MyCityLinked

Browse By

MyCityLinked

El FMI pronostica recesión en EEUU

WASHINGTON, D.C. (IPS)  .-  Estados Unidos ingresará en una recesión este año, lo que precipitará el desempeño económico mundial en los dos siguientes, pronosticó este miércoles el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Por Abid Aslam

Cuando la institución financiera actualizó por última vez su más reciente informe bianual sobre Perspectivas de la Economía Mundial, en enero, pronosticó el peor desempeño global en cinco años, pero evitó utilizar la palabra "recesión".

   Este miércoles, admitió que la crisis mundial podría ser peor de lo que preveía. En ese sentido, fijó en una en cuatro la posibilidad de una recesión de alcance planetario, es decir de que la economía global crece a un ritmo menor a tres por ciento anual.

   El FMI pronosticó que el crecimiento se enlentecería a 3,7 por ciento este año, medio punto porcentual menos de lo previsto en enero, en medio de la crisis financiera que se profundiza y que se desató por maniobras especulativas en el poco regulado mercado hipotecaria estadounidense.

   "La crisis del mercado financiero que estalló en agosto de 2007 se
convirtió en la mayor conmoción financiera desde la Gran Depresión",
afirmó, aludiendo a la iniciada con la crisis internacional de 1929.

   América Latina y los países del área del cada vez más depreciado dólar
estadounidense serán los más perjudicados mientras la crisis se expande
por todo el planeta, dijo el FMI.

   Las economías emergentes de rápido crecimiento, como China e India,
serán las menos afectadas, aseguró. Sin embargo, esos países también
sentirán el aguijón de la crisis, cuando el Norte industrial reduzca sus
importaciones.

   En el ojo de la tormenta, la economía estadounidense –la mayor del
mundo– se estancará a lo largo de este año y durante buena parte del
próximo, a medida que el precio de los bienes raíces mantengan su rumbo
descendente y se dificulte la obtención de créditos.

   Los precios del mercado inmobiliario ya cayeron 10 por ciento, y el FMI
anticipó que este deterioro llegará a entre 14 y 20 por ciento.

   Los miles de millones de dólares asignados por el gobierno de George W.
Bush a asistir al sector financiero, alentar el gasto de los consumidores
y empresas e impedir el desalojo de los tenedores de créditos hipotecarios
no permitirán a la economía de Estados Unidos crecer más de un
insignificante 0,5 por ciento.

   Este crecimiento se elevará muy poco, hasta 0,6 por ciento, en 2009,
según el pronóstico del FMI. La institución fijó en dos años el periodo de
"recesión leve", en el cual la economía mundial no logrará mantener un
ritmo equivalente al del crecimiento demográfico, calculado en 0,9 anual.

   El crecimiento de la economía de Japón, la segunda del mundo, se
enlentecerá a 1,4 por ciento este año y aumentará a apenas 1,5 por ciento
el próximo.

   El de los 15 países de la eurozona se frenará a 1,4 por ciento al cabo
de 2008 y a 1,2 por ciento en 2008. Esos pronósticos son 0,2 y 0,7 puntos
porcentuales menores, respectivamente, que los publicados en enero por el
FMI.

   En contraste, China mantendrá su liderazgo en materia de crecimiento
económico, que se elevará a 9,3 por ciento este año y a 9,5 por ciento en
el siguiente, aunque 0,7 y 0,5 puntos porcentuales menos que en la
estimación de hace cuatro meses, respectivamente.

   La caída de las expectativas de crecimiento de India será de 0,5 y 0,2
puntos porcentuales para 2008 y 2009, hasta alcanzar 7,9 y 8,0 por ciento
en cada caso.

   El informe de este miércoles precede la reunión anual conjunta de la
primavera boreal del FMI y el Banco Mundial, que se celebrará este fin de
semana.

   El martes, ambas instituciones habían considerado poco probable que se
alcancen para 2015 los Objetivos de las Naciones Unidas para el Desarrollo
del Milenio fijados por la comunidad internacional en 2000.

   El FMI y el Banco Mundial sostuvieron entonces que la mayoría de los
países lograrán reducir a la mitad la proporción de la población pobre,
pero no las metas de abatir, también a la mitad, el hambre y la
desnutrición, ni las de mejorar los indicadores de salud y educación en
los parámetros establecidos.

   Entre las razones para ello, los expertos de estas dos instituciones
con sede en Washington mencionaron el estancamiento del aporte financiero
de los países ricos. La asistencia oficial al desarrollo cayó en 2006 y
2007, a pesar del compromiso asumido en 2005 por los ocho países más
poderosos del mundo de duplicarla para 2010, añadieron.

   Parece improbable un aumento de la asistencia, pues el costo del
crédito continúa aumentando a causa de la crisis.

   El FMI, cuya principal función es mantener la estabilidad financiera
mundial, dijo en otro informe, divulgado también el martes, que las
pérdidas por la crisis financiera podrían llegar a 945.000 millones de
dólares en 2008 y 2009.

   Otros cálculos elevan esa cifra a un billón de dólares.

   El aumento de precio de los productos básicos elevó las ganancias por
exportaciones de países pobres, pero también dejó muchos alimentos fuera
del alcance de numerosos habitantes de esas mismas naciones.
(FIN/IPS/traen-js-mj/aa/ks/wd na if dv md/08)