MyCityLinked

Browse By

MyCityLinked

Los pobres en más riesgo que nunca

 

 

Por Adrianne Appel


BOSTON, Estados Unidos,  (IPS)  – La crisis financiera y económica 

internacional pone a los pobres en especial riesgo, incluso en Estados 

Unidos, alertó el Fondo Monetario Internacional (FMI).

 

"Ahora pronosticamos que la economía global prácticamente se detendrá", en 

2009, dijo el economista jefe del organismo multilateral Olivier Blanchard

 

  El FMI divulgó su último informe mientras los líderes del Norte 

industrializado y representantes de las mayores compañías se reúnen en el 

balneario suizo de Davos para el Foro Económico Mundial, y activistas, 

indígenas y representantes de la sociedad civil en general se encuentran 

en la nororiental ciudad brasileña de Belém para el Foro Social Mundial.

 

  El organismo multilateral predijo que la economía global crecerá apenas 

0,5 por ciento en 2009, contra 3,8 por ciento en 2008. Será el menor 

crecimiento en 60 años.

 

  Según la Organización Internacional del Trabajo, entre 30 y 50 millones 

de empleos en todo el mundo se perderán si la recesión continúa durante el 

año.

 

  Estados Unidos es hogar de decenas de millones de pobres y personas de 

bajos ingresos, y están especialmente en riesgo ahora.

 

  En Boston, en el nororiental estado de Massachusetts, ahora es 

invierno, y las temperaturas permanecen debajo de los 0 grados centígrados 

durante tres meses o más.

 

  "Hay un riesgo de muerte aquí sin calor", dijo a IPS el vicepresidente 

ejecutivo de la agencia Acción para el Desarrollo Comunitario de Boston 

(ABCD), John Drew. Esta agencia ayuda a miles de familias a pagar sus 

cuentas de energía para que puedan estar abrigados en el invierno.

 

  ABCD asiste a 80.000 pobres en Boston, ciudad de 600.000 habitantes en 

una zona conocida por ser centro de la biotecnología, las finanzas y de 

varias universidades. Muchas personas trabajan a tiempo completo, pero no 

ganan lo suficiente como para poder pagar alimentos, alquiler, 

calefacción, atención médica y ropa, dijo Drew.

 

  Según el Departamento de Agricultura, 36 millones de personas en 

Estados Unidos en 2007 no recibieron salario suficiente como para comprar 

los alimentos que necesitaban.

 

  Esto incluye a personas que trabajan en empleos poco remunerados en 

hoteles y restaurantes de Boston. La industria de servicios emplea a 14 

millones de personas en todo Estados Unidos, que ganan un salario escaso, 

según la Oficina de Estadísticas Laborales.

 

  Ante la recesión, ABCD asiste a muchas personas más que lo habitual, 

con alimentos, refugios y calefacción.

 

  "Ayudamos a 15.000 personas con combustible (para calefacción) el 

invierno pasado. Este año ya tenemos 20.000", cuando faltan aún dos meses 

para que termine el invierno boreal, indicó.

 

  "Tenemos a personas que llegan por primera vez. No hay empleos. Y en un 

momento en que las personas van al gobierno estadual para que los ayude, 

éste reduce los servicios", afirmó.

 

  Massachusetts está entre varios de los estados que están en graves 

problemas financieros como resultado de la recesión o sus pobres 

inversiones. ABCD, como otras organizaciones de ayuda, depende de fondos 

estaduales para sobrevivir. Ahora esta agencia teme ver reducidos sus 

recursos.

 

  La economía mundial fue arrastrada por una pérdida de 2,2 billones en 

el sector financiero, señaló el FMI. Estas pérdidas se produjeron 

especialmente al estallar la burbuja de especulaciones de bancos 

estadounidenses y europeos con activos inmobiliarios.

 

  Estados Unidos y otros países de Europa entregaron miles de millones de 

dólares a los bancos afectados para impedir su colapso. Pero, a pesar de 

estos fondos, las instituciones bancarias más importantes son ahora más 

renuentes a realizar préstamos y toda la economía de crédito y el comercio 

se enlentecieron.

 

  Unos 2,6 millones de estadounidenses perdieron sus empleos en 2008, y 

decenas de miles más fueron despedidos en enero.

 

  El desempleo en este país afecta a 7,2 por ciento de la población 

económicamente activa, siendo los más afectados los jóvenes negros sin 

título universitario, y especialmente los que habitan en el norteño estado 

de Michigan, donde la industria automotriz despidió a miles de 

trabajadores.

 

  Los consumidores no gastan y los precios comienzan a caer, lo que 

provoca temores de una deflación.

 

  El presidente Barack Obama calificó de "peligrosa" la situación, y 

redactó una ley de estímulo económico por 819.000 millones de dólares, 

aprobada por 244 contra 188 votos en la Cámara de Representantes el 

miércoles.

 

  Ningún representante del opositor Partido Republicano apoyó el 

proyecto, que ahora deberá ser ratificado por el Senado para que lo firme 

Obama.

 

  "No tenemos tiempo que perder", dijo el mandatario el miércoles.

 

 

(FIN/IPS/traen-rp/aa/ks/na if fm sp fe/09)