MyCityLinked

Browse By

MyCityLinked

La burbuja de precios puede estallar

CARACAS, (IPS)  – Los precios del petróleo llegaron esta semana a los 111 dólares por barril de 159 litros, impulsados por la debilidad de la divisa estadounidense. Pero esa burbuja no puede ser infinita y quizá estalle en el mediano plazo, apuntaron analistas.

 Por Humberto Márquez

"Estamos en presencia de una burbuja bursátil-petrolera", dijo a IPS el experto en geopolítica petrolera Elie Habalián. "Los precios pasaron en dos meses de alrededor de 90 a 110 dólares por barril, un alza mucho mayor que la real devaluación del dólar, que en el mismo período pasó de 1,46 a 1,56 unidades por euro."

   Esa burbuja "en algún momento será pinchada y va a explotar, con una drástica caída de precios en el mediano o largo plazo, y si la OPEP la alimenta crea cuchillo para su propia garganta", según Habalián, ex gobernador (representante) de Venezuela en la Organización de Países
Exportadores de Petróleo (OPEP).

   ¿Por qué? "Si usted está en un gobierno (petrolero) y recibe miles de millones de dólares cada día, está muy feliz y no ve más allá de sus narices, no capta que pagará el precio por ese efectivo más adelante", advirtió en una reciente conferencia en Madrid el jeque saudita Ahmed Zaki Yamani, director del centro de Estudios Globales de la Energía (CGES, por sus siglas en inglés), con sede en Londres.

   Yamani, durante décadas ministro de Petróleo de Arabia Saudita, dio
testimonio de primera mano de cómo, en los años 70, desde diversos cargos
en el gobierno de Estados Unidos, el ex secretario de Estado (canciller)
Henry Kissinger animó el alza en los precios del crudo, pero ello derivó
en pérdida de su influencia en el mercado por parte de la OPEP.

   "Hasta entonces, la OPEP tenía 70 por ciento de la oferta. Ahora tiene
30 por ciento y los productores fuera de la OPEP tomaron" la diferencia,
dijo Yamani, al relatar el surgimiento de nuevas zonas productoras en el
Mar del Norte y México.

   Como ya no hay nuevas grandes zonas donde explotar petróleo, argumentó
el jeque saudita, los altos precios estimulan esta vez la emergencia de
energías alternativas. "Pero el real cambio llegará el día en que pueda
usarse el hidrógeno a un precio razonable", sostuvo.

   Aún antes de que se aproxime esa perspectiva futurista, "los precios
serán impactados por las medidas que tomen Estados Unidos y el resto del
mundo para incidir sobre el problema de fondo, que es el déficit comercial
estadounidense", sostuvo Habalián.

   Ese déficit fue de 790.000 millones de dólares en 2007, tras exportar
bienes por 1,16 billones de dólares e importarlos por 1,95 billones, según
cifras del Departamento de Comercio en Washington.

   El debilitamiento de la moneda estadounidense  –disparado por la
crisis de pagos en el mercado inmobiliario, ante la cual Washington redujo
las tasas de interés y así indujo la devaluación de su moneda ante otras
divisas–  "llevó a los tenedores de dólares a refugiarse en el oro, tanto
el amarillo (la cotización de la onza, en récord, sobrepasó los 1.000
dólares) como el negro (el petróleo)", argumentó el experto.

   Mientras que el mundo demanda y consume unos 86 millones de barriles
por día, en los mercados de futuros, como "petróleo de papel", se transa a
menudo una cifra dos veces o más la correspondiente al consumo real,
inflando la burbuja.

   Incluso este viernes, tomas de ganancias hicieron retroceder el precio
del crudo West Texas Intermediate (WTI), el precio de referencia de
Estados Unidos, hasta cerca de 109 dólares por barril, en tanto el Brent
del Mar del Norte, el de Europa, bajó de los 107 dólares.

   Pero sólo en esta semana aumentaron unos cinco dólares como promedio,
según informó el Ministerio de Energía en Venezuela: el WTI pasó de 102,76
dólares a 108,41, y el Brent de 10,47 dólares a 105,12, y la cesta de 12
crudos de la OPEP, de 96,89 dólares a 100,56.

   Los socios del grupo son Angola, Arabia Saudita, Argelia, Ecuador,
Emiratos Árabes Unidos, Indonesia, Irán, Iraq, Kuwait, Libia, Nigeria,
Qatar y Venezuela.

   Para los países del Sur que son importadores netos de petróleo, "estos
altos precios son una verdadera tragedia, que contribuye a que sus pueblos
se vayan anarquizando y sus condiciones materiales de vida se hagan más
precarias".

   "La OPEP debería abordar este problema, sin condicionamientos políticos
a los beneficiarios, que no deben ser las víctimas de una ola de
especulación bursátil", sostuvo Habalián.

   El experto descarta que la solución esté en aumentar la oferta de
crudo. "El mercado está realmente abastecido y si la OPEP produce más
petróleo lo que va a lograr es inflar aún más la burbuja especulativa",
apuntó Habalián.

   El ministro de Energía venezolano Rafael Ramírez ha reiterado que, en
su opinión, el mercado está abastecido al punto de que la OPEP no debe
modificar su actual oferta –poco más de 30 millones de barriles diarios– 
durante un semestre.

   "Los precios están más allá de los fundamentos del mercado, debido a
aspectos como la devaluación del dólar y la situación de la economía de
Estados Unidos", dijo Ramírez.

   Para Luis Giusti, también del CGES, "de los más de 100 dólares por
barril hay unos 30 que son puramente algo financiero, de modo que si vamos
a los fundamentos (del mercado) estaríamos hablando de que el precio
debería ser de 70 a 75 dólares" por barril.

   Entre tanto, Venezuela comenzó a seguir los pasos de Irán y cotizó en
euros en vez de dólares varios de los recientes cargamentos que ha
despachado, informó José Suárez, de la firma especializada Petrofinanzas.

   Caracas y Teherán han planteado en la OPEP abandonar el dólar como
divisa de referencia e ir al euro o a una cesta de monedas.

   Aunque "conviene advertir que la economía estadounidense tiene
problemas, pero no está derrumbándose, y el fortalecimiento del euro
también en algún momento deberá detenerse. También los europeos necesitan
hacer competitivas sus exportaciones", subrayó Habalián.

(FIN/IPS/hm/mj/wd sl if nr/08)