MyCityLinked

Browse By

MyCityLinked

Laboratorios protestan por apertura de mercado

MÉXICO,  (IPS)  – La industria farmacéutica asentada en México, que 

al amparo de normas consideradas proteccionistas creció hasta convertirse 

en la más poderosa de América Latina, advierte que la libre importación de 

medicinas dispuesta por el gobierno expondrá a la población a "una posible 

catástrofe sanitaria".

Por Diego Cevallos

 

Las nuevas disposiciones, que permiten ingresar medicamentos desde 

cualquier país sin que el laboratorio responsable de la compra tenga 

necesariamente una planta en México, un requisito que se mantuvo por 

décadas, traerán consecuencias negativas e "imprevisibles", señaló este 

miércoles la Asociación Farmacéutica Mexicana en un comunicado.

 

  También aseguró que esa decisión pone en riesgo 40.000 empleos directos 

y unos 200.000 indirectos.

 

  El llamado "requisito de planta", eliminado el 5 de este mes por el 

gobierno conservador de Felipe Calderón, alentó en su momento el 

crecimiento de la industria farmacéutica de capitales de origen local y 

transnacional al impedir la competencia de laboratorios que no tenían 

instalaciones en el país.

 

  La venta anual de medicamentos llega en la actualidad a los 9.000 

millones de dólares en México, lo cual lo convierte en el mercado más 

grande de América Latina. En este país, con 104 millones de habitantes, 

funcionan 224 laboratorios que pertenecen a 200 empresas, 46 de ellas son 

corporaciones de capitales mayoritariamente extranjeros.

 

  "En su momento, el requisito de planta fue un incentivo para que las 

compañías farmacéuticas invirtieran en México. Estaban protegidas y nadie 

más podía competir, pero eso tenía que terminar tarde o temprano", explicó 

a IPS Héctor Bolaños, presidente de la Asociación de Fabricantes de 

Medicamentos de Libre Acceso (que no requieren receta médica).

 

  El gobierno de Calderón eliminó el requisito tras constatar que por 

falta de competencia los laboratorios locales vendían en el país 

medicamentos más caros que los ofertados en el extranjero.

 

  Por ejemplo, en materia de antirretrovirales, esenciales para combatir 

el virus de inmuno deficiencia humana (VIH), que produce el sida, los 

costos locales de esas medicinas son dos o tres veces mayores al promedio 

observado en otros países en desarrollo.

 

  "El derecho de planta correspondió a una etapa, pero con la 

globalización y la creciente apertura de mercados tenía que terminar. 

Ahora el reto es que la autoridad pueda hacer frente al control sanitario 

de las importaciones", señaló Bolaños.

 

  La Asociación Farmacéutica Mexicana sostiene que "la importación 

indiscriminada de medicamentos de cualquier parte del mundo", rebasará la 

capacidad de control y supervisión de la Secretaría (ministerio) de Salud, 

por lo cual, a su entender, podrían ingresar al país medicinas peligrosas 

y así causar "una catástrofe sanitaria".

 

  Las firmas farmacéuticas pidieron al gobierno derogar la nueva 

normativa. Además, dijeron que la apertura pone en riesgo su planta 

laboral, que afirmó "recibe sueldos y prestaciones muy por encima de lo 

estándares nacionales".

 

  Miguel Toscano, jefe de la estatal Comisión Federal para la Protección 

contra Riesgos Sanitarios, encargada de vigilar la calidad de las 

medicinas, aclaró que la nueva norma se aplicará en un período de dos años 

y que en ese plazo la entidad aumentará exponencialmente su capacidad de 

control.

 

  Según indicó, con la libre importación, los consumidores observarán que 

llegarán a México medicinas, que ahora cuestan entre 30 y 40 dólares, a 

precios menores a los seis dólares.

 

  El funcionario aseguró que el requisito de planta es una medida que ya 

no mantiene "casi ningún país".

 

  Los cambios introducidos por el gobierno al llamado Reglamento de 

Insumos para la Salud indican que para importar medicinas se requiere 

presentar los permisos sanitarios expedidos por el país de origen. Toscano 

indicó que las autoridades realizarán periódicas visitas a las plantas 

desde donde vengan las medicinas.

 

  En el futuro próximo van a llegar a México medicinas genéricas de India 

e Israel, que son de buena calidad y mucho más baratas, vaticinó el 

funcionario.

 

  La nueva reglamentación establece que la libre importación, siempre 

previa autorización, está vigente desde el día 5 para el caso de los 

antirretrovirales para atender a los pacientes de sida (síndrome de 

inmunodeficiencia adquirida).

 

  En seis meses más estará operativa para vitamínicos, vacunas, sueros, 

hemoderivados, antitoxinas, hormonales de origen biológico, medicamentos 

homeopáticos y medicamentos herbolarios. Y dentro de 12 meses para 

medicamentos biotecnológicos y biológicos.

 

  También en 18 meses más se abrirá la importación de medicamentos que 

contengan estupefacientes o psicotrópicos y otros de libre acceso, 

mientras que dentro de dos años lo hará el resto de los fármacos usados en 

el país.

 

  "A diferencia de algunos colegas de la industria, nosotros creemos que 

las firmas farmacéuticas que operan en México están en capacidad de 

competir y hasta exportar y que la apertura debe verse como una nueva 

oportunidad", dijo el presidente de la Asociación de Fabricantes de 

Medicamentos de Libre Acceso.

 

  La organización no gubernamental Médicos Sin Fronteras recomienda 

evitar restricciones a la importación de medicamentos genéricos para así 

acceder a mejores precios.

 

  Pero Ricardo Romay, presidente de la Asociación Mexicana de 

Laboratorios Farmacéuticos, que agrupa a 59 firmas nacionales, advierte 

que la "medida pone en riesgo la seguridad sanitaria, sin tener ninguna 

evidencia de que va a tener el resultado que pretenden".

 

  A su entender, "no hay evidencia en alguna que demuestre que esto va a 

bajar los precios".

 

  México es un buen mercado para el sector farmacéutico, por su perfil 

poblacional. En 1970, los mayores de 65 años representaban cuatro por 

ciento de la población, mientras que en 2025 serán 15 por ciento y la 

expectativa de vida se elevará a 81,6 años para las mujeres y a 76,8 para 

los hombres.

 

  Las empresas farmacéuticas saben que, a mayor edad, mayor demanda de 

servicios de salud y consecuentemente de medicamentos.

(FIN/IPS/dc/dm/he ip wt/wd mx sl la/08)