MyCityLinked

Browse By

MyCityLinked

EEUU prevé más consumo y más emisiones

WASHINGTON,  (IPS)  – Expertos del gobierno de Estados Unidos 

pronosticaron que la demanda mundial de energía y las emisiones de dióxido 

de carbono aumentarán más de 50 por ciento en las próximas dos décadas, a 

pesar de la disparada en el precio del petróleo.

Por Abid Aslam

 

Una de las razones es que el consumo en los países en desarrollo se 

incrementa a una tasa mucho mayor que la prevista para las naciones ricas, 

señaló la Administración de Información de Energía.

 

  "El consumo mundial crecerá 57 por ciento para 2030" tomando como base 

a 2004", pronostica el informe Perspectivas Internacionales de la Energía 

2008, difundido el miércoles por esa agencia gubernamental estadounidense.

 

  En ese periodo, agrega el estudio, la demanda total en los 32 países 

que integran la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico 

(OCDE), que incluye a las naciones más ricas además de Corea del Sur y 

México, aumentará 24 por ciento, frente a 95 por ciento en las ajenas a 

esa institución con sede en París.

 

  La proporción del consumo mundial de energía correspondiente a los 

países que no forman parte de la OCDE pasará de 47,9 por ciento en 2005 a 

58,8 por ciento en 2030, destaca el informe.

 

  El petróleo y el carbón continuarán dominando el mercado mundial, según 

la Agencia, brazo estadístico del Departamento (ministerio) de Energía 

estadounidense. Ambos productos están considerados los mayores culpables 

por el recalentamiento planetario, a causa de las emisiones de uno de los 

principales gases invernadero, el dióxido de carbono, debidas a su uso.

 

  En consecuencia, si no se toman medidas para reducirlas, las emisiones 

de dióxido de carbono atribuibles a la quema de combustibles fósiles 

habrán aumentado 51 por ciento para 2030, tomando como base los niveles de 

2005.

 

  "La demanda global de energía crece a pesar de los sostenidos aumentos 

en el precio del petróleo, que según las proyecciones se mantendrán en el 

largo plazo", indicó el estudio.

 

  La Agencia considera que el precio del barril de 159 litros, hoy de 

alrededor de 137 dólares, se mantendrá entre 113 y 186 dólares por barril.

 

  Aunque las cotizaciones son difíciles de predecir en el largo plazo, la 

tendencia actual le da sustento a la proyección de máxima de 183 dólares 

por barril, indica el estudio.

 

  Independientemente de los mayores costos, el aumento en el uso del 

petróleo estará motorizado por el sector de transporte y las compañías 

productoras de electricidad que dependen fuertemente del carbón.

 

  Los países en desarrollo serán los principales impulsores de la 

creciente demanda, con China y otras economías en expansión marcando el 

rumbo. El informe señala que el gigante asiático será responsable por 75 

por ciento del aumento de dos por ciento anual previsto para el uso de 

carbón.

 

  "Con un fuerte crecimiento económico y una marcada dependencia respecto 

de los combustibles fósiles, la mayor parte de las emisiones de dióxido de 

carbono procederán de las naciones en desarrollo, especialmente en Asia", 

destaca el estudio.

 

  Según sus proyecciones, la demanda de petróleo y otros combustibles 

líquidos trepará más de un tercio sobre los niveles actuales, alcanzando 

113 millones de barriles por día para 2030.

 

  El crudo retendrá su franja de 40 por ciento del mercado, gracias al 

aumento de la producción por parte de los miembros de la Organización de 

Países Exportadores de Petróleo (OPEP).

 

  El informe ubica para 2030 en 10 por ciento del total la demanda de 

combustibles líquidos alternativos y controversiales, como los 

biocombustibles, a cuyo auge se atribuye el encarecimiento de los 

alimentos por utilizar materias primas tradicionalmente usadas como 

comida.

 

  Se estima que Estados Unidos será responsable de alrededor de 50 por 

ciento del aumento de la producción mundial de biocombustibles.

 

  Según el estudio del gobierno de ese país, la extracción planetaria 

pasará de 1,3 millones de barriles diarios en 2010 a 2,7 millones en 2030, 

mientras que la estadounidense lo hará de 500.000 a 1,2 millones de 

barriles diarios en el mismo periodo.

 

  También se incrementará la demanda de gas natural y gas licuado, 

estimulando la producción en África y Medio Oriente.

 

  El estudio también predice que la energía nuclear estará a la cabeza de 

las alternativas a los combustibles fósiles. La electricidad generada por 

ese medio crecerá un tercio y 124 nuevas plantas se construirán para 2030: 

alrededor de 45 en China, 18 en Rusia, 17 en India y 15 en Estados Unidos, 

entre otras.

 

  "La generación de electricidad en plantas nucleares se incrementará de 

alrededor de 2,6 billones de kilovatios hora en 2005 a 3,8 billones en 

2030, a medida que las preocupaciones por el aumento de precios de los 

combustibles fósiles, la seguridad energética y las emisiones de gases 

invernadero sustentan el desarrollo de esta modalidad", indicó el informe.

 

  Pero también prevé obstáculos para su expansión, que incluyen "la 

seguridad de las plantas, la disposición de los residuos radioactivos y la 

proliferación de armas nucleares, que continuarán preocupando al público 

en muchos países y pueden detener el desarrollo de nuevos reactores 

atómicos".

 

  Además, indica, "los altos costos de capital y mantenimiento pueden 

desalentar a algunas naciones de expandir sus programas de centrales 

nucleares".

 

  El estudio también pronostica que la generación de energía de fuentes 

renovables se incrementará a una tasa de 2,1 por ciento anual.

 

  Pero no lo hará a partir de las opciones preferidas por los 

ambientalistas –el sol, el viento, o el calor atrapado bajo la superficie 

terrestre– sino a través de medianas y grandes represas hidroeléctricas 

en América Latina y Asia.
 

(FIN/IPS/traen-jsp-mj/aa ks/na wd if en nr kp fe/08)