MyCityLinked

Browse By

MyCityLinked

Indonesia se va y General Motors se convierte

CARACAS,  (IPS)  .– Indonesia dejó la Organización de Países 

Exportadores de Petróleo (OPEP), casi al mismo tiempo que la emblemática 

empresa trasnacional estadounidense General Motors decidió reducir la 

producción de camionetas y fabricar un auto eléctrico.

Por Humberto Márquez

 

"Quizá estamos ante el principio del fin del reinado del petróleo y de la 

OPEP, porque se está modificando la matriz energética mundial", dijo a IPS 

el ex gobernador de Venezuela ante el grupo y profesor de postgrado en 

Economía Petrolera, Elie Habalián.

 

  Indonesia se integró a la OPEP en 1962, dos años después de que ésta 

fuera creada, y era el único socio de Asia sudoriental, con una producción 

histórica superior a 1,5 millones de barriles (159 litros) por día, 

reducida esta década a menos de 900.000 unidades, mientras que su consumo 

supera 1,1 millones de barriles por jornada.

 

  Deja en la OPEP a sus compañeros de ruta durante décadas, que son 

Arabia Saudita, Argelia, Emiratos Árabes Unidos, Irán, Iraq, Kuwait, 

Libia, Nigeria, Qatar y Venezuela, y a los dos socios incorporados en 

2007, Angola y Ecuador. El grupo produce algo más de 30 millones de 

barriles diarios, que equivalen a 37 por ciento de la demanda mundial.

 

  "En estas nuevas circunstancias no tiene sentido pertenecer a la 

organización", dijo el ministro indonesio de Energía, Purnomo Yusgiantoro, 

y agregó que su país seguirá la búsqueda de petróleo y, en caso de 

hallarlo, solicitará reingresar a la OPEP.

 

  Aunque ha firmado cinco nuevos contratos con empresas extranjeras para 

exploración de petróleo y gas, y planea licitar otras 46 áreas, Indonesia 

es una muestra de las demoras en los acuerdos para nuevas inversiones 

mientras se agotan los viejos yacimientos.

 

  Varias veces esta década, alrededor del mundo, "las empresas no han 

invertido sino cuando ya era muy tarde, los países consumidores se han 

comido el colchón (el exceso de oferta con respecto a la demanda) y el 

mercado petrolero ha sido asaltado por los especuladores y fondos de 

inversión", opinó el consultor venezolano Evanán Romero.

 

  En ese contexto, los precios suben casi verticalmente –este viernes 

volvió a superar los 130 dólares por barril– mientras la búsqueda de 

nuevos yacimientos se hace cada vez más difícil y costosa. El mundo cuenta 

con 1.200 millones de barriles de reservas, según la firma trasnacional 

británica BP, 75 por ciento de los cuales están bajo el suelo de la OPEP.

 

  La edición de este mes de la revista estadounidense National Geographic 

plantea de nuevo la cuestión del agotamiento de la producción posible de 

petróleo, que era de un millón de barriles diarios hace un siglo y ya va 

por 85 millones. Mientras cada año la demanda crece 1,5 por ciento, el 

rendimiento de los yacimientos disminuye ocho por ciento.

 

  Expertos como James Mulva, presidente de la empresa trasnacional 

estadounidense ConocoPhillips, calculan que en 2030, en un "escenario 

alentador", se podrán producir 100 millones de barriles por día, pero la 

demanda será de 116 millones de unidades.

 

  La búsqueda de petróleo para llenar esa diferencia encuentra tropiezos 

como los de Indonesia, la declinación de la producción de México y del mar 

del Norte, y el estancamiento de Rusia, que habría alcanzado el año pasado 

su pico histórico, de poco más de nueve millones de barriles diarios.

 

  "Incluso Arabia Saudita hace seis años hablaba de obtener un potencial 

de producción de 20 millones de barriles diarios. Si desde entonces elevó 

su capacidad de 10 a 12 millones de unidades, ¿cuánto tiempo le llevará 

llegar a 20 millones?", se preguntó Habalián.

 

  Por contraste, "un barril sobre 70 dólares permite el ingreso, como 

competitivas, de las demás fuentes de energía y hacia allí se dirigen 

cuantiosas inversiones", agregó.

 

  Víctor Poleo, otro catedrático de Economía Petrolera, destacó a IPS 

que, precisamente, "con los ingresos provenientes de los actuales altos 

precios del petróleo es que las grandes corporaciones energéticas 

financian la mudanza de la matriz petrolera", que en su opinión se dirige 

a un nuevo aprovechamiento del carbón como combustible.

 

  Las cuatro mayores corporaciones petroleras del mundo, Exxon Mobil, 

Shell, British Petroleum y Texaco, obtienen entre 18.000 y 42.000 millones 

de dólares anuales en ganancias.

 

  Así, según Habalián, "petróleo habrá por unas cuantas décadas, pero su 

reinado lo va a ceder a una matriz energética diferente, sobre todo para 

el transporte, y allí es donde se inscriben los cambios dispuestos esta 

semana por la General Motors".

 

  El consorcio gigante automotor, del que se hizo popular en el siglo XX 

el aforismo "lo que es bueno para General Motors es bueno para Estados 

Unidos", decidió poco antes de su centésima asamblea anual de accionistas 

cerrar cuatro plantas (dos estadounidenses, una en Canadá y otra en 

México), lo cual implica despedir unos 10.000 empleados.

 

  Las cuatro plantas fabricaban sobre todo camionetas, 4×4 o todoterreno. 

El presidente ejecutivo de GM, Rick Wagoner, justificó la medida porque 

"desde comienzos del año, la economía y el mercado automotor 

estadounidenses se hicieron sensiblemente más difíciles".

 

  "Con precios del petróleo que van de récord en récord, las decisiones 

de los consumidores cambian rápidamente y son cambios que se convertirán 

en permanentes", explicó.

 

  La corporación podría incluso vender su marca Hummer, gran consumidor 

de gasolina y remedo civil de los Humvee que GM fabricó para el ejército 

estadounidense.

 

  GM producirá más autos pequeños y ahorradores, prometió para 2012 tener 

vehículos que empleen gasolina y electricidad y para fines de 2010 el 

lanzamiento del Chevrolet Volt, un auto compacto, con motor a baterías 

recargables 7.000 veces, es decir, con una vida útil de 10 años y una 

autonomía de 64 kilómetros, que puede extenderse a 600 si se usa el 

depósito de gasolina, y quizá también emplee etanol.

 

  "Antes de que se materialicen esos cambios en el modo de vida del 

consumidor en países industrializados, por una gasolina que cuesta más de 

cuatro dólares por galón (3,791 litros), ya la OPEP ha perdido 

protagonismo, robado por la bolsa. Es la especulación bursátil la que 

mueve los precios", comentó Habalián.

 

  "Más que hechos como el retiro de Indonesia, al fin y al cabo desde 

hace años un consumidor neto de petróleo, es la pérdida de su capacidad de 

garantizar la estabilidad del mercado lo que afecta a la OPEP. A pesar del 

chorro de dinero que ingresa a sus socios, el futuro del grupo luce más 

bien bastante sombrío", concluyó el experto.

(FIN/IPS/hm/dm/nr if tr/wd/08)