MyCityLinked

Browse By

MyCityLinked

Estado malgasta en tiempos de crisis

 


Por Diego Cevallos


MÉXICO,  (IPS)  – El presidente de México, Felipe Calderón, alertó 

que  2009 sería un año difícil y pidió a la población "jalar parejo" y 

hacer sacrificios, mientras su secretario (ministro) de Hacienda prometió 

que el Estado pondría todo de su parte y daría buen uso al dinero público.

 

Sin embargo, ni el sacrificio reclamado será uniforme ni el aporte de los 

contribuyentes administrado con plena eficiencia. Así lo indican algunos 

hechos recientes, además de estudios que revelan el destino de ciertos 

fondos del Estado, sector que emplea a unas tres millones de personas.

 

  El presupuesto público mexicano, que aumentó en términos reales 54 por 

ciento de 2000 a 2008, será de unos 300.000 millones de dólares en 2009, 

el mayor de la historia.

 

  Alrededor de 51 por ciento de tal monto se destinará a pagar a la 

burocracia, sector que viene engrosándose sin pausa desde 2000, y a los 

funcionarios de elección popular, quienes no siempre actúan con mesura 

frente a los momentos difíciles.

 

  La semana pasada, legisladores, partidos políticos y el gobierno de 

Calderón decidieron, echando mano al dinero del Estado, festejarse a lo 

grande por Navidad y fin de año.

 

  A pesar de las predicciones de aumento de la pobreza y el desempleo, en 

2009, ninguno de estos sectores expuso planes de austeridad para sus 

ingresos y egresos propios.

 

  México será uno de los más golpeados el año que viene, pues es vecino y 

tiene una fuerte dependencia comercial con Estados Unidos, país donde se 

originó la crisis financiera global.

 

  A diferencia del sector Estatal, gran parte de empresas restringieron 

los tradicionales festejos de Navidad y fin de año, al igual que la 

entrega de bonos y regalos. También hubo anuncios de despidos y paros en 

la producción ante la perspectiva de que México podría caer en recesión el 

año entrante o registrar apenas un crecimiento menor a uno por ciento.

 

  Según la Cámara Nacional de la Industria Restaurantera, 70 por ciento 

de las reservas hechas por compañías privadas en salones o lugares de 

comida para estas fechas fueron canceladas a último momento.

 

  Pero con diversas secretarías de Estado y partidos políticos de todos 

los signos la situación fue otra: realizaron festejos en restaurantes de 

lujo y en algunos casos entregaron caros obsequios a los asistentes.

 

  La secretaría de Marina, por ejemplo, organizó una comida y regaló a 

cada uno de los reporteros presentes una grabadora digital más una botella 

de champaña.

 

  El estatal Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia, 

que preside la esposa del presidente Calderón, Margarita Zavala, obsequió 

a sus empleados casi 3.000 cámaras de video digital. El gobernante Partido 

Acción Nacional en tanto gastó unos 100.000 dólares en una fiesta propia.

 

 En el Poder Legislativo no se quedaron atrás. Los diputados y senadores 

federales se adjudicaron cada uno un aguinaldo equivalente a más de 19.000 

dólares y sus colegas del parlamento local del estado de México, vecino a 

la capital, compraron 71 autos de lujo valorados en alrededor de 1,3 

millones de dólares.

 

  "No hay vergüenza en el aparato burocrático del Estado y tampoco en sus 

órganos políticos representativos (presidencia, legislativo, gobiernos 

estaduales y municipios), por allí no pasa la crisis, allí no hay 

sacrificios mayores", dijo a IPS el politólogo Daniel Blanco de la 

Universidad Nacional Autónoma de México.

 

  El dinero que entregan los mexicanos a través de impuestos y de las 

exportaciones de petróleo –sector en manos del Estado– "se gasta en 

general mal, pero hay excepciones y varias, lo aclaro", señaló Blanco.

 

  Según Juan Pardinas, experto del no gubernamental Instituto Mexicano 

para la Competitividad, gastos como los "auto recetados" por políticos y 

legisladores indican que "no hay sentido de la mesura, ni asomo de 

prudencia y alguien tiene que pagar por todo esto. Ese alguien eres tú 

(los ciudadanos".

