MyCityLinked

Browse By

MyCityLinked

Guerrilla para una revolución energética

 


Por Tito Drago


MADRID, (IPS)  – Con el objetivo de ahorrar dinero en combustible, 

evitar el peligro nuclear y sanar el ambiente, 40 científicos de todo el 

mundo elaboraron el plan de revolución energética presentado este jueves 

en España por la organización no gubernamental Greenpeace Internacional.

 

José Luis García, responsable de la campaña de Cambio Climático y Energía 

de Greenpeace, dijo a IPS que esa revolución permitiría ahorrar más de 14 

billones de euros (18,2 billones de dólares) en combustibles al año.

 

  García explicó que la responsabilidad por las inversiones para 

desarrollar la producción de energía con molinos de viento corresponderá a 

estados, organismos internacionales, empresas del sector y gobiernos 

locales, que deberán coordinar sus acciones.

 

  El informe, titulado "Revolución energética, una perspectiva energética 

mundial sostenible" fue elaborado para Greenpeace y el empresarial Consejo 

Europeo de Energía Renovable (EREC) por expertos del Instituto 

Termodinámica Técnica del Centro Aeroespacial Alemán, el instituto 

holandés Ecofys y especialistas de todo el mundo.

 

  El plan será entregado a los representantes de gobiernos en la 

conferencia de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) sobre cambio 

climático que se celebrará en Poznan, Polonia, del 1 al 12 de diciembre.

 

  Si el plan se aplica, según Greenpeace, las emisiones de gases de 

efecto invernadero dejarán de aumentar desde ahora hasta 2015, y a partir 

de esa fecha comenzarán a disminuir rápidamente.

 

  Al mismo tiempo, el plan asegura el abastecimiento de energía requerido 

para la expansión económica de China, India y otros países en desarrollo.

 

  Aplicando este plan, con solo aumentar ocho por ciento las inversiones, 

las emisiones se reducirían para 2030 a la mitad de las que prevé la 

Agencia Internacional de Energía (AIE).

 

  Para 2050, las emisiones se reducirían entre 25 y 51 por ciento 

respecto de 1990 y para 2075, caerían 80 por ciento.

 

  Además, entre 2050 y 2085 dejaría de utilizarse derivados del petróleo 

en los automóviles, que serían sustituidos por vehículos eléctricos 

abastecidos con fuentes renovables de energía.

 

  Sólo con la tecnología actual, las fuentes renovables pueden cubrir 

casi seis veces la demanda energética mundial, pero para eso se deben 

realizar inversiones, dijo en la presentación del plan el director de 

Greenpeace España, Juan López de Uralde.

 

  "La mejor forma de desarrollar la economía, crear empleo y prevenir un 

cambio climático peligroso está en la eficiencia energética, las energías 

renovables, una reducción radical del consumo de combustibles fósiles y el 

abandono de la nuclear", aseguró.

 

  Por su parte, García indicó que "multiplicando por cuatro las energías 

renovables, no sólo en el sector eléctrico, sino también en los sectores 

de calor y transporte, podemos reducir las emisiones medias de dióxido de 

carbono por persona de las actuales cuatro toneladas a alrededor de una 

tonelada para 2050".

 

  El presidente del gobierno de España, el socialista José Luis Rodríguez 

Zapatero, reiteró su compromiso de cerrar gradualmente las centrales 

nucleares existentes y de no aprobar la apertura de ninguna nueva, e 

instruyó a los ministerios en esa dirección.

 

  Las autoridades españolas toman otras medidas para reemplazar las 

fuentes tradicionales de energía.

 

   El gobierno de Galicia, una de las 17 comunidades autónomas del país, 

desarrolla un plan que, de persistir, logrará para 2012 la producción de 

6.500 megavatios de electricidad de fuente eólica, equivalente a 95 por 

ciento del consumo de energía. En la actualidad, la generación eólica 

alcanza los 4.175 megavatios.

 

  En la licitación convocada para realizar la instalación de molinos de 

viento y las conexiones necesarias, se establece que quienes resulten 

adjudicatarios tendrán como prioridad "garantizar la protección y la 

conservación" de espacios protegidos "por su valor natural y ecológico".

 

  Por lo tanto, en los lugares de desarrollo eólico se deberá evitar la 

ocupación y transformación de espacios ambientalmente delicados.

 

  Además, en el caso de que fuera necesaria la ocupación de algunos de 

esos espacios, esa necesidad se deberá justificar "exhaustivamente".

 

   En ese eventualidad extraordinaria, las instalaciones previstas 

"deberán evitar la fragmentación de los ecosistemas y no cortar las áreas 

que actúan como corredores biológicos, manteniendo la continuidad 

ecológica de los sistemas fluviales, los bosques y los sistemas 

montañosos, conservando su funcionalidad".
 

(FIN/IPS/td/mj/wd en nr kp md/08)