MyCityLinked

Browse By

MyCityLinked

Restitución para inversionistas estafados por plan de inversiones

 

AUSTIN, TX – El Procurador General de Texas Greg Abbott llegó a un acuerdo conciliatorio que dará a inversionistas defraudados más de 20 millones de dólares de un plan de inversiones falso cuyos activos bancarios habían sido congelados por el estado. Los fondos congelados serán devueltos en su mayoría a maestros y personas jubiladas a quienes se les habían prometido más seguridad económica y ganancias en sus inversiones. El Juez de Distrito del Condado de Travis Stephen Yelenosky aprobó el acuerdo.

Según investigadores estatales, Howard G. Judah Jr. de Houston, un delincuente convicto en tres ocasiones por delitos financieros, y Gregory F. Jablonski de Castle Rock, Colorado, vendían valores no registrados a personas jubiladas. Su empresa, National Life Settlements LLC, garantizaba falsamente ganancias lucrativas sobre sus inversiones, mentía sobre sus opciones de inversión de pólizas de “convenio de vida”, no revelaba información material a inversionistas e infringió en múltiples ocasiones la Ley de Texas de Valores (Texas Securities Act) y la Ley de Texas Contra Prácticas Empresariales Engañosas (Texas Deceptive Trade Practices Act). 

 

 

El programa de inversión de los demandados ofrecía pagares, promesas por escrito de pagar cantidades de dinero, supuestamente aseguradas por pólizas de convenios de vida. Por lo general, los convenios de vida son inversiones en las que el dueño de la póliza de seguro de vida vende la póliza a una tercera parte por más del valor de rescate en efectivo que ofrece la empresa aseguradora. El comprador entonces tiene que pagar la prima y a cambio recibe el pago al morir la persona asegurada. 

 

Según la Comisión de Inversiones, los convenios de vida, intereses sobre los beneficios por la muerte de un adulto mayor, son inversiones altamente especulativas. Por lo tanto, los inversionistas no se deben dejar engañar por afirmaciones de que ofrecen ganancias seguras y garantizadas como un certificado de depósito. 

 

Los demandados comercializaban y vendían tres principales estafas de inversiones: Pagares Asegurados, el plan de Inversión de Ingreso Inmediato e intereses de membresía en empresas de propósitos especiales de responsabilidad limitada. Es importante notar que ni los valores de los demandados ni sus vendedores, estaban registrados ante la Comisión de Inversiones, como lo requiere la ley. 

 

La investigación realizada por el estado reveló que se le dijo a las partes interesadas que sus inversiones estaban garantizadas, tenían muy poco riesgo o nada y les darían una ganancia de hasta un 10 por ciento anual en su inversión. Igual que el programa de Notas Aseguradas, el plan de Inversión de Ingreso Inmediato supuestamente tenía muy poco riesgo o nada. También se le dijo a los inversionistas que sus fondos les darían ganancias fijas e ingresos cada dos semanas. 

 

Los materiales publicitarios de los demandados afirmaban que National Life Settlements estaba “entre los programas de inversión más seguros, estables y de mejor pago disponibles hoy en día”. Los materiales también afirmaban que las oportunidades de inversión de National Life Settlements “no estaban sujetas a la volatilidad del mercado”. Según la acción legal del estado, esas y otras declaraciones falsas constituyen una “práctica fraudulenta” bajo la Ley de Texas de Valores. 

 

Entre noviembre de 2006 y diciembre de 2008, la estafa recaudó unos 28 millones de dólares de 240 inversionistas. Esa cantidad incluye más de 3.5 millones de dólares de empleados que sacaron activos de su fondo de pensión para invertir en la estafa de los demandados. 

 

De los 28 millones de dólares que los demandados recaudaron de inversionistas, se usaron aproximadamente 4 millones de dólares para compensar a los vendedores de valores no registrados de National Life Settlements. Es ilegal pagar comisiones a vendedores de valores que no están registrados ante la Comisión de Inversiones. Además, se transfirió más de 1 millón de dólares a Judah y sus familiares, y más de 600,000 dólares a Jablonski y su empresa JCJ and Associates. 

 

Casi 14 millones de dólares o aproximadamente 45 por ciento del dinero de los inversionistas, fue transferido a una cuenta de propiedad de una empresa conocida como NATT, LLC que también controlan Judah y Jablonski. Las transferencias a la cuenta de NATT, que según la investigación no fueron reveladas a los inversionistas, empezaron en junio de 2007. 

 

La investigación también determinó que la publicidad de los demandados basada en la Internet y las declaraciones falsas son violaciones a la Ley de Texas de Valores y a la Ley de Texas Contra Prácticas Empresariales Engañosas. Por ejemplo, los demandados convencieron a los inversionistas de que sus inversiones estaban sujetas a supervisión de regulación. Los materiales publicitarios producidos por los demandados indicaban falsamente que sus productos eran regulados por el Departamento del Seguro de Texas (Texas Department of Insurance). Los demandados fueron más allá en su intento de proyectar seguridad y legitimidad afirmando falsamente que National Life Settlements era el proveedor de convenios de vida más grande del país y que en 2008 había recibido más de 60 mil millones de dólares de la Reserva Federal.