MyCityLinked

Browse By

MyCityLinked

Entre la complicidad y el cinismo

 

Por  DANIEL LIZáRRAGA / Revista Proceso
 

Entre risas y chacoteo, con el foro económico de Davos como escenario,

Ernesto Zedillo y Felipe Calderón representaron el viernes 30 la obra cumbre

de la complicidad PRI-PAN que tiene hundido al país. Ajenos al drama de millones de familias empobrecidas por el desastre económico que dura ya casi 10 años, frívolos y sonrientes, el

expresidente y el presidente aludieron al saqueo nacional llamado Fobaproa como un episodio de "tiempos difíciles" ya superados… Su diálogo, irreverente e irrespetuoso, culminó la

prolongada visita de Calderón a la reunión de Suiza, durante la cual el primer mandatario mexicano difundió la imagen de un país que sólo ven los beneficiarios de los privilegios y, por

supuesto, él y quienes conforman al que, sin recato, calificó como "uno de los mejores equipos económicos del mundo"…

 

Este año, el Foro Económico Mundial de Davos fue el escenario del inesperado

encuentro entre un expresidente mexicano y un mandatario en funciones.

Ernesto Zedillo y Felipe Calderón montaron en esta pequeña población de Los

Alpes suizos una farsa sobre uno de los mayores quebrantos que ha sufrido el

patrimonio del país: el Fobaproa, cuya deuda, transferida a los

contribuyentes, alcanzó 850 mil millones de pesos o cerca de 100 mil

millones de dólares al tipo de cambio de 1998.

 

 

Frente a los empresarios y ejecutivos de las trasnacionales más poderosas

del orbe que acuden al foro en busca de oportunidades de inversión o de

ideas para amortiguar el impacto de la crisis financiera que azota al mundo,

el último presidente priista se desentendió del sigilo con que actuaba desde

que dejó el poder en diciembre de 2000, y jugueteó ante los medios con el

segundo jefe del Ejecutivo emanado de las filas del Partido Acción Nacional

(PAN).

 

 

Hace dos años, cuando Calderón apenas tenía semanas en el poder, no hubo

foros ni paneles que compartir con Zedillo. Pero el miércoles 28 de enero

almorzaron juntos en Davos, posaron para los fotógrafos, discutieron algunas

ideas, pero sobre todo intercambiaron risas, bromas y elogios.

Calderón se refirió al ³presidente Zedillo² como ³una persona que respeto y

aprecio, desde luego, además de que ha sido también muy respetuoso en cuanto

al desempeño de mi gobierno, lo cual realmente agradezco².

El viernes 30, Zedillo fue el moderador del foro Latin America¹s Economic

Imperative (El imperativo económico de América Latina), en el que

participaron Felipe Calderón y el presidente de Colombia, Álvaro Uribe,

además del secretario general de la Organización de Estados Americanos, el

chileno José Miguel Insulza.

 

 

Orillado por Zedillo, en esa ocasión Calderón admitió por primera vez que a

México sí le podría dar una neumonía, y no un simple catarro, ante la

constipación del sistema financiero en Estados Unidos. Sin embargo, el

mandatario de inmediato suavizó su declaración al referirse a su plan

anticíclico contra la crisis.

 

 

A la mitad del debate, Ernesto Zedillo le hizo una singular pregunta a

Calderón: "Cuando yo era presidente de México, el presidente Calderón era realmente un

líder de la oposición, y era un gran líder de su partido. Era muy duro, muy

difícil. Ahora quiero preguntarle: ¿Qué se siente lidiar con la oposición?"

 

 

Sonriente, Calderón respondió:"Bueno, debo decir que me siento muy cómodo. Alguien dijo que estar en la oposición es como estar en el cielo, pero cuando estás gobernando estás en

el infierno. Pero lo importante es que me siento muy cómodo con la oposición, porque han tenido una actitud muy responsable. El Congreso aprobó varias reformas, y usted sabe lo difícil que fue conseguirlo. Igual que el presidente Uribe.

 

 

"Así que, entonces, sí, algunas veces es difícil y ahora lo comprendo a

usted mejor ahora. Y lo siento, pero también me sentía muy cómodo como líder

de la oposición en aquel tiempo. Eran tiempos difíciles, usted recordará."

 

 

Agustín Carstens, el secretario de Hacienda, se carcajeaba en las primeras

filas del auditorio. Y Zedillo, desde su lugar como moderador, se divertía

con su pregunta, jugueteaba: "Sí, claro que me acuerdo"…

 

Todavía Calderón soltó: "Tuvimos una tremenda crisis en aquel entonces.

Pero, en fin, muchas gracias por la pregunta".

 

Entonces terció Uribe: "Parece que la oposición ya no se encuentra en este

panel".

 

"Claro, ganamos", dijo Calderón.

 

"Bueno, somos de partidos diferentes", puntualizó Zedillo.

 

Este es un adelanto del reportaje principal que la revista Proceso publica en su edición 1683 que empezó a circular este domingo 1 de febrero.