MyCityLinked

Browse By

MyCityLinked

Dinero se lava en aguas de asistencia externa

NUEVA DELHI,  (IPS) . – El gobierno de India mira más de cerca las 

actividades que sospecha pueden involucrar lavado de dinero y dudosas 

transferencias internacionales de fondos, mientras parte de sus ciudadanos 

gastan más en el exterior y firmas transnacionales de primer orden se 

instalan en el país.

Por Paranjoy Guha Thakurta

 

El gabinete de la gobernante y centroizquierdista Alianza Progresista 

Unida (UPA) presentará en breve en el parlamento indio un proyecto para 

enmendar la ley de Prevención de Lavado de Dinero, para obligar a los 

intermediarios financieros a reportar los movimientos de fondos al 

Ministerio de Finanzas.

 

  Poco después de ingresar el texto al parlamento, la semana pasada, el 

ministro de Información y Comunicaciones, Priyaranjan Dasmunshi, dijo que 

el proyecto "habilitará al gobierno a satisfacer ciertas necesidades 

internas y obligaciones internacionales", refiriéndose a transferencias de 

dinero que pueden estar relacionadas con actividades criminales.

 

  Con la nueva ley propuesta, todas las firmas que realizan estos 

movimientos en el mundo, como Western Union, Visa y MasterCard, tendrán 

que informar obligatoriamente todas las transacciones. La ley hoy en vigor 

obliga a hacer esto sólo a los agentes indios.

 

  La legislación propuesta cubre transacciones que involucran tarjetas de 

crédito además del envío de ganancias como las obtenidas en casinos. En 

los últimos meses, informes periodísticos sobre transferencias de fondos 

por medio de tarjetas de crédito por parte de personas sospechosas de 

tener antecedentes penales o comprometidas en exportaciones realizadas de 

modo ilegal.

 

  Sin embargo, lo más significativo es que la enmienda a la ley surge 

tras difundidas preocupaciones en cuanto a que el gobierno indio no esté 

haciendo suficiente para volver a traer el dinero sacado ilegalmente del 

país y guardado en cuentas secretas de bancos en paraísos fiscales.

 

  Aunque los indios de mayores ingresos gastan mucho dinero en el 

exterior y hay empresas nacionales que adquieren acciones de compañías en 

diferentes partes del mundo, surgen preguntas sobre si el dinero que se 

gasta sale de fondos ilegalmente depositados en paraísos fiscales.

 

  Hasta los años 90, la economía de este país tenía un marco 

proteccionista, por lo cual las transacciones en divisas extranjeras 

estaban controladas.

 

  Pero a medida de que la economía se liberalizó y el dólar se debilitó 

respecto de la moneda local (rupia), los indios se sintieron menos 

inclinados a colocar su dinero en el exterior fuera de los controles 

fiscales. No obstante, los analistas alegan que los fondos para usos 

ilícitos continúan saliendo del país.

 

  El asunto cobró destaque en la prensa local luego de que agentes de 

inteligencia de Alemania obtuvieron detalles de las cuentas de casi 1.400 

personas en un banco de Liechtenstein, el pequeño principado mediterráneo 

entre Suiza y Austria conocido por ser un paraíso fiscal.

 

  La información, obtenida a partir de un ex empleado del banco LTG de 

Liechtenstein, incluyó detalles de cuentas pertenecientes a 600 alemanes. 

Las autoridades de ese país hicieron saber que estarían dispuestas a 

desprenderse de la información relacionada con los 800 titulares no 

alemanes de cuentas.

 

  Representantes de muchos gobiernos, como fue el caso de Canadá, Estados 

Unidos, Finlandia, Gran Bretaña, Irlanda, Italia, Noruega y Suecia, se 

contactaron con las autoridades alemanas para detectar a los evasores de 

impuestos con capitales en Liechtenstein, el sexto país más pequeño del 

mundo.

 

  En cambio, medios de comunicación señalaron el poco interés del 

gobierno nacional en buscar la información aportada por Alemania sobre el 

caso de posibles ciudadanos indios involucrados en el escándalo del banco 

de Liechtenstein.

 

  El periódico Times of India publicó el 21 de mayo que los indios 

"tienen derecho a saber quién está sacando dinero público y depositándolo 

en cuentas personales, y el gobierno tiene la responsabilidad de obtener 

esa información si puede".

 

  El líder de la oposición en el parlamento, L.K. Advani, escribió al 

primer ministro Manmohan Singh urgiéndolo a aceptar el ofrecimiento del 

gobierno alemán de revelar información sobre las cuentas secretas de 

ciertos indios adinerados.

 

  Pero las transferencias internacionales de fondos efectuadas por los 

indios son muy difíciles de rastrear o controlar, y el propio Advani se 

encontró entre un grupo de políticos implicados en el caso de un millón de 

dólares que involucró a agentes de transferencias informales de fondos.

