MyCityLinked

Browse By

MyCityLinked

Economía al tope de la agenda pública

WASHINGTON,  (IPS)  .- El precio del petróleo y otros temas
económicos se convierten en las principales preocupaciones del público
estadounidense, que se vuelve cada vez más escéptico en torno a la
efectividad de las acciones militares de su país en el exterior, según un
estudio divulgado este miércoles.

Por Jim Lobe

La influyente revista Foreign Affairs realizó una encuesta sobre cuáles
eran los principales problemas que afronta Washington en el exterior.

   Mientras 29 por ciento de los consultados mencionaron a la guerra de
Iraq en la encuesta de octubre pasado, sólo 19 por ciento la citaron en
marzo, cuando se llevó a cabo la última edición del Índice de Confianza en
la Política Exterior de Estados Unidos.

   En el mismo periodo de seis meses, la proporción de encuestados que
mencionaron la economía como el principal desafío en política exterior se
incrementó de tres por ciento a 11 por ciento, dejando al "terrorismo" en
el segundo lugar de preocupaciones, según la encuesta.

   El Índice es un proyecto supervisado desde su creación en 2005 por la
organización no partidista Public Agenda.

   Siete de cada 10 encuestados dijeron estar "muy" preocupados por el
aumento en los costos de la energía, un salto de 16 puntos porcentuales
respecto de octubre pasado que eclipsó al 56 por ciento de los que dijeron
estar "muy" inquietos por el impacto de la guerra en Iraq.

   La proporción de aquellos "muy" preocupados por el hecho de que Estados
Unidos le pueda deber demasiado dinero a otros países también aumentó en
forma drástica en los últimos seis meses, pasando de 31 por ciento a 41
por ciento, dejando en evidencia cómo la economía ha pasado al tope de la
agenda pública en vísperas de las elecciones generales de noviembre.

   Además, la última encuesta mostró una marcada ampliación de la brecha
entre el porcentaje de entrevistados que piden al gobierno un mayor
énfasis en las herramientas diplomáticas y económicas para combatir el
terrorismo y el porcentaje de los que confían más en los "esfuerzos
militares".

   En el último estudio, 69 por ciento de los consultados eligieron la
primera opción, contra apenas 23 por ciento que optaron por la segunda.
Hace apenas seis meses, la diferencia era de 65 por ciento y 28 por
ciento.

   "Si se ve el Índice, no hay mucho apoyo público al uso de la fuerza
militar para ningún asunto", señaló Bob Inman, ex vicedirector de la
Agencia Central de Inteligencia (CIA) y que ahora integra la junta de
directores de Public Agenda.

   A este respecto, el casi seguro candidato presidencial del gobernante
Partido Republicano, John McCain, quien ha adoptado posturas más
belicistas sobre Medio Oriente, Rusia y China que los precandidatos del
opositor Partido Demócrata, Barack Obama y Hillary Clinton, podría ser más
vulnerable en las próximas elecciones, según el consultor y presidente de
Public Agenda, Daniel Yankelovich.

   "Creo que las posturas sobre política exterior de los candidatos aún no
han sido comunicadas al electorado. Cuando lo hagan, su belicismo
conspirará contra él, siempre que los demócratas encuentren una forma de
rebatir su postura", explicó.

   De hecho, 47 por ciento de los consultados dijeron que Washington
debería usar la diplomacia para tratar de establecer mejores relaciones
con Irán (contra el 35 por ciento de hace seis meses), mientras que 28 por
ciento preferían que se adoptaran sanciones económicas internacionales
para presionar a Irán a que congele su programa nuclear, y 11 por ciento
dijeron que Estados Unidos no necesitaba hacer nada.

   Por el contrario, sólo 12 por ciento de los consultados dijeron que
Washington debía amenazar o directamente tomar acciones contra Teherán,
siete puntos porcentuales menos que hace seis meses.

   Además, siete de cada 10 consultados coincidieron en la afirmación de
que "para resolver el conflicto palestino-israelí, Estados Unidos e Israel
tienen que trabajar con países no aliados en Medio Oriente, como Siria".

   El Índice, realizado sobre la base de 110 preguntas a 1.000 adultos,
busca identificar los temas de política exterior que provocan más
preocupación en el público general, y si esa preocupación puede alcanzar
un "punto de inflexión", con consecuencias políticas.

   En la encuesta de octubre de 2006, Yankelovich constató que la
insatisfacción pública con el desempeño del gobierno de George W. Bush en
la guerra de Iraq alcanzó un "punto de inflexión". El resultado de las
elecciones legislativas de noviembre de ese año, en la que los demócratas
lograron el control en ambas cámaras del Congreso, corroboró su hipótesis.

   En la última encuesta, Yankelovich dijo que la preocupación por los
precios del petróleo y la incertidumbre sobre las futuras fuentes de
energía parece estar alcanzando otro "punto de inflexión", superando a
cualquier otra preocupación.

   No sólo siete de cada 10 entrevistados dijeron estar "muy" preocupados
por los costos energéticos, sino que además seis de cada 10 dijeron que
reducir la dependencia energética del petróleo extranjero fortalecería la
seguridad de Estados Unidos.

   Sólo 19 por ciento de los encuestados le dieron al gobierno de Bush un
puntaje de A o B en su desempeño ante este problema, en tanto que 53 por
ciento le dieron D o menos.

(FIN/IPS/traen-rp/jl/ks/na ip sp/08)