MyCityLinked

Browse By

MyCityLinked

El barril al fin baja de 100 dólares

CARACAS,  (IPS)  – El crudo West Texas Intermediate (WTI), marcador 

estadounidense, se cotizó brevemente este viernes en Nueva York a 99,99 

dólares el barril de 159 litros, su precio más bajo desde el 2 de abril y 

probablemente la señal de que la carrera alcista del último año por fin se 

ha revertido.

Por Humberto Márquez

 

El Brent del Mar del Norte, referencia europea, ronda los 97 dólares desde 

la semana pasada, y la cesta de 13 crudos de la Organización de Países 

Exportadores de Petróleo (OPEP) promedió esta semana 98,57 dólares, 

también su cota más baja desde abril.

 

  La caída es de casi 50 dólares desde que el WTI alcanzó el récord de 

147,26 dólares el 11 de julio, al cabo de un año de loco ascenso desde sus 

70 dólares de mediados de 2007.

 

  La caída se registra pese a que la OPEP recortó su oferta, el huracán 

Ike afecta instalaciones petroleras en el golfo de México, las reservas de 

Estados Unidos bajaron 5,9 millones de barriles en la primera semana de 

septiembre y que el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, volvió a agitar 

el fantasma de cortar las ventas de crudo a ese país en medio de una 

fuerte disputa diplomática entre ambos gobiernos.

 

  Ahora "las pretensiones de alentar altos precios no tienen futuro, 

aunque tampoco los precios serán muy bajos, abstracción hecha de su escala 

cuantitativa, porque se zanja la vieja disputa entre las industrias de 

refinación y automotriz acerca del auto eléctrico, que ya alcanza estatus 

comercial", dijo a IPS Víctor Poleo, profesor de postgrado en 

hidrocarburos en la Universidad Central de Venezuela.

 

  Otro experto venezolano, Elie Habalián, comentó a IPS que los precios, 

"que han crecido con la burbuja financiera especulativa en las bolsas de 

Londres y Nueva York, retroceden como en ciclos del pasado, al achicarse 

dicha burbuja".

 

  "Los precios petroleros siguieron bajando esta semana, afectados 

principalmente por la persistente preocupación por la economía mundial y 

el sostenido fortalecimiento del dólar", señaló en su informe semanal el 

Ministerio de Energía de Venezuela.

 

  Se trata de "la más esperada señal en la ruta seguida por el petróleo", 

desde que hace cinco años comenzó un ciclo de alzas sostenidas, estimó el 

profesor de la estadounidense Universidad de Columbia y ejecutivo de la 

firma Newedge, Antoine Halff.

 

  El presidente de la OPEP, Chakib Jelil, ministro petrolero de Argelia, 

expresó temor porque al finalizar este año o comienzos de 2009 se presente 

un exceso de oferta de crudo de hasta 1,5 millones de barriles diarios en 

el mercado global, que consume diariamente 86 millones de unidades.

 

  "Hay suficiente petróleo en el mercado. Las reservas de crudo y 

productos (derivados) son bastante buenas y a fines de año se puede 

presentar un exceso de entre medio millón y millón y medio de barriles" 

por día, señaló Jelil.

 

  Lo que se está verificando, según Jelil, "es la relación inversa entre 

el dólar y el precio del crudo. Cuando el precio (del barril) subió, el 

dólar estaba bajando, y ahora que el dólar se está fortaleciendo, el 

precio del crudo está bajando".

 

  La divisa estadounidense vivió un mal año, a raíz de la crisis del 

mercado inmobiliario en ese país, y llegó a entregarse a cerca de 1,60 

unidades por euro, pero se apreció en lo que va del mes hasta un nivel de 

1,39 frente a la moneda europea.

 

  Los responsables de la OPEP, que compartieron con los consumidores la 

preocupación por los elevados precios del petróleo y el imperio de 

factores especulativos, siempre defendieron que el mundo estaba 

suficientemente abastecido de petróleo, y seguramente desearían un precio 

ligeramente por encima de los 100 dólares por barril.

 

  El ministro ecuatoriano de Petróleo, Galo Chiriboga, estimó que "un 

precio adecuado" para el crudo sería entre 110 y 120 dólares por barril.

 

  La OPEP está formada por Angola, Arabia Saudita, Argelia, Ecuador, 

Emiratos Árabes Unidos, Irán, Iraq, Kuwait, Libia, Nigeria, Qatar y 

Venezuela. Es que Indonesia se retiró del grupo este mes, porque con una 

producción de 800.000 barriles diarios y un consumo de un millón de 

unidades, ha pasado de exportador a importador neto de petróleo.

 

  En su reunión del 10 de septiembre, la OPEP decidió reducir en 520.000 

barriles diarios su producción efectiva, a partir del reconocimiento de 

que algunos productores –notoriamente Arabia Saudita– se excedían en las 

cuotas autoasignadas.

 

  De ese modo, el compromiso es que 11 socios –excluida Iraq, que no 

participa del sistema de cuota desde 1991– bombearán 28,8 millones de 

barriles diarios. Arabia Saudita, que en vez de su cuota de nueve millones 

de barriles diarios producía casi 9,5 millones, deberá efectuar la mayor 

reducción.

 

  Arabia Saudita lideró la mayoría de la OPEP a favor de moderar los 

precios, frente a Irán y Venezuela, partidarios de recortar la producción 

para mantener los valores altos.

 

  "Venezuela e Irán comparten la posición de emplear renta petrolera para 

desestabilizar equilibrios regionales, y a diferencia de la mayoría de los 

productores OPEP y otros ajenos al grupo poco han cuidado de acumular 

capital con fondos soberanos, por lo cual son más vulnerables 

financieramente y favorecen precios altos para más ingresos", opinó Poleo.

 

  El precio del petróleo avanzó en los principales mercados horas después 

del anuncio de la Organización, en Viena, pero luego volvió a retroceder. 

Tampoco el cierre de instalaciones petroleras en el golfo de México por el 

avance del huracán Ike hizo repuntar significativamente las cotizaciones.

 

  Ike impactará la costa del golfo este fin de semana, y los cortes en la 

refinación a que obliga seguramente impulsarán al alza los precios de la 

gasolina. Pero, a diferencia de otras oportunidades, los operadores no 

presionaron sobre los contratos de crudos a futuro como compensación por 

menores ganancias en la franja refinadora del negocio.

 

  Finalmente, no se abonó el nerviosismo por la caída en las existencias 

comerciales de crudo y de gasolina en Estados Unidos, como en otras 

oportunidades.

 

  La explicación para esta situación puede estar en un dato ofrecido por 

el Departamento de Energía estadounidense: su consumo de petróleo fue, en 

la primera mitad del año, 4,5 por ciento más bajo que en 2007, es decir 

que se consumieron 925.000 barriles menos cada día.

(FIN/IPS/hm dm/if nr ip/wd ve sl la/08)