MyCityLinked

Browse By

MyCityLinked

Crecimiento desacelerado

SANTIAGO,  (IPS)  – Los países de América Latina y el Caribe 

completarán en 2008 seis años consecutivos de crecimiento económico, pese 

al empeoramiento del contexto económico mundial y al anticipo de una 

desaceleración hacia el año que viene, según estimaciones de la Cepal.

Por Cecilia Vargas

 

La Cepal (Comisión Económica para América Latina y el Caribe) fijó en 4,7 

por ciento la proyección de crecimiento del producto interno bruto (PIB) 

regional para 2008, con lo que se completan seis años consecutivos de 

bonanza económica para la región.

 

  La nueva secretaria ejecutiva de la Cepal, la mexicana Alicia Bárcena, 

presentó el "Estudio Económico de América Latina y el Caribe, 2007-2008. 

Política macroeconómica y volatilidad", con una conferencia de prensa este 

miércoles en la capital chilena.

 

  "Vemos que el escenario externo se ha deteriorado, pero decimos que 

pese a ello hay buenas noticias, y esto se debe en gran medida a que la 

región está mucho mejor preparada que antes para enfrentar las 

dificultades, principalmente porque tiene un superávit positivo en cuenta 

corriente", dijo Bárcena.

 

  Superávit en cuenta corriente, finanzas públicas más ordenadas, menor 

deuda pública y mejoras en su composición, además de mayores reservas 

internacionales son los factores que, según la Cepal, permiten que la 

región sea menos vulnerable a los vaivenes de la economía mundial.

 

  Según las tasas de variación del PIB proyectadas para 2008 por la 

Cepal, Perú es el país que más crecimiento experimentará (8,3 por ciento), 

seguido de Panamá con ocho por ciento, Uruguay con 7,5 y Argentina y Cuba 

con siete por ciento cada una.

 

  México, sin embargo, será el país de la región con menor aumento en su 

PIB, según la Cepal, 2,5 por ciento, pues "es el que más depende de los 

países desarrollados, porque noventa por ciento de sus productos se van a 

Estados Unidos y Europa", explicó Bárcena.

 

  El Caribe crecerá cuatro por ciento en 2008 y 4,2 por ciento en 2009, 

convirtiéndose en la excepción de un expansión regional que se 

desacelerará el próximo año, según la agencia de la Organización de las 

Naciones Unidas.

 

  El crecimiento económico regional está acompañado de una mejora en los 

indicadores del mercado laboral. En 2007 "la región logró bajar su tasa de 

desempleo de manera significativa por cuarto año consecutivo", con lo que 

"acumuló una disminución de 3,0 puntos a partir de 2003", indica el 

estudio de 200 páginas. La Cepal estima que en 2008 la tasa de desempleo 

de la región alcanzará 7,5 por ciento.

 

  Bárcena se refirió a los riesgos para la región, al considerar que "es 

probable que la desaceleración del crecimiento se prolongue por algún 

tiempo más".

 

  "La inflación se está acelerando, impulsada fundamentalmente por el 

precio de los alimentos, que juegan un papel muy importante en países con 

economías en desarrollo", dijo Bárcena. En 2007 la inflación en la región 

se ubicó en 6,5 por ciento y la proyección para este año es de siete 

puntos porcentuales.

 

  Al igual que en abril, la Cepal mostró preocupación por los efectos de 

la carestía de los alimentos en el aumento de la pobreza en la región.

 

  "Un incremento del 15 por ciento en los precios de los alimentos 

provocaría un aumento de la pobreza equivalente a 2,8 puntos porcentuales, 

lo que se traduce en 15 millones de personas indigentes en la región", 

manifestó Bárcena.

 

  El deterioro de la economía internacional se expresaría, en la región, 

según el informe de esta agencia de las Naciones Unidas, en la disminución 

de las remesas de dinero de trabajadores emigrantes de países como El 

Salvador, Haití, Honduras, Jamaica y Nicaragua, donde en 2007 éstas 

representaron "entre el 17,3 por ciento y el 30,4 por ciento del PIB".

 

  El principal país receptor de remesas es México, pero éstas representan 

apenas 2,4 por ciento de su PIB.

 

  La menor demanda de bienes primarios de las economías desarrolladas y 

una reducción en sus precios internacionales es otro de los riesgos 

futuros estimados por la Cepal, que afectaría en mayor medida a países de 

América del Sur.

 

  Para la Cepal, que este año cumple 60 años, "la estabilidad 

macroeconómica de la región requiere de un manejo fiscal que, como mínimo, 

no magnifique las oscilaciones propias del ciclo económico, y un tipo de 

cambio real estable que asegure un nivel de competitividad adecuado", 

indicó la bióloga mexicana.

 

  Consultada por el cumplimiento regional de los Objetivos de Desarrollo 

de las Naciones Unidas para el Milenio, Bárcena indicó a IPS que "la 

innovación tecnológica es el gran salto que tiene que dar la región para 

mejorar la competitividad".

 

  Esos objetivos son una gran plataforma con la que se comprometieron los 

gobiernos del mundo para combatir la miseria y la desigualdad.

 

  En septiembre, la Cepal espera entregar un informe a la Asamblea 

General de las Naciones unidas sobre el grado de cumplimiento de las Metas 

del Milenio, cuyo plazo de ejecución termina en 2015.

(FIN/IPS/cv/dcl/la if dv ip sl/08)