MyCityLinked

Browse By

MyCityLinked

Crisis humanitaria a la vista

BANGKOK,  (IPS)  .-   Las crecientes carencias de
Corea del Norte para alimentar a sus ciudadanos
llevaron a la Organización de las Naciones Unidas
(ONU) a alertar sobre una "crisis humanitaria" en los próximos meses.

Por Marwaan Macan-Markar

    Los precios de los alimentos básicos en
Pyongyang ofrecen un crudo panorama de la
realidad de los trabajadores promedio. Un kilo de
arroz se vende hoy a 2.000 wons norcoreanos (14
dólares), cuando el año pasado costaba entre 700
y 900 wons. Mientras, el kilo de maíz cuesta 600
wons (4,20 dólares), contra los 350 wons de abril
de 2007, informó el Programa Mundial de Alimentos.

    Otros alimentos de primera necesidad, como la
carne de cerdo, las papas y los huevos también
sufrieron un importante aumento, convirtiéndolos
en un "lujo para la mayoría de las personas", añadió esa agencia de la
ONU.

    Un kilo de cerdo se vende ahora a 5.500 wons
(35 dólares), casi alcanzando el promedio de
salario mensual, de 6.000 wons (42 dólares).

    "Ahora se necesita un tercio del salario sólo
para comprar arroz para unos pocos días", dijo en
una declaración Jean-Pierre de Margerie, director del PMA en Pyongyang.

    "Las familias y las personas especialmente
vulnerables sufrirán de la falta de acceso a
alimentos, tendrán menos comidas al día y una
dieta pobre, aumentando la vulnerabilidad a las enfermedades", agregó.

    Uno de los factores de la escasez de
alimentos y la disparada en los precios es para
muchos la miserable cosecha el año pasado,
provocada por una serie de graves inundaciones en agosto.

    "Basándonos en las estimaciones
gubernamentales más recientes, la producción
total de cereal en 2007 fue de unas tres millones
de toneladas, una significativa reducción
respecto de las cuatro millones de toneladas del
año anterior", señaló la Organización de las
Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO).

    El país sufrió una drástica caída de 650.000
toneladas en la producción de maíz (33 por
ciento), y de 400.000 toneladas en la de arroz
(25 por ciento) respecto del año pasado, añadió la agencia con sede en
Roma.

    "Con esta baja producción en 2007, el déficit
de cereal para el año de mercadeo 2007-2008 está
estimado en 1,6 millones de toneladas", indicó.

    "Esta es la mayor brecha que se produce en el
país desde 2001. Se necesitará asistencia externa
para cubrirla", dijo Paul Risley, portavoz de la oficina asiática del PMA.

    Pero esta urgencia no podría producirse en
peor momento. El rápido aumento de los precios
internacionales de las materias primas supone un
desafío para las agencias de ayuda como el PMA,
que no lo tenían en años previos cuando debían
comprar arroz y otros cereales para alimentar a
poblaciones vulnerables en varios países, incluyendo Corea del Norte.

    El PMA alimenta a cerca de un millón de los
23 millones de norcoreanos a través de un
programa que comenzó en 1998. Para afrontar el
incremento de los precios, la agencia llamó a
recolectar 15,9 millones de dólares para
añadirlos a un fondo de 26,5 millones para el programa norcoreano.

    "Si tenemos suerte, podremos proveer 75.000
toneladas de alimento, que es menos de cinco por
ciento del déficit para este año", dijo Risley.

    La actual asistencia del PMA a Corea del
Norte significa una drástica caída de las cifras
de 2005, cuando alimentaba a casi un cuarto de la
población. Entonces, ese país recibió cerca de un
millón de toneladas de asistencia en arroz,
convirtiéndose en el mayor receptor de ayuda.

    "En 2005, último año del que se dispone
información oficial disponible sobre el arroz, la
ayuda fue de 2,3 millones de toneladas, contra
las 1,2 millones de 2001", dijo el secretario del
grupo intergubernamental sobre granos de la FAO, Abdolreza Abbassian.

    "La ayuda total de cereal en 2005-2006 fue
estimada por la FAO en unos 8,5 millones de
toneladas, de las cuales solo el trigo fue de 5,3
millones de toneladas", añadió.

    "La asistencia en arroz creció lo suficiente
para satisfacer la demanda en Corea del Norte",
reveló en entrevista telefónica desde Roma. "La
FAO estima que la ayuda alimentaria en
embarcaciones de cereal cayó a unos siete
millones de toneladas entre 2006 y 2007, prevé
una nueva disminución a cinco millones de
toneladas en 2007-2008, también por los altos precios", indicó.

    Además del alza de los precios
internacionales, los norcoreanos deben lidiar con
el desafío político de la vecina Corea del Sur,
principal proveedor de ayuda alimentaria en
arroz, judías y demás legumbres. El nuevo líder
en Seúl, el presidente Lee Myung-bak, llegó al
poder gracias a promesas de adoptar una línea más
dura con el régimen en Pyongyang.

    El nuevo mandatario exigirá avances en
derechos humanos en Corea del Norte a cambio de
la asistencia, cuando sus predecesores no exigían nada en el pasado.

    Esta presión sin precedentes en tres frentes
distintos arrastran a Corea del Norte a una
crisis alimentaria similar a la que sufrió en los
años 90, cuando, según algunas estimaciones,
murieron entre medio millón y tres millones de personas.

    Corea del Norte es gobernada por una
dictadura desde 1948. Su actual líder es el
presidente Kim Jong Il. La desnutrición está
propagada: alrededor de 37 por ciento de los
niñas y niños están poco desarrollados y 23 por
ciento están por debajo del peso normal.

    En 2005, Kim reintrodujo un sistema de
distribución pública de alimentos que había
colapsado en los años 90 y preparado el camino
para que se desatara el hambre. Bajo ese sistema,
todos los granos en el país son recolectados y luego repartidos por el
Estado.

    Actualmente, más de 6,5 millones de personas
en Corea del Norte "sufren de inseguridad
alimentaria, una cifra que podría aumentar si no
se toman acciones para afrontar la creciente
escasez de alimentos", alertó el PMA.
 

(FIN/IPS/traen-rp/mmm/rdr/ap dv pr if/08)