 

  El presidente Calderón declaró el 18 de este mes que "se avecina un año 

difícil, en el que el mundo entrará a la peor crisis de su historia 

moderna" por lo que exhortó al sector privado a hacer lo posible por 

mantener intactas a sus plantas laborales.

 

  Un mes antes, el mandatario había apelado a que los mexicanos "jalaran 

parejo" y asumieran sacrificios frente a los problemas económicos.

 

   Su secretario de Hacienda Agustín Carstens, en tanto, expuso que la 

obligación del Estado es "hacer buen uso" de los impuestos de los 

contribuyentes y prometió que así sucederá en 2009.

 

 Del total del presupuesto del Estado para el año próximo, 15 por ciento 

se destinará a realizar diversas obras de infraestructura, lo que 

constituirá –si se cumple– el mayor gasto ejercido en la historia en ese 

rubro. Se trata de una estrategia diseñada por autoridades para hacer 

frente a la crisis en marcha.

 

  Tal esfuerzo, adoptado a pesar de que implicará generar un pequeño 

déficit fiscal, se suma a otros cientos de gastos que el Estado hará en 

rubros que no siempre dan resultados eficientes.

 

  Uno de esos parece ser el de los subsidios. Un 13 por ciento del 

presupuesto del Estado de 2009 se destinará a cubrir esos apoyos, entre 

ellos los dirigidos a mantener bajos los precios de las gasolinas, la 

electricidad y a apoyar a los campesinos.

 

  Los subsidios no llegan a los más pobres sino que beneficia a sectores 

sociales pudientes, afirma el estudio "Transparencia y homogeneidad 

presupuestal en los Estados: herramientas para elevar la productividad del 

gasto público", realizado y publicado este año por el no gubernamental 

Instituto Mexicano para la Competitividad, un centro de investigación 

creado en 2003.

 

  En la investigación se afirma que con el subsidio al precio de la 

gasolina, cada dueño de un automotor recibe un apoyo de unos 26 dólares al 

mes (con base al actual tipo de cambio del peso local frente al dólar). La 

cifra es mayor a los poco más de los alrededor de 12 dólares que el Estado 

entrega en ayuda condicionada a los más pobres a través de su programa 

social Oportunidades.

 

  En el mismo estudio se afirma que cuatro por ciento de los campesinos 

de mayores ingresos recibe 45 por ciento de los apoyos financieros del 

programa estatal denominado Procampo. Mientras, los más pobres, que son el 

87 por ciento, reciben sólo cinco por ciento.

 

  El año venidero aumentarán el desempleo, la pobreza y la gran mayoría 

de mexicanos vivirán agobiados por deudas y otros problemas económicos, 

advierten diversos análisis y observadores.

 

  Las previsiones de crecimiento económico de México han ido en continua 

caída. De 3,5 por ciento calculado inicialmente para este año, se habla de 

dos por ciento o menos. Para 2009 bajaría hasta uno por ciento o sería 

negativo.

 

  En este país de poco más de 104 millones de habitantes, donde la 

pobreza afecta a un 40 por ciento de la población, el número global de 

pobres podría aumentar por la crisis entre 800.000 y tres millones, 

advirtió Fernando Cortés, experto del Colegio de México.

 

  Cortés recordó que en la crisis de 1995, cuando colapsó el sistema 

financiero mexicano, la incidencia de la pobreza se disparó y tomó 12 años 

recuperar los niveles previos.

 

  Ernesto Cordero, secretario de la secretaría de Desarrollo Social, ha 

reconocido que no se puede "garantizar que la pobreza no crezca en el 

próximo año". Todo dependerá de la magnitud de la crisis, del clima 

económico y de los efectos de las medidas oficiales, expuso.

 

   En cuanto al empleo, el impacto ya se percibe. Entre 2006 y octubre 

último, el número de plazas laborales formales –inscritas en el seguro 

social estatal— descendió de 513.000 a 302.413. Como candidato 

presidencial, el actual mandatario de México prometió generar un millón de 

empleos anuales.

 

  Proyecciones del Banco de México (central)  indican que el próximo año 

se crearán apenas 218.000 nuevos empleos.

(FIN/IPS/dc/rp/la ip if dv sl/08)