 

  Estos fueron descubiertos desviando dinero hacia insurgentes de Hizbul 

Muhideen en Cachemira.

 

  Pero los acusados fueron dejados en libertad entre 1997 y 1998, porque 

los registros de transacciones conseguidos por los agentes no fueron 

reconocidos por los tribunales como evidencia de culpabilidad.

 

  Tras el estallido del último escándalo, R.H. Tahiliani, un almirante 

retirado que dirige el capítulo indio de Transparencia Internacional, 

declaró que "se presume que este dinero pertenece a políticos ricos, a 

poderosos industriales y corredores de bolsa, y por eso la reticencia de 

parte del gobierno de India" para obtener información más detallada de 

Alemania.

 

  Sin embargo, el ministro de Finanzas P. Chidambaram, aseguró el 22 de 

mayo que su cartera había requerido a la oficina impositiva alemana 

información sobre los casos de contribuyentes indios. Ésta "respondió en 

marzo diciendo que no estaba en posición de dar (información) 

inmediatamente pero que nos informará apenas la obtenga", agregó.

 

  El director gerente de Transparencia Internacional, Humborg Christian, 

dijo a la revista Outlook que "los medios habían informado que el disco 

compacto confiscado tenía información no sólo sobre las cuentas de los 

alemanes, sino también de clientes del banco. Hay una probabilidad muy 

alta de que pueda haber clientes indios en este disco".

 

  Por su parte, Kamal Nayan Kabra, ex profesor del Instituto Indio de 

Administración Pública, declaró en entrevista con IPS que hay una 

"evidencia indirecta considerable que indica que dinero lavado es usado 

para comprar firmas fuera del país".

 

  También destacó un estudio hecho por el Instituto para los Estudios 

sobre Desarrollo Industrial, con sede en Nueva Delhi, que documentó 

fusiones corporativas internacionales y compras por parte de firmas indias 

que involucraron unos 5.000 millones de dólares entre enero de 2000 y 

agosto de 2007.

 

  "Apenas una parte de este dinero se refleja en las cuentas del Banco de 

Reserva de India", agregó en alusión a la máxima autoridad monetaria del 

país Kabra, autor de un libro sobre "dinero sucio" en India.

 

  Otro académico, Arun Kumar, profesor de economía en la Universidad 

Jawaharlal Nehru de Nueva Delhi, dijo a IPS que se dio cuenta de que el 

gobierno indio no actuaría de modo proactivo para obtener información de 

Alemania porque "son los mismos políticos y burócratas que tienen 

probabilidades de estar involucrados y cuyos intereses pueden verse 

perjudicados".

 

  Kumar, quien trabaja para Tax Justice Network, una organización que 

rastrea actividades en 77 paraísos fiscales en diferentes partes del mundo 

que son usadas para lavar dinero ilegal, dijo que mientras los indios 

dejen de hallar lucrativo colocar su dinero fuera del país, los fondos 

obtenidos de modo ilícito saldrán hacia destinos percibidos como "más 

seguros".

 

  "Podría ser un político o un burócrata que aceptó sobornos; podría ser 

un médico cuyas prácticas son poco éticas o un empresario que manipuló 

facturas para reducir artificialmente las ganancias y evadir impuestos. 

Toda esa gente preferirá mantener su dinero ilegal fuera de India, en un 

paraíso fiscal", agregó.

 

  Kumar, quien también escribió un libro sobre la "economía en negro" en 

India, estima que la suma total (con intereses) que fue ilegalmente sacada 

de India en las décadas transcurridas desde 1950 estaría en el entorno de 

1,5 billones de dólares, cifra que dice es corroborada por un estudio 

hecho últimamente por una asociación de banqueros suizos.

 

  Según un informe del periódico indio The Economic Times, el dinero 

ilegal que ingresa a India disfrazado de inversiones extranjeras directas 

ahora es vigilado de cerca por el Banco de Reserva de India. El diario 

detalló cómo se efectúan esas transacciones.

 

  Grandes sumas ingresan al país, pero sólo una diminuta lo abandona. Las 

inversiones se realizan en empresas fantasma ubicadas en paraísos fiscales 

para disimular las verdaderas identidades de los propietarios de los 

fondos.

 

  Estas empresas fantasma compran acciones de compañías indias por 

valores altos. Las inversiones extranjeras directas ingresan a través de 

una "ruta automática" y, posteriormente, la firma india compra las 

empresas fantasmas por una fracción del precio pagado al comprar sus 

acciones.

 

  Aparte de la legislación propuesta, el Banco de Reserva de India pidió 

a todos los bancos comerciales (que actúan como agentes autorizados para 

transacciones de divisas) que lleven a cabo controles sobre las entidades 

corporativas que invierten en el país.

(FIN/IPS/traen-js/dm/pgt/rdr/ap wd ip dv if/08)