MyCityLinked

Browse By

MyCityLinked

Ciencia abre paso hacia la minería limpia

MÉXICO,  (Tierramérica)  .- En 2010 la empresa
minera mexicana Peñoles podrá presumir de
utilizar un método sustentable y único en el
mundo para extraer oro y plata, creado por
investigadores de la estatal Universidad Autónoma
Metropolitana (UAM). Pero convencer a la firma no fue fácil.

      Por Diego Cevallos* – Tierramérica

    Se trata de un reactor electroquímico que
ahorra varios pasos de los métodos tradicionales,
es más barato y no genera residuos.

    Actualmente se recurre al venenoso cianuro y
a costosos procesos de calentamiento de la roca
para separar los metales preciosos de otros
minerales con los que están mezclados.

    El reactor emplea tiourea, un compuesto
molecular similar a la urea que se obtiene de la
descomposición de vegetales o de hidrocarburos.

    La tiourea, cuya oxidación se controla con
electricidad, entra en acción al tomar contacto
con el material arenoso o rocoso y precipita el
oro y la plata. Además, puede volver a utilizarse de forma casi infinita.

    Se espera que el nuevo reactor, que opera
desde mediados de 2007 en un cubículo de no más
de 16 metros cuadrados en la UAM, esté
funcionando en 2010 en las plantas procesadoras
de Peñoles en el nororiental estado de Coahuila,
a una escala cuatro o cinco veces más grande.

    Peñoles, el primer productor de plata afinada
en el mundo y dueño en México del yacimiento con
mayores reservas mundiales en el central estado
de Zacatecas, apadrinó y financió parte del proyecto.

    La firma, con operaciones mensuales que
superan los 300 millones de dólares y
exportaciones a todo el mundo, contribuyó con
alrededor de un millón de dólares para llevar el
invento a su escala experimental y programar su encauzamiento a la
industria.

    Sin embargo, esa contribución requirió una
ardua labor de convencimiento a los ejecutivos de
la empresa, cuyas explotaciones en Coahuila
contaminaron con plomo a cientos de vecinos entre los años 70 y 90.

    "Los industriales no confían en nosotros, los
investigadores. Lo primero que me dijeron en
Peñoles (hace 12 años) fue que los tiempos con
que trabajan las universidades no son sus
tiempos", señaló a Tierramérica Ignacio González,
investigador en electroquímica de la UAM (unidad
Iztapalapa) y uno de los padres del invento.

    "Debemos reconocer que los científicos de las
universidades mexicanas no estamos acostumbrados
a responder a necesidades reales de las empresas,
así que fue muy difícil motivar a Peñoles", agregó.

    José Luis Nava, investigador de la UAM que
lidera el proceso de llevar el invento a escala
industrial, sostuvo que el reactor "promete mucho
para el futuro de la industria minera mundial".

    Las comunidades vecinas a las instalaciones
donde opere el reactor no sufrirán contaminación
de ningún tipo, afirmó Nava a Tierramérica.

    Cuando funcione el reactor, habrá réditos
económicos significativos para Peñoles, según
González, aunque la firma no quiso revelar en qué proporción.

    La patente del invento en México y en Europa
pertenece a la UAM, pero en otros países Peñoles
compartirá la "paternidad" y le sacará una tajada
económica, pues se espera que otras mineras
busquen adquirir la nueva tecnología.

    "No hay nada en el mundo similar a nuestro
reactor, y ahora que pasará a una fase industrial
habrá mucho interés en los principales países
mineros", que son Australia, Canadá, Estados
Unidos y Sudáfrica, señaló González.

    Peñoles, que explota yacimientos en varios
estados de México e inversiones en varios países
de América Latina, entre ellos Bolivia y Perú, es
también el mayor productor mundial de bismuto
metálico y sulfato de sodio y líder
latinoamericano en el procesamiento de oro, plomo y zinc afinados.

    Las fundiciones de la empresa en Torreón, una
de las principales ciudades de Coahuila,
provocaron en los años 90 un escándalo por la
gran cantidad de plomo que liberaban a la atmósfera.

    Veinte mil personas se envenenaron, las
autoridades intervinieron y la empresa aceptó su
culpa, adoptando medidas de mitigación y
asumiendo parte de la atención médica de los afectados.

    La contaminación cerca de la planta fue
denunciada por médicos locales desde fines de los
años 70, pero en un principio la empresa la desestimó.

    En México son muy pocos los casos de empresas
de alta competitividad internacional que se
asocian con investigadores para buscar soluciones a problemas
industriales.

    En el país hay más de 2.000 centros de
educación superior, de los cuales 30 son
públicos, como la UAM, y el resto privados. Son
los estatales los que realizan 80 por ciento de
la actividad científica en el país.

    El reactor electroquímico de la UAM es una de
las pocas contribuciones efectivas de las
universidades al mundo industrial de México,
donde el Estado destina menos de 0,5 por ciento
de su presupuesto anual al desarrollo de ciencia y tecnología.

    * El autor es corresponsal de IPS. Este
artículo fue publicado originalmente el 19 de
enero por la red latinoamericana de diarios de Tierramérica.
 

(FIN/Tierramérica/dc/js-dcl/la md en dv if sl/08)