MyCityLinked

Browse By

MyCityLinked

La larga marcha hacia el Fondo Mundial

MÉXICO,   (IPS)  – México aspira a recibir recursos del Fondo Mundial 

de Lucha contra el Sida, la Tuberculosis y la Malaria, pero para lograrlo 

tendrá que superar obstáculos institucionales.

Por Emilio Godoy

 

La principal valla es la conformación del Mecanismo Coordinador de País 

(MCP), el requisito más importante establecido por el Fondo para que un 

país pueda proponer un proyecto.

 

  El MCP surgió en julio de 2006 para coordinar la ejecución del proyecto 

a proponer al Fondo y está integrado por representantes de entidades 

gubernamentales, de cinco organizaciones no gubernamentales que trabajan 

con población vulnerable y de una institución académica.

 

  Pero "las organizaciones no están satisfechas con la representatividad 

y hasta ahora no se ha logrado un alcance nacional", dijo a IPS Anuar 

Luna, integrante del MCP por la Red de Personas que Viven con el Virus de 

Inmunodeficiencia Humana (VIH, causante del sida).

 

  "Modificamos los estatutos para tener una representación más diversa", 

indicó a IPS Jorge Saavedra, coordinador del Centro Nacional para la 

Prevención y el Control del VIH-Sida (Censida) y que también forma parte 

del MCP.

 

  Además, el MCP no logró estructurar el presupuesto del proyecto, lo que 

terminó por descarrillar el objetivo de presentarlo en la octava ronda de 

asignación de recursos, celebrada en julio por el Fondo Mundial, con sede 

en la ciudad suiza de Ginebra.

 

  El Fondo surgió en 2002, a sugerencia del Grupo de los Ocho (G-8) 

países más poderosos del mundo y de un conjunto de naciones africanas. 

Hasta ahora, ha comprometido 11.300 millones de dólares a más de 550 

programas en 136 países para apoyar intervenciones agresivas contra el 

sida (síndrome de inmunodeficiencia adquirida), la tuberculosis y el 

paludismo o malaria.

 

  Se trata de una alianza entre gobiernos donantes, organizaciones de la 

sociedad civil, el sector privado y entidades filantrópicas. El Banco 

Mundial es su administrador fiduciario.

 

  Por considerarlo un país de ingresos medios a altos, el Fondo puso 

duras condiciones para aceptar la postulación de México. Una de ellas es 

que sólo se admitirían proyectos destinados a grupos con una prevalencia 

de VIH superior a cinco por ciento, lo que restringe las opciones a los 

hombres que tienen sexo con hombres y a los usuarios de drogas 

inyectables.

 

  Pero el MCP aún no cuenta con un delegado de este último grupo. Según 

Saavedra, una ex usuaria de drogas inyectables ha mostrado interés en 

integrarse a la instancia multisectorial, y en las norteñas Tijuana y 

Ciudad Juárez, ciudades fronterizas con Estados Unidos, actúan varias 

organizaciones no gubernamentales dedicadas a esa población clave.

 

 Los hombres mexicanos que tienen sexo con hombres (como gays y 

bisexuales) muestran una prevalencia de VIH de 11 por ciento, seguidos de 

los usuarios de drogas inyectables, con seis por ciento, y de las 

trabajadoras sexuales, con dos por ciento.

 

  El deseo de México es presentar un proyecto de prevención por unos 50 

millones de dólares en la novena ronda, que se celebrará en octubre. Uno 

de los puntos serios del debate es qué entidad será la beneficiaria 

principal, encargada de manejar el aporte del Fondo Mundial.

 

  "Tiene que ser una organización no gubernamental, y para ello se va a 

convocar a un concurso público", indicó Saavedra.

 

  El subsecretario (viceministro) de Prevención de la Secretaría de 

Salud, Mauricio Hernández, sostuvo que "México tiene mucho interés en 

postular al Fondo Mundial".

 

  Los primeros casos de sida en México datan de 1983, casi todos 

contagios por transfusiones sanguíneas. En 1987 el gobierno prohibió el 

comercio de sangre y sus derivados para frenar el avance de la enfermedad.

 

  Entre 1983 y 1995 México registró 22.312 casos. El año pasado, 200.000 

personas tenían el virus, lo que puso a este país en el segundo lugar en 

América Latina después de Brasil, según el Programa Conjunto de las 

Naciones Unidas sobre el VIH/Sida. El año pasado hubo 4.882 decesos 

ocasionados por enfermedades asociadas al virus.

 

  El MCP no es la única instancia que ha marchado a trompicones en 

México. El Consejo Nacional para la Prevención y el Control del Sida 

(Conasida), órgano que también reúne al gobierno y a la sociedad civil, no 

se ha reunido este año, lo que Hernández atribuyó a la intensidad de los 

preparativos de la XVII Conferencia Internacional sobre el Sida, que 

comenzará este domingo en México.

 

  El gobierno destinó en 2007 más de 262 millones de dólares a la 

atención médica y casi 80 millones de dólares para acciones de prevención. 

Para este año, la administración federal espera emplear más de 300 

millones de dólares en tratamientos antirretrovirales. En 2008, unos 

50.000 pacientes recibirían esa terapia que ayuda a prolongar la vida.

 

  En América Latina, el Fondo Mundial apoya a países como Ecuador y Perú, 

y recientemente sumó a Honduras en su lista, al acordar la entrega de 47 

millones de dólares. (FIN/IPS/eg/dcl/la he sd md mx sl/08)