MyCityLinked

Browse By

MyCityLinked

Los golpes no sólo vienen de Wall Street

 

 

 

 

BOGOTÁ,   (IPS)  – El nuevo colapso del centro financiero mundial es 

recibido en Colombia con temor por los efectos sobre la economía local, 

aunque algunos consideran que no será muy fuerte por estar más "sana" que 

en anteriores crisis. Ya se sabe que la peor parte la llevarán los pobres, 

y no sólo por cuenta de Wall Street.

Por Constanza Vieira

 

La Bolsa de Valores de Colombia cayó 2,36 por ciento el lunes, aunque los 

expertos advirtieron que cerró antes de conocerse el rechazo de la Cámara 

de Representantes de Estados Unidos al plan de salvataje propuesto por el 

gobierno de George W. Bush para la banca de inversiones de su país, que 

está en caída libre, y cuando la debacle de Wall Street apenas se estaba 

dibujando.

 

  Este martes se recuperó para cerrar el Índice General de la Bolsa de 

Colombia (Igbc) en 9.248,46 unidades.

 

  En ese marco, la cotización del dólar llegó a 2.172,72 pesos (moneda 

colombiana) por unidad, 69,1 pesos más que el viernes, y se espera que 

este martes suba aún más para bordear los 2.200 pesos, pues los 

inversionistas de bolsa tendieron a cambiar valores bursátiles por moneda 

extranjera. Este martes el promedio fue de 2.185,33 pesos y frente a los 

2.174,62 pesos de la Tasa Representativa de Mercado que elabora el Banco 

de la República (central).

 

  Mientras, el banco Wachovia, el cuarto más grande de Estados Unidos y 

absorbido el lunes por el Citigroup, es muy utilizado por el sistema 

financiero colombiano para cuentas de compensación en operaciones de 

comercio exterior y otro tipo de cuentas de inversión en el país del 

Norte.

 

  De este modo el Citibank se convierte en el principal proveedor de 

servicios financieros en Colombia.

 

  Según el principal diario económico de este país, La República, el 

sistema bancario local

cuenta con "provisiones suficientes", y las entidades financieras locales 

"son más ricas que hace algunos años".

 

  Alrededor de 65 por ciento del sistema financiero es totalmente 

colombiano, agrega, lo cual "blinda temporalmente" a este país andino de 

un coletazo proveniente de Estados Unidos.

 

  Sin embargo, el Banco de Bogotá ofrece sus acciones en la Bolsa de 

Valores de Nueva York, ubicada en la calle Wall Street, y últimamente 

también lo hace la Empresa Colombiana de Petróleos (Ecopetrol), de capital 

mixto.

 

  El presidente de Colombia, el derechista Álvaro Uribe, compartió el 

optimismo de La

República al considerar que el país está blindado ante la actual crisis, 

debido a medidas tomadas por su gobierno.

 

  Colombia acumuló para agosto reservas internacionales por 23.650,9 

millones de dólares. En cuanto al desempeño de la economía, el 

Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE) indica que el 

crecimiento en la primera mitad del año fue de 4,1 por ciento, respecto de 

igual lapso de 2007.

 

  Uribe entiende que el tropezón de Wall Street, cuyo índice industrial 

Dow Jones registró en la víspera su peor performance en la historia al 

caer 777,68 puntos porcentuales, "es por falta de haberle puesto riendas, 

en el momento oportuno, al capital especulativo". La bolsa neoyorquina se 

recuperó este martes y cerró con 465 puntos de ganancia.

 

  Sin embargo, para el senador Gustavo Petro, del izquierdista Polo 

Democrático Alternativo, más de 10 por ciento de las reservas 

internacionales de Colombia estarían en "alto riesgo", debido a que su 

administración pasó a manos privadas.

 

  "Más de 2.500 millones de dólares de las reservas del país se han 

depositado en bancos y fondos de altísimo riesgo, la mayoría hoy a punto 

de quebrar si no hay un salvamento por parte del gobierno de Estados 

Unidos", expresó este martes.

 

  Petro advirtió que es "de mayor gravedad" el riesgo de los fondos de 

pensiones, también privatizados y sin regulación adecuada, "y aunque 

asegurados, las empresas aseguradoras también están en la perspectiva de 

la quiebra mundial", añadió.

 

  Por su parte, la presidenta de la Asociación Bancaria, María Mercedes 

Cuéllar, se declaró a la expectativa de los acontecimientos, ver el modo 

en que se desarrollan las distintas instancias en Estados Unidos, en 

particular la nueva discusión del plan de salvataje que posiblemente hará 

el Congreso de ese país el jueves próximo.

 

  Armando Montenegro, ex presidente de la Asociación Nacional de 

Instituciones Financieras y ex director alterno del Banco Mundial, 

pronosticó para Colombia menos crédito externo, reducción de inversiones 

financiadas mediante crédito, debilitamiento de la moneda local, 

incremento de la calificación riesgo país y pérdida de valor en una serie 

de inversiones.

