MyCityLinked

Browse By

MyCityLinked

Campesinos reclaman urgente reforma agraria

BRASILIA,  (IPS)  – Un llamado urgente a acelerar el proceso de
reforma agraria en América Latina fue formulado este jueves en la XXX
Conferencia Regional de la FAO por movimientos campesinos, que añadieron
duras críticas al agronegocio establecido en grandes propiedades.

Por Walter Sotomayor

"Estamos haciendo ocupación de tierras, marchas y protestas para exigir el
asentamiento de 150.000 familias acampadas y más inversiones en desarrollo
rural", dijo en un comunicado del Movimiento de los Trabajadores Rurales
Sin Tierra de Brasil (MST).

   Esta semana, el MST se moviliza para recordar la masacre de 19
campesinos cometida por policías hace 12 años en Eldorado dos Carajás, en
el norteño estado de Pará.

   Los delegados de 33 países latinoamericanos y caribeños a la
conferencia de la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la
Agricultura y la Alimentación) hicieron una pausa en sus deliberaciones
para recibir a dos decenas de representantes del MST y de otros
movimientos sociales y rendir homenaje a los muertos de Eldorado, que
luchaban por la reforma agraria.

   La brasileña Maria das Graças Amorim, portavoz del Foro de la Reforma
Agraria, que agrupa a 47 organizaciones, pidió a los delegados
gubernamentales considerar la necesidad de limitar la dimensión de las
propiedades agrícolas en América Latina. "No puede ser que unos tengan
tanto y otros tan poco", señaló.

   Más de 2.000 militantes del MST acampados a pocos metros del Palacio
Itamaraty, sede de la cancillería que aloja la conferencia, participaron
simultáneamente en una manifestación que culminó frente al edificio del
Congreso legislativo.

   El  ministro brasileño de Desarrollo Agrario, Guilherme Cassel, recibió
las reivindicaciones tras considerar que la FAO aprendió mucho de ese
intercambio. "No puedo pensar que un organismo como la FAO, que hace parte
de las Naciones Unidas, funcione al margen de la sociedad civil, sin
aprovechar su conocimiento y su experiencia. Eso es democracia viva", dijo
Cassel.

   El representante regional de la FAO, José Francisco Graziano, reconoció
que la desigualdad que caracteriza a América Latina se constata también en
el campo y sostuvo que la reforma agraria debería ser un imperativo para
la región. Pero aclaró que la FAO, como organismo técnico, puede indicar
caminos y que corresponderá a cada gobierno adoptar sus decisiones.

   La XXX conferencia regional, que concluirá este viernes, ha incorporado
a sus debates los reclamos de numerosas entidades sociales que realizaron
un encuentro paralelo en Brasilia.

   Campesinos, agricultores familiares, representantes de pueblos
indígenas y organizaciones no gubernamentales, reunidos durante cuatro
días en la capital brasileña, emitieron una declaración en la que
defienden la soberanía alimentaria, exigen una moratoria en la producción
de biocombustibles y condenan la utilización de organismos genéticamente
modificados.

   "Afirmamos que el hambre y la pobreza no son producto de la casualidad,
sino de un modelo que viola el derecho a la vida digna de las personas y
de los pueblos", dice el documento que incluye entre otros asuntos el
apoyo a los productores de hoja de coca de la región andina sudamericana.

   "La liberalización económica, como único camino para el desarrollo, es
directamente proporcional al crecimiento de la pobreza y del hambre en la
región", agrega el documento.

   El MST promovió manifestaciones en 16 de los 27 estados brasileños para
conmemorar este 17 de abril, elegido Día Internacional de la Lucha
Campesina.

   Bloqueos de carreteras, manifestaciones frente a sedes gubernamentales
y de grandes empresas, ocupaciones de bancos estatales y edificios de
empresas consideradas enemigas de la reforma agraria, marchas por
carreteras y ciudades fueron los actos que movilizaron a miles de
campesinos.

   El movimiento reclama la urgente asignación de predios para 150.000
familias que viven en campamentos precarios, en fincas ocupadas o a
orillas de las carreteras, a la espera de tierras donde sembrar y vivir.

   Desde los años 80, casi un millón de familias campesinas sin tierra han
recibido tierras en las que asentarse como parte del proceso de reforma
agraria, según cifras oficiales. (FIN/IPS/ws/dcl/la ca dv md pr vt br cs
sl/08)