MyCityLinked

Browse By

MyCityLinked

FAO estimula políticas públicas contra el hambre

BRASILIA,  (IPS)  .- Delegados de 33 países de América Latina y el
Caribe debatieron este martes bajo los auspicios de la FAO el esbozo de
una estrategia regional para minimizar los efectos de la carestía de los
alimentos, que afecta sobre todo a la población con menos recursos
económicos.

Por Walter Sotomayor

En un informe técnico aprobado este martes, los delegados destacaron "la
importancia de una acción público-privada, en el marco de políticas
públicas para alcanzar un desarrollo rural inclusivo y sostenible, a fin
de superar el grave contraste de la persistencia del hambre en una región
altamente productora de alimentos".

   El documento reconoce "que la combinación de crecimiento económico con
una distribución más equitativa de ingresos es condición necesaria para
vencer el hambre" y señala que los incentivos a la agricultura familiar no
son suficientes para la superación de la pobreza rural, al defender mayor
inversión en infraestructura y servicios agrícolas.

   El director regional de la FAO (Organización de las Naciones Unidas
para la Agricultura y la Alimentación), el brasileño José Francisco
Graziano, defendió en la XXX Conferencia Regional para América Latina y el
Caribe la adopción de políticas públicas diferenciadas para regiones y
grupos sociales ante el riesgo del hambre.

   "Carece de sentido comprar un terno (traje) hecho, hay que mandar a
hacer un terno a medida. Cada grupo social tiene sus particularidades y
especificidades", dijo Graziano al señalar que esas políticas comienzan a
dar frutos alentadores en algunos países, como Bolivia y Perú, además de
Brasil y Chile.

   "Nosotros tenemos que acercarnos a esas poblaciones y para eso tenemos
que diseñar políticas a medida", dijo Graziano, quien propuso además la
adopción de mecanismos de regulación para mantener la estabilidad de los
precios.

   Los especialistas atribuyen la inflación internacional de los alimentos
a una creciente demanda de naciones muy pobladas, como China e India, a la
decisión de Estados Unidos de aumentar la producción de etanol de maíz,
además de factores climáticos responsables por una caída en la producción
de algunos países, la carestía petrolera y la influencia de la
especulación financiera.

   Ante el riesgo de inseguridad alimentaria, algunos países de la región
decidieron adoptar distintos tipos de control de precios, como Argentina,
Bolivia y Venezuela, mientras otros, como Brasil, prefieren mantener
políticas sociales de distribución gratuita de alimentos a la población de
bajos recursos.

   El director general de la FAO, Jacques Diouf, ha estimulado a los
países miembros a adoptar nuevas estrategias, ya sea innovando en materia
de política agrícola y seguridad alimentaria o aumentando la inversión en
el campo.

   "Para aprovechar las oportunidades necesitamos políticas consistentes y
sostenibles e inversiones en capital humano, infraestructura rural y otros
bienes públicos", dijo Diouf.

   La FAO destacó la importancia de la cooperación regional para una
educación alimentaria que ayude a elevar la proporción de proteínas y
alimentos frescos en la dieta de las poblaciones sin recursos, en una
acción promovida por gobiernos con participación del sector privado,
organizaciones de la sociedad civil y organismos internacionales.

   Los delegados manifestaron la necesidad de que los documentos de la FAO
señalen clara e inequívocamente las enfermedades transfronterizas que no
están presentes en la región, ante la aplicación injustificada de
restricciones sanitarias que tienen consecuencias en el comercio
internacional de alimentos.

   Las recomendaciones de nivel técnico que abordan la cuestión de los
combustibles agrícolas y su impacto en la producción de alimentos
comenzarán a ser analizadas este miércoles por los ministros de los 33
países, tras la apertura del segmento de alto nivel de la conferencia, de
la que participará el presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva.
(FIN/IPS/ws/dcl/la dv md vt pr sl/08)