MyCityLinked

Browse By

MyCityLinked

Los nubarrones de 2009

 

 

        Por Thelma Mejía


TEGUCIGALPA,  (IPS)  .-El panorama económico de

Honduras no pinta nada bien para 2009. Este país

no logró firmar una nueva carta de intención con

el FMI y se prevé una desaceleración del

crecimiento del producto a causa de la crisis

mundial, entre otras razones, según expertos consultados por IPS.

 

   En sus tres años de gestión, el gobierno del

presidente Manuel Zelaya no ha podido suscribir

con el FMI (Fondo Monetario Internacional) un

nuevo convenio, lo que dificulta su acceso a otras fuentes de créditos.

 

   Hasta ahora, las relaciones con el organismo

se habían restringido a acuerdos "stand by", es

decir con condicionamientos como el control del

gasto público, racionalización de subsidios,

reducción del aparato estatal, mayor transparencia y rendición de cuentas.

 

   Honduras carece hasta ahora de un plan de

contención ante los efectos de la crisis

económica mundial, aunque las autoridades auguran

que el impacto no "será mortal".

 

   Contra toda lógica, Zelaya anunció el 23 de

diciembre un incremento del salario mínimo de 157

a 289 dólares mensuales a partir del 1 de enero,

excepto en las maquilas (zonas francas de

procesamiento de exportaciones), a las que dejó

en libertad de negociar con sus obreros.

 

   El gobierno aumentó el sueldo mínimo por

decreto, pues no llegó a un acuerdo entre obreros

y empresarios, como establece la legislación laboral.

 

   Según el presidente Zelaya, el incremento

"rompe paradigmas porque obliga a la oligarquía

empresarial a empezar a pagar lo justo". Sin

embargo, agregó: "Soy consciente que se debe nivelar aún más."

 

   "Éste es el gobierno de las grandes

transformaciones sociales, comprometido con los pobres", sostuvo.

 

   Mientras los sindicatos recibieron el anuncio

con algarabía, los empresarios pusieron el grito

en el cielo y anunciaron despidos masivos para

2009, además de aumentos de precios.

 

   "Nosotros no nos oponemos a un salario digno,

pero creemos que debió ser concertado", dijo a

IPS Guillermo Matamoros, analista financiero del

Consejo Hondureño de la Empresa Privada (Cohep).

 

   Matamoros advirtió que la medida les fue

impuesta de manera inconsulta. "Debimos ser

consultados. Parece que el gobierno se olvida que

estamos a las puertas de una recesión que ya nos está afectando", se 

lamentó.

 

   "Los sectores más golpeados con esta medida

demagógica y populista son la mediana y pequeña

empresa, a las que se les niega el derecho a

crecer y a competir", indicó. "Sólo este año, más

de 15.000 personas han sido despedidas, sobre

todo en las maquilas. Imagínese lo que se viene

para el 2009

Los despidos son inevitables."

 

   "Esta decisión nos va a golpear", dijo a IPS

Elmer Sierra, mediano productor de camarón del

sur de Honduras. "No hay fondos para incentivar

la producción. El precio del camarón ha caído y

en los bancos lo único que le comunican a uno son

los aumentos de los intereses. He hecho cuentas

para evitar despidos, pero no me salen."

 

   Ela Ochoa, propietaria de una pequeña clínica

en el sureste de Tegucigalpa, tiene tres

empleadas, a quienes paga salarios superiores al salario mínimo.

 

   "Con el nuevo incremento las cuentas no me

dan. Debo despedir a una, y me duele porque son

madres solteras. Todas las noches hago números

pero el gobierno no me deja otra opción, pues

además del incremento hay que pagar también

derechos adquiridos por la ley", acotó.

 

   Organizaciones de empresas privadas

anunciaron el 29 de diciembre que en las próximas

semanas impugnará el decreto del gobierno ante la Suprema Corte de 

Justicia.

 

   La ministra del Trabajo, Mayra Mejía,

calificó a los demandantes de "avorazados"

(voraces) y "explotadores". En tanto,

sindicalistas anunciaron que saldrán a las calles

para apoyar el aumento de salarios.

 

   La crispación suscitada en torno del salario

mínimo no es buena "ni pinta nada bien para el

país", dijo el economista y profesor

universitario Julio Raudales. "Esto es sólo un

ingrediente más del panorama de oscuros

nubarrones que se nos vienen en materia económica

y fiscal, producto de acciones internas erráticas

y de la crisis global", añadió.

 

   Raudales consideró que los aumentos de

salarios y subsidios asignados en 2008 por el

gobierno a grupos gremiales y de agricultores,

entre otros, carecieron de "un enfoque racional".

 

   "Sólo reflejan lo mal que andan nuestras

finanzas. Todo indica que los hondureños no hemos

aprendido a ahorrar en época de bonanza y

seguimos despilfarrando el dinero a lo loco", advirtió.

 

   La Comisión Económica para América Latina

(Cepal) estimó que el producto interno bruto de

Honduras habrá crecido apenas 3,8 por ciento en

2008 y dos por ciento en 2009, en contraste con

el 6,3 por ciento estimado cuando comenzó el actual gobierno, en 2006.

 

   La agencia de la Organización de las Naciones

Unidas (ONU) prevé, además, una caída en los

ingresos por remesas desde el exterior, por

turismo y por exportaciones no tradicionales.

 

   A su vez, el Banco Centroamericano de

Integración Económica (BCIE) pronosticó un

crecimiento del déficit fiscal, una caída de la

inversión extranjera y una fuerte presión sobre las reservas 

internacionales.

 

   Edwin Araque, presidente del estatal Banco

Central de Honduras, dijo a IPS que esos

pronósticos son "algo fatales y no es tan así".

"La crisis mundial no nos golpeará tanto. Estamos

pensando acciones anticíclicas frente a la crisis", sostuvo.

 

   En cambio, Raudales afirmó que el gobierno

peca de "cándido" al hablar de medidas anticíclicas.

 

   Según los informes internacionales, los

países preparados para afrontar la crisis "porque

ahorraron en los tiempos de bonanzas son Chile,

Brasil y México, en tanto Honduras, Nicaragua,

Argentina, Ecuador y Venezuela, tendrán que pagar

las consecuencias" de sus gastos.

 

   Hace cinco años, la deuda externa de

Honduras, de más de 4.000 millones de dólares,

fue condonada, pero según Mauricio Díaz,

coordinador del no gubernamental Foro Social de

la Deuda Externa, todo indica que ese monto ha

"sido remontado" por el actual gobierno.

 

   El Foro alertó que el nivel de endeudamiento

"puede ser similar o mayor a lo perdonado".

"Estamos mal, y el mayor endeudamiento ahora es

interno", comentó Díaz a IPS. (FIN/IPS/tm/mj/la if fm sl/09)