MyCityLinked

Browse By

MyCityLinked

Paz comercial parcial y efímera

MÉXICO,  (IPS)  .- Industriales mexicanos recobraron en parte su 

tranquilidad este lunes, pues el gobierno logró aplazar hasta diciembre de 

2011 la eliminación de algunas barreras y cuotas compensatorias a las 

importaciones chinas, que los tienen contra las cuerdas.

Por Diego Cevallos

 

El acuerdo "es un respiro y ayuda a prepararnos. Ahora le pedimos al 

gobierno que insista con medidas contra el contrabando chino que es lo que 

nos ahoga", dijo a IPS Ramón Rivera, empresario mexicano de calzado 

ortopédico y de trabajo.

 

  La Secretaría (ministerio) de Economía firmó el domingo con autoridades 

de China el Acuerdo Comercial de Transición en Materia de Cuotas 

Compensatorias, con el cual quedaron sujetas a protección 204 fracciones 

arancelarias "sensibles", de las 953 que expiraron a fines de 2007 en el 

intercambio con ese país asiático.

 

  La firma se llevó a cabo en Perú, durante una reunión de ministros de 

Comercio del Foro de Cooperación Asia Pacífico (APEC) preparatoria de la 

cumbre de jefes de Estado de ese espacio, que se llevará a cabo en 

noviembre en Lima.

 

  El nuevo acuerdo, logrado en cuatro rondas de negociaciones, siguió a 

la extinta "cláusula de paz" que en 2000 firmaron México y China a 

propósito del ingreso de este último a la Organización Mundial del 

Comercio (OMC).

 

  "Los industriales mexicanos y su gobierno tienen una nueva oportunidad 

para prepararse, ojalá no desperdicien cuatro años para luego venir otra 

vez con el argumento de que requieren protección", dijo a IPS el asesor 

comercial privado Roberto Sarabia.

 

  "En este punto hay que desechar la percepción de que China es un 

competidor desleal e ir hacia la búsqueda de alianzas con ese país y a una 

mejor planificación comercial", añadió Sarabia, que trabaja con pequeñas 

empresas nacionales que aspiran a mejorar el desempeño de sus ventas.

 

  A diferencia de varios de los países de América del Sur, beneficiados 

en los últimos años de las voraces compras de China en productos básicos, 

para México el gigante asiático representa una dura competencia en la que 

hasta ahora ha perdido siempre.

 

  China arrebató en 2002 a México el nicho de segundo mayor proveedor de 

Estados Unidos, y sus productos inundan el mercado mexicano a tal ritmo 

que se vaticina que en 2012 casi la mitad de las compras hechas en este 

país serán de productos chinos.

 

 En 2007 el intercambio bilateral fue de 31.687 millones de dólares, con 

un déficit para este país latinoamericano de 26.000 millones de dólares.

 

  China y México compiten en productos manufacturados similares, que el 

primero produce a menor costo.

 

  La protección comercial que se prolonga hasta diciembre de 2011 rige en 

los sectores textil y de confección, calzado, juguetes, bicicletas, coches 

para bebés, herramientas, electrodomésticos, aparatos eléctricos, 

productos químicos, encendedores, lápices, válvulas, cerraduras y velas.

 

  En conjunto, esos rubros representan alrededor de 9,5 por ciento del 

producto interno bruto manufacturero de México y generan cerca de un 

millón de empleos. Este país tiene más de 104 millones de habitantes, 

mientras China es el país más poblado del planeta, con más de 1.300 

millones de personas.

 

  Con el nuevo "acuerdo amistoso, México y China evitan tener que 

recurrir a largos y complicados procesos legales", señaló la Secretaría de 

Economía en un comunicado.

 

  El empresario Rivera asegura estar listo para competir con productos 

asiáticos, "pero en buena lid y no con jugadas bajo la mesa o francamente 

sucias".

 

  En los operativos contra el contrabando, la incautación de productos 

chinos está siempre presente, sobre todo de juguetes, componentes 

electrónicos y mecánicos, ropa, calzado y hasta de artesanías, 

presuntamente mexicanas.

 

  En 2004, autoridades de China y México firmaron acuerdos para combatir 

el contrabando. Sin embargo, los industriales sostienen que nada ha 

cambiado.

 

  Según la cámara empresarial textil, 90 de cada 100 productos chinos que 

llegan a México lo hacen de manera ilegal.

 

  Los dos países mantienen mesas de negociación con miras a mejorar su 

relación, pero el desequilibrio comercial crece, igual que el contrabando.

 

  Los vínculos políticos y comerciales bilaterales no parecen tener un 

carácter sustentable a largo plazo, "los choques serán inevitables", opinó 

Sarabia.

 

  A mediados de mayo, la Secretaría de Economía anunció el fin de la 

negociación del Acuerdo para la Promoción y Protección Recíproca de 

Inversiones, instrumento que se firmaría en julio, cuando el presidente 

Felipe Calderón lleve a cabo una visita oficial a China.

 

  Empresas mexicanas como el consorcio Grupo Alfa, de petroquímicos, 

aluminio, alimentos refrigerados y telecomunicaciones, la corporación de 

alimentos panificados Bimbo, Gruma, elaboradora de productos de maíz, y El 

Fogoncito, de comida autóctona, tienen presencia en China con inversiones 

cercanas a los 150 millones de dólares.

 

   Mientras, la inversión china en México es 66 millones de dólares, en 

rubros como el agro, la pesca, la minería, la petroquímica, los 

electrodomésticos, la manufactura y la tecnología. (FIN/IPS/dc/dcl/la ap 

if dv wt mx sl/08).