MyCityLinked

Browse By

MyCityLinked

Los Críticos del TLC con Colombia Hacen Caso Omiso de los Hechos

“En conversaciones sobre el Tratado de Libre Comercio con Colombia, algunos miembros del Congreso han expresado inquietud sobre las condiciones en Colombia. El Presidente Uribe ha abordado dichos asuntos. Ha abordado la violencia al desmovilizar a decenas de miles de líderes y combatientes paramilitares. Ha abordado los atentados contra los sindicalistas al aumentar los fondos para la fiscalía, establecer una unidad de fiscales independientes y crear un programa especial que protege a los sindicalistas. …Si esto no es suficiente para ganarse el respaldo de Estados Unidos, ¿qué lo es? El Presidente Uribe ha hecho todo lo que se le ha pedido. Aunque Colombia aún se esfuerza por mejorar, el progreso es innegable y merecedor de nuestro respaldo".

– Presidente George W. Bush, 7/4/08

La presidenta de la Cámara de Representantes Pelosi también ha dejado en claro que está usando este acuerdo como una maniobra política, al decir "si estás es una conversación con alguien y ellos tienen todas las cartas, no es probable que tengas las de ganar’, Pelosi les dijo a los periodistas posteriormente. ‘Ahora nosotros tenemos la ventaja’". ("House Gives Leaders Power To Stop Fast-Tack Clock", The Politico, 10/4/08)

Este acuerdo comercial es demasiado urgente y hay demasiado en juego en materia de seguridad nacional para que el Congreso pierda el tiempo con politiquería con esta votación. El Congreso debe avanzar con el tratado de libre comercio con Colombia y aprobarlo lo antes posible.

El presidente del Comité de Medios y Arbitrios de la Cámara de Representantes Charlie Rangel trata de justificar la decisión de retrasar la votación en dicha cámara afirmando que el Presidente Bush "’se olvidó’ de consultar con su panel antes de redactar el propuesto pacto con Colombia. ‘Démosle a la Cámara de Representantes más tiempo para facilitar una atmósfera que permita que los miembros conozcan el contenido de la propuesta’". (Alexander Bolton, "House Adopts Rule Freezing Colombia Trade Deal," The Hill, 11/4/08)

Durante más de un año, el Presidente Bush y su gobierno se han comunicado con los líderes de la Cámara de Representantes y el Senado con el fin de trazar una vía que cuente con la aprobación de ambos partidos para considerar el acuerdo. El poder ejecutivo ha realizado más de 400 consultas, reuniones y llamadas sobre el acuerdo, encabezado viajes a Colombia para más de 50 miembros del Congreso y trabajado estrechamente con líderes del Congreso de ambos partidos.

El poder ejecutivo ha tenido por lo menos 27 reuniones o llamadas con los líderes demócratas.

La presidenta de la Cámara de Representantes propone ayuda adicional para la economía de Estados Unidos, sin reconocer que su decisión de bloquear el acuerdo comercial debilita la economía de Estados Unidos y aísla a los trabajadores estadounidenses de empleos y oportunidades en todo el mundo. Pelosi: "De hecho, deberíamos hacer más por nuestra propia economía antes de aprobar otro acuerdo comercial”. (Nicole Gaouette, "U.S.-Colombia Free Trade Agreement Put On Hold", Los Angeles Times, 11/4/08)

Según el secretario de Comercio Carlos Gutiérrez, desde que se suscribió el acuerdo comercial hace más de 500 días, "los exportadores estadounidenses han pagado más de $1,000 millones en aranceles. …Sin este tratado, las empresas, los trabajadores y agricultores estadounidenses tienen mucho que perder". (Sesión informativa por secretarios de gabinetes, la Casa Blanca, 9/4/08)

Además, la American Farm Bureau calcula que una vez que se implemente el acuerdo plenamente, la agricultura estadounidense tendrá beneficios anuales de $690 millones, generando $1,800 millones adicionales en actividad económica y casi 9,000 empleos en Estados Unidos.

La Presidenta de la Cámara de Representantes Nancy Pelosi dice que no se ha progresado suficiente: "Nos preocupa la violencia contra los sindicalistas, los organizadores de trabajadores en Colombia, y queremos ver que se progrese en ese sentido". (Nancy Pelosi, conferencia de prensa semanal, Washington, D.C., 13/3/08)

Los homicidios contra sindicalistas han bajado de aproximadamente 200 en el 2001 a menos de 40 en el 2007, según el Ministerio de Protección Social de Colombia y la Escuela Nacional Sindical. En respuesta a inquietudes sobre atentados contra sindicalistas, el Presidente Uribe creó una unidad independiente de fiscales y un programa especial para proteger a los activistas laborales. Hoy en día, aproximadamente 1,950 sindicalistas están recibiendo protección con el programa del Ministerio del Interior y Justicia de Colombia.

Los demócratas en el Congreso se rehúsan a reconocer el progreso significativo en Colombia. "Creemos que primero debe haber pruebas concretas de resultados sostenidos en el terreno en Colombia, y los miembros del Congreso continuarán trabajando con todas las partes interesadas para lograr este fin antes de considerar cualquier TLC". (Nancy Pelosi, Steny Hoyer, Charlie Rangel y Sander Levin, declaraciones sobre el comercio, 29/6/07)

Con el liderazgo del Presidente Uribe, Colombia ha sido un socio firme y capaz en la lucha contra las drogas, el crimen y el terrorismo. Según el Ministerio de Defensa de Colombia, desde el 2002, los secuestros se han reducido en 83 por ciento, los ataques terroristas se han reducido en 76 por ciento y los asesinatos se han reducido en 40 por ciento.

Colombia ha establecido una presencia policial en cada una de sus 1,099 municipalidades.

El gobierno colombiano continúa combatiendo el narcotráfico, que proporciona financiamiento a grupos armados ilegales. Estos esfuerzos sacaron de circulación 500 toneladas métricas de cocaína tan sólo en el 2006, privando a grupos terroristas de cientos de millones de dólares para comprar armas y organizar ataques. Además, el gobierno colombiano ha extraditado a más de 600 narcotraficantes y terroristas a los Estados Unidos durante los últimos cinco años.