MyCityLinked

Browse By

MyCityLinked

El precio se desploma a pesar de la OPEP

 


Por Humberto Márquez


CARACAS,  (IPS)  – El precio del crudo cayó este viernes por debajo 

de 34 dólares el barril de 159 litros, a pesar de que la Organización de 

Países Exportadores de Petróleo (OPEP) ha dispuesto el mayor recorte de su 

oferta desde que fue fundada en 1960.

 

Los promedios semanales fueron de 42,13 dólares para el barril de crudo 

West Texas Intermediate (WTI), marcador estadounidense, de 45,31 dólares 

para el Brent del mar del Norte –referencia europea–  y de 41 dólares 

para la cesta de 12 crudos que utiliza la OPEP, informó el Ministerio de 

Energía en Venezuela.

 

  "Estamos decididos a recortar producción hasta que los precios se 

estabilicen", dijo el presidente de la OPEP y ministro petrolero de 

Argelia, Chakib Jelil, y expresó la esperanza de que los actuales valores 

del crudo, los más bajos en cinco años, operen como un piso al que siga un 

período de recuperación.

 

  Los precios se han desbarrancado tras alcanzar el 11 de julio en Nueva 

York el récord de 147,27 dólares para el barril de WTI, que este viernes 

cerraba a 35 dólares la unidad pero durante la jornada tocó los 33,44 

dólares, su cotización más baja desde febrero de 2004.

 

  Mientras, en Londres, una conferencia convocada por el primer ministro 

británico Gordon Brown cuando las cotizaciones eran astronómicas buscaba 

ahora fórmulas para estabilizarlas en valores adecuados, de modo que 

productores, consumidores e intermediarios puedan ponerse a salvo de esta 

suerte de montaña rusa de precios.

 

  Brown dijo en ese encuentro de ministros de Energía de la OPEP, 

autoridades de naciones consumidoras y responsables de corporaciones 

energéticas globales que "las absurdas fluctuaciones en los valores del 

crudo han perjudicado a todas las naciones alrededor del mundo".

 

  "Necesitaremos una nueva sociedad entre los países productores de 

petróleo y los consumidores, ya que con la crisis financiera global, este 

trance mundial en nuestros mercados de energía no puede ser resuelto por 

una sola nación o un continente", aseveró.

 

  La OPEP, integrada por Angola, Arabia Saudita, Argelia, Ecuador, 

Emiratos Árabes Unidos, Irán, Iraq, Kuwait, Libia, Nigeria, Qatar y 

Venezuela, produce entre 35 y 40 por ciento de los 86 millones de barriles 

diarios que consume el mundo.

 

  Para apuntalar los precios, la Organización ha apostado por reducir la 

oferta y decidió un recorte grupal de 500.000 barriles diarios en 

septiembre, de otros 1,5 millones de unidades en noviembre y de 2,2 

millones de barriles por jornada que se dejarán de producir a partir de 

enero de 2009.

 

  La medida significará dejar al mercado en el primer trimestre de 2009 

con unos cinco millones de barriles diarios menos que al iniciarse el 

segundo semestre de este año, si otros productores, como Azerbaiyán y 

Rusia, honran su compromiso de retirar al menos 300.000 barriles cada uno 

por día.

 

  Alí al-Naimi, ministro petrolero de Arabia Saudita, el mayor productor 

mundial (más de nueve millones de barriles diarios), advirtió que "los 

niveles de precios de hoy causan estragos en la industria y amenazan las 

inversiones actuales y planeadas".

 

  El precio de 75 dólares por barril es "razonable", según Al-Naimi, 

porque "es el que los productores marginales necesitan para mantener 

inversiones suficientes para proveer el suministro adecuado. Cuando el 

crudo vale poco, tal como ahora, habrá menos inversión y menos suministro 

futuro".

 

  Pero expertos como el venezolano Elie Habalián, ex gobernador de su 

país ante la OPEP, sostienen que esa organización "no ha sido capaz de 

interpretar en toda su dimensión el proceso de cambios trascendentales que 

han tenido lugar en el mercado energético global y en la economía 

mundial".

 

  "Desde 2003, en vez de invertir suficientes excedentes de sus ingresos 

para asegurar equilibrio entre oferta y demanda y dar estabilidad al 

mercado, la OPEP, con productores no-OPEP, compañías petroleras 

transnacionales, bancos de inversión y especuladores, acumularon la mayor 

cantidad posible de ganancias sin importarles el inclemente impacto de esa 

dinámica perversa en los pobres del mundo", dijo Habalián a IPS.

 

  El analista recordó que los exportadores de petróleo siempre 

justificaron sus ganancias como base para el desarrollo económico de sus 

pueblos frente al bienestar de los consumidores en países 

industrializados, lo que ya era cuestionable por la situación comprometida 

en que quedaban muchos pueblos del Sur que debían pagar combustible caro.

 

  Pero la OPEP, según el experto, no valoró adecuadamente que China e 

India han sido los nuevos motores del crecimiento económico y del alza en 

los precios del crudo desde 2003. "Los fundamentos éticos de la 

maximización de la renta pierden legitimidad, ya que la mayoría de los 

1.300 millones de chinos viven todavía en la escasez y la pobreza, y la 

mayoría de los 1.000 millones de indios aún están en la miseria", 

argumentó.

 

  La OPEP "está obligada a salir de su actual estado de perplejidad, a 

‘resetearse’ para adaptarse a las nuevas realidades políticas, 

geopolíticas, económicas y sociales del mundo", insistió Habalián.

 

  En lo inmediato, la sed de ingresos en los países exportadores de 

petróleo hace dudar a los expertos que la OPEP cumpla rigurosamente con 

los recortes pactados por sus socios que, desde la adopción del sistema de 

cuotas hace 25 años, se han recriminado por incumplimientos.

 

  El banco de inversión Goldman Sachs dijo en una nota a sus clientes 

esta semana que "creemos que la completa implementación de estos recortes 

es poco probable", y, a pesar de la confianza de Jelil, numerosos 

analistas en los mercados de Nueva York y Londres estiman que los precios 

aún no encuentran su piso y podrían bajar todavía más. (FIN/IPS/hm/dcl/wd 

if dv nr fm sl/08)