que la familia estaba involucrada en la usurpación de 

las riquezas petroleras de esa nación.

 

  En 2004, el banco Riggs colapsó como resultado de una investigación de 

un comité del Senado estadounidense, en el que se descubrió que mantenía 

cuentas a nombre del dictador ecuatoguineano Teodoro Nguema Obiang, así 

como a miembros de su familia y de su gobierno corrupto.

 

  A pesar de eso, Teodorín, quien como ministro de Agricultura y Bosques 

en el gobierno de su padre ganaba un salario de 4.000 dólares al mes, 

todavía tenía una cuenta abierta en Barclays en noviembre de 2007. El 

informe señala que, mientras su país sigue siendo uno de los más pobres de 

África, él posee una mansión de 35 millones de dólares en Malibú, Estados 

Unidos, y ha gastado 6,3 millones de dólares en compras de automóviles en 

los últimos 10 años.

 

  También está mencionado Citibank, que facilitó el financiamiento de dos 

guerras civiles en Sierra Leona y Liberia al permitirle al ex presidente 

liberiano Charles Taylor (1997-2003), ahora juzgado por crímenes de guerra 

en la Corte Penal Internacional de La Haya, saquear las riquezas naturales 

de madera.

 

  Como quedó en evidencia por la actual crisis financiera internacional, 

el informe señala que cuando se trata de respetar las reglas, los 

banqueros hacen lo menos posible. Tratan de explotar todos los vacíos y 

las ambigüedades en las regulaciones y asumir sus responsabilidades al 

mínimo nivel.

 

  Esto sucede a pesar de que una serie de leyes contra el lavado de 

dinero requieren a los bancos ser diligentes en identificar a sus clientes 

y rechazar fondos que hayan sido adquiridos en forma ilícita. Pero las 

actuales normas son ambiguas sobre hasta dónde las instituciones bancarias 

deben ir para identificar la persona real que está detrás de las 

compañías.

 

  Al aceptar a estos clientes sospechosos, los bancos asisten directa o 

indirectamente a aquellos que usan las cuentas del Estado para 

enriquecerse o oprimir a sus pueblos, señala el informe.

 

  El trabajo fue presentado en vísperas de la reunión del Grupo de los 20 

(G-20) prevista para este sábado en Londres, donde se analizará la actual 

crisis financiera mundial.

 

  "Los líderes del G-20 deben actuar sobre sus promesas de ayudar a los 

pobres del mundo. Un elemento clave para acabar con al pobreza es poner 

fin al dinero robado o sacado del presupuesto, en primer lugar. Eludir 

este tema dejaría al sistema financiero global abierto no sólo a nuevos 

flujos de dinero corrupto, sino también a las influencias 

desestabilizadoras que han causado tanto daño a las economías del mundo 

industrializado", dijo Hayman.

 

 

(FIN/IPS/traen-rp/ml/ks/wd if ip dv fm fe/09)