MyCityLinked

Browse By

MyCityLinked

Crisis afecta a mujeres y niños primero

NACIONES UNIDAS,  (IPS)  .-   La crisis alimentaria
causada por la caída de las cosechas, el aumento
de precios y la creciente escasez amenaza golpear
con más severidad a las mujeres y a los niños,
advirtieron organizaciones humanitarias y expertos de la ONU.

         Por Thalif Deen

    "Incluso la falta temporaria de los
nutrientes que necesitan los niños para crecer y
desarrollarse puede dejar una cicatriz permanente
en términos de su crecimiento físico y potencial
intelectual", advirtió el nutricionista Andrew
Thorne-Lyman, del Programa Mundial de Alimentos
de la ONU (Organización de las Naciones Unidas).

    Al Fondo de las Naciones Unidas para la
Población (UNFPA) le preocupa fundamentalmente el
impacto de la crisis alimentaria en las
embarazadas y las madres con hijos pequeños.

    "Hemos ofrecido asistencia alimentaria a
estas mujeres en crisis recientes, incluidas las
de Moldavia y Níger, pero la actual escasez hace
que otorgar esta ayuda sea más dificultoso", dijo
a IPS Safiye Cagar, directora de Información y Relaciones Externas del
Unfpa.

    La directora ejecutiva del Fondo de las
Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), Ann
Veneman, advirtió que el sostenido aumento en los
precios de los alimentos "afectará mucho más a la población más
vulnerable".

    En el conjunto, Veneman incluyó a quienes
"dependen de asistencia humanitaria, los
huérfanos, los enfermos de sida o portadores del
virus que lo provoca, los refugiados y los pobres urbanos".

    La disparada de precios y sus consecuencias
pueden afectar los avances hacia los Objetivos de
Desarrollo del Milenio, adoptados por la Asamblea
General de la ONU en 2000, y que se proponen,
entre otras metas, reducir a la mitad la pobreza
extrema y la desnutrición para 2015 respecto de sus niveles de 1990,
agregó.

    Pero, dijo Veneman, también podrían
determinar retrocesos o impactar negativamente en
diversos indicadores sociales referidos a la infancia.

    Según la Organización de las Naciones Unidas
para la Agricultura y la Alimentación (FAO), los
precios de los alimentos han aumentado 83 por
ciento en los últimos tres años. El del arroz se
disparó 141 por ciento desde enero hasta ahora.

    El presidente de la organización humanitaria
Salvemos a los Niños, con sede en Estados Unidos,
Charles MacCormack, dijo que la creciente presión
sobre los presupuestos familiares tendrá un
negativo impacto en la salud y educación de los niños.

    El alto precio de los alimentos arrastrará a
más familias hacia la pobreza y las forzará a
tomar decisiones difíciles sobre los rubros en
que gastarán sus ingresos, agregó.

    "Los padres podrían optar por reducir la
cantidad y calidad de los alimentos para sus
familias, sacar a sus hijos de la escuela y
enviarlos a trabajar, limitar el gasto en
atención de la salud o vender activos productivos
clave para hacer frente a las sombrías
circunstancias económicas", señaló MacCormack.

    "Esta crisis se agravará antes de que
comience a mejorar y es vital que las familias y
las comunidades cuenten con la comida que
necesitan ahora, al igual que las herramientas
para prepararse a responder a las emergencias alimentarias futuras",
afirmó.

    El encarecimiento de los alimentos tiene un
correlato con la desnutrición infantil, y así lo
demuestran las estadísticas recogidas en
Bangladesh en los años 90, según Thorne-Lyman.

    Las familias no dejaron necesariamente de
comprar arroz cuando los precios aumentaron, sino
que redujeron el consumo de otros alimentos ricos
en minerales y vitaminas imprescindibles para
ayudar al desarrollo de los niños, comentó.

    Cagar apuntó a otro aspecto del problema: las
mujeres pobres pueden verse forzadas a la
prostitución para atender sus necesidades
básicas, en la medida que la comida resulta menos
accesible para sus familias a causa de los aumentos de precios.

    "Esto puede llevar a un aumento de la
violencia, especialmente contra las mujeres
pobres y las que son jefas de familia", agregó.
Tampoco descartó la posibilidad de
desplazamientos masivos de personas a causa de
emergencias y desastres causados por la crisis alimentaria.

    El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon,
declaró a la prensa que "en el corto plazo
debemos atender todas las crisis humanitarias que
han estado impactando sobre los más pobres entre
los pobres, dado que 100 millones de personas más
se han visto arrastradas hacia esta crisis".

    "Veremos que tipo de acciones inmediatas y de
largo plazo podemos adoptar como parte de una
iniciativa liderada por la ONU", señaló.

(FIN/IPS/traen-jsp-mj/td/wd he dv md/08)