 

  También "el desempleo y el subempleo aumentarán en forma 

significativa", según el analista. Este martes el DANE reportó que el 

trimestre junio-agosto la desocupación promedio fue de 11,5 por ciento de 

la población económicamente activa, frente a 11 por ciento del mismo 

periodo del año anterior. El subempleo puede rondar 35 por ciento, aunque 

no hay aún datos precisos.

 

  La lógica detrás del vaticinio sobre el aumento del desempleo, según 

expertos, reside en que en las crisis sobran los trabajadores. Los 

empresarios bajan las inversiones y vienen los despidos, y más exigencia 

de trabajo por menos paga.

 

  Además, en tiempos de crisis los inmigrantes en los países ricos son 

vistos más que nunca como personas non grata. Actualmente residen en el 

exterior unos cuatro millones de colombianos, según la cancillería. La 

mayoría se marchó por móviles económicos a partir de los problemas 

financieros del país de fines de los años 90.

 

  Muchos de esos emigrantes estarían a punto de retornar al país, debido 

a las medidas restrictivas para indocumentados impuestas en la Unión 

Europea. Según el Banco de la República, en 2007 entraron a Colombia como 

remesas de dinero de emigrantes 4.492,6 millones de dólares.

 

  Las crisis financieras afectan, ante todo, a los más pobres, recordó el 

experto en temas de pobreza Alfredo Sarmiento, director del Informe de 

Desarrollo Humano (IDH) propiciado por el Programa de las Naciones Unidas 

para el Desarrollo y el estatal Departamento Nacional de Planeación.

 

  Sarmiento cree que probablemente el Congreso estadounidense llegue 

finalmente a un acuerdo respecto del plan de salvataje del sector 

financiero, "porque si no, se les cae el sistema", y entonces "viene una 

depresión". "Y en la depresión todo se hace más caro y el desempleo 

aumenta", advirtió ante la consulta de IPS sobre los efectos de esta 

crisis en el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo para el Milenio 

fijados en la Organización de las Naciones Unidas.

 

  Pero Sarmiento apunta a que "hay un problema previo al de Wall Street, 

que es el del costo de los alimentos. Y eso puede traer fuertes problemas 

con la pobreza", añadió.

 

  Colombia pasó de ser exportador de alimentos a importador, y sustituye 

paulatinamente esos cultivos por los de agrocombustibles, que resultan más 

rentables y reciben subsidios.

 

  El DANE indicó que el incremento general de precios fue de 7,18 por 

ciento en los 12 meses concluidos en junio, en tanto que el de los 

alimentos fue en promedio 11,98 por ciento.

 

  Pero "la variación de precios para los hogares de bajos ingresos fue de 

14,18 por ciento" especificó Sarmiento, "casi el doble del crecimiento de 

todos los precios". En cambio, el salario mínimo aumentó desde enero, y 

con vigencia para todo el año, sólo 6,41 por ciento.

Los artículos que más se encarecieron son precisamente los que los pobres 

más consumen.

 

  En Colombia, cerca de la mitad de los hogares son pobres y reciben la 

sexta parte del ingreso del país.

 

  Sarmiento define la pobreza extrema como "el ingreso necesario para que 

las personas puedan adquirir los alimentos para asegurar la nutrición 

mínima".

 

  Informes del DANE dan cuenta que 14 por ciento de los colombianos eran 

pobres extremos en 2005. Aunque esa entidad cambió la metodología 

estadística y aún no ha dado a conocer cifras actualizadas, para Sarmiento 

la anterior conjunción de datos lleva a concluir que la pobreza en 

Colombia "ha aumentado mucho", aún sin crisis financiera estadounidense.

 

  En todo caso, está de acuerdo en que "lo más probable es que nos va a 

tocar un coletazo".

 

  "Toda la órbita del dólar va sufrir, pero una de las características de 

esta crisis, que ya lleva dos años, es que América Latina se ha defendido 

un poco mejor", matizó, debido a la gran demanda de sus productos desde 

China e India.

 

  Por cierto, "parte de la crisis de alimentos favorece a los 

productores", aunque "como grupo social va en contra de los pobres", 

resumió.

 

  "Como consecuencia, el costo del dinero va a ser mucho más alto, en 

especial para la construcción, que va a ser el mayor problema", agregó.

 

  Mientras Wall Street reportaba la peor caída de puntos en la historia, 

la Cámara de

Representantes de Estados Unidos aprobó la extensión por un año de las 

preferencias arancelarias para Colombia y otros países andinos, conocida 

como Atpdea por sus siglas en inglés.

 

  Aunque queda aún pendiente que el Atpdea se apruebe en el Senado, la 

noticia pareció un respiro, sobre todo para los pequeños y medianos 

empresarios. Pero su impacto pende ahora de la capacidad de pago de los 

clientes estadounidenses de estos cuatro países.

 

  El mismo lunes, la Superintendencia Financiera, organismo de control de 

Colombia, reportó 8.600 millones de pesos (poco más de cuatro millones de 

dólares) de ganancias acumuladas para el sector, entre enero y agosto, 

equivalentes a 24,2 por ciento respecto de igual periodo de 2007. El mismo 

guarismo en julio fue de 5.300 millones de pesos (unos 2,5 millones de 

dólares).
 

(FIN/IPS/cv/dm/if ip dv/cb sl la na/08)