MyCityLinked

Browse By

MyCityLinked

Ex gobernantes extranjeros recetan premura

 


Por Diego Cevallos


MÉXICO,  (IPS)  – El mundo experimenta una crisis económica cuya 

gravedad y duración no pueden aún determinarse. Pese a esa incertidumbre, 

ex jefes de gobierno de Chile, España, Italia y Uruguay recomendaron este 

martes a México acciones rápidas, menos debate ideológico y más 

pragmatismo.

 

México, junto a Argentina y Brasil, los únicos latinoamericanos en el 

Grupo de los 20 (G-20) países industrializados y emergentes, deben 

construir una posición unitaria para la cita del 2 de abril en Londres, 

destinada a definir reformas al sistema financiero internacional.

 

  Los ex presidentes Ricardo Lagos, de Chile, (2000-2006), y Julio María 

Sanguinetti, de Uruguay (1985-1990 y 1995-2000) y los ex jefes de gobierno 

Felipe González, de España (1982-1996), y Romano Prodi, de Italia 

(1996-1998 y 2006-2008), expusieron sus reflexiones en el foro "México 

ante la crisis. ¿Qué hacer para crecer?", organizado por el parlamento de 

este país.

 

  "Tenemos experiencia en materia de crisis –por las vividas en la 

región en el pasado–, así que bien podríamos enviar una misión técnica a 

la reunión del G-20" para aconsejar a los países del Norte rico, que es 

donde se originó la crisis actual, dijo Lagos, miembro del cogobernante 

Partido Socialista de su país.

 

  La idea fue apoyada por el también socialista González, quien exhortó 

además a los mexicanos a definir acciones concretas y a no perder tiempo 

valioso en "discursos ideológicos".

 

  El italiano Prodi reconoció en tanto que "el efecto cuantitativo de la 

crisis aún no lo sabemos", pero insistió en que la respuesta tiene que ser 

rápida, "hay que apurarse y apurarse", dijo. Las acciones de hoy tendrán 

un efecto muy diferente a las que se tomen en seis meses, advirtió.

 

  Sanguinetti, del centroderechista Partido Colorado de Uruguay, sostuvo 

por su parte que aunque la debacle es todavía difícil de dimensionar en su 

duración y efectos, arrojará de forma inevitable un período "poscrisis que 

nos mostrará un mundo distinto".

 

   Ante un auditorio conformado por integrantes del Poder Legislativo, la 

diplomacia, las empresas, sindicatos y organizaciones campesinas, los 

políticos saludaron la estrategia del Estado mexicano, anunciada este mes, 

que incluye medidas como desplegar un millonario gasto en obras de 

infraestructura.

 

  El gobierno del conservador Felipe Calderón indicó que gastará una suma 

sin precedentes de recursos públicos, que generará un déficit fiscal 

cercano a dos por ciento, con el propósito de mantener en movimiento los 

engranajes de la economía.

 

  Pero aun así, de acuerdo a lo que informó este martes el Banco de 

México (autoridad monetaria), la actividad económica se contraerá este año 

entre 0,8 y 1,8 por ciento, luego de que en 2008 registró un crecimiento 

de apenas 1,5 por ciento.

 

  Por su vecindad y dependencia comercial con Estados Unidos, país de 

origen de la crisis global, México será uno de los más golpeados por los 

problemas económicos, indican diversos análisis.

 

  El Legislativo mexicano convocó a los ex gobernantes extranjeros para 

que expusieran sus visiones de la crisis e hicieran recomendaciones.

 

  La idea del foro, que celebrará varias sesiones hasta el 12 de febrero 

con la participación de empresarios, sindicalistas, funcionarios de 

gobierno y académicos, es concertar acciones legislativas que ayuden a 

enfrentar la crisis.

 

  Los invitados extranjeros coincidieron en que la crisis se originó en 

lo que llamaron "fundamentalismo" del mercado, que distorsionó y en 

algunos casos eliminó la necesaria relación y equilibrio que debe 

mantenerse entre sociedad, Estado y mercado.

 

  Sanguinetti sugirió medidas inmediatas, pero siempre "pensando en el 

más allá", en un futuro que será "igualmente competitivo y globalizado". 

En ese aspecto, exhortó a invertir mejor en educación.

 

  Mientras, Prodi saludó la estrategia anticíclica adoptada por México, 

pero urgió a no demorarla.

 

  Lagos felicitó al parlamento mexicano por promover el debate y la 

búsqueda de salidas que, a su entender, podrían ser seguidas y 

posiblemente emuladas en América del Sur. "Cualquier paquete que se defina 

hoy, definirá el mañana, y en ese sentido esta crisis es también una 

oportunidad de avance", expresó.

 

  El chileno exhortó al gobierno de Calderón a invertir en obras de 

infraestructura cuyos planes estén ya listos. En vez de plantearse 

autopistas, convendría gastar en mejorar caminos ya hechos o hacer 

arreglos en escuelas y cárceles, además de entregar subsidios focalizados 

a los más pobres. "Hay que moverse en ‘fast track’ (vía rápida)", 

insistió.

 

  Para González, México y el resto de los  países latinoamericanos deben 

orientarse a la construcción de un "Estado Ipanema", en referencia a los 

cuerpos sensuales y bien formados de mujeres y hombres, que caracterizan a 

esa playa de Río de Janeiro.

 

  El Estado Ipanema es uno sin grasa, al que no se le ven los huesos y 

tiene gran flexibilidad, explicó.

 

  Lejos de las arenas cariocas, en el histórico Castillo de Chapultepec, 

los invitados extranjeros vaticinaron que de la crisis emergerá un nuevo 

orden económico internacional.

 

  Se camina hacia un proceso de reformas a las instituciones de Bretton 

Woods, como el Fondo Monetario Internacional y Banco Mundial, concebidos 

en una conferencia en las postrimerías de la Segunda Guerra Mundial, 

afirmaron.

 

  Los países latinoamericanos en el G-20 pueden y deben impulsar los 

cambios necesarios, recomendaron.

 

  El informe Situación y Perspectivas para la Economía Mundial 2009, 

presentado en México el 15 de este mes por el Departamento de Asuntos 

Económicos y Sociales de la Organización de las Naciones Unidas, indica 

que este año el producto bruto mundial crecerá apenas uno por ciento en 

promedio, frente a 2,5 estimado en 2008, proporción ya baja en relación a 

la de años precedentes.

 

  Ese documento señala que los problemas actuales son la "crónica de una 

crisis anunciada" que tuvo como origen un "patrón de crecimiento global 

insostenible", basado en buena medida en la demanda de bienes de consumo, 

y urge a efectuar una reforma radical al sistema financiero internacional, 

al que considera en "bancarrota".(FIN/IPS/dc/dcl/la if ip fm mx sl/09).