MyCityLinked

Browse By

MyCityLinked

Si estornuda no maneje

¿Sabía que el estornudo puede viajar a una velocidad de 160 Km/h? Sí, el aire del estornudo puede viajar a una velocidad promedio de entre 110 y 160 Km/h. El punto de partida es la irritación de la mucosa nasal. De hecho, el estornudo es un mecanismo de defensa del aparato respiratorio.

Por G. Rodríguez

“El estornudo es —explica José Luis Casillas, miembro de la Federación Mexicana de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza— un acto reflejo irrefrenable que tiene como origen una irritación de la mucosa nasal que estimula la sensibilidad de la mucosa de la nariz y provoca una brusca inspiración de aire (casi dos litros y medio) que pasan a los pulmones. Entonces los músculos abdominales empujan al diafragma, músculo que separa la cavidad torácica de la abdominal, provocando un aumento de presión en los pulmones. Entretanto, los músculos faríngeos también se ocluyen. Cuando el aire sale disparado lo hace de forma violenta y ruidosa por la nariz y la boca a una velocidad de hasta 160 km/hora”.

En realidad, al igual que la tos, es un mecanismo de defensa del aparato respiratorio para eliminar el polvo o cualquier otra sustancia irritante, como el polen, determinados olores y el aire frío, entre otros.
Es muy difícil para una persona mantener sus ojos abiertos mientras estornuda. El reflejo de cerrar los ojos parece no tener objetivo alguno: los nervios que controlan los ojos y la nariz se encuentran relacionados y un estímulo en uno de ellos a menudo produce una respuesta en el otro. También es casi imposible estornudar sin mover la cabeza, sólo si el estornudo es muy suave. Esto es debido a que el movimiento de la cabeza hacia adelante ayuda a expulsar las sustancias irritantes del aparato respiratorio. Según la Federación Mexicana de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello, el proceso del estornudo es un problema potencial si se va al volante. Esta acción tan habitual puede ocasionar la pérdida del control del vehículo durante unos segundos. Un único estornudo, según los expertos, conduciendo a 90 km/hora impide controlar el vehículo aproximadamente unos 25 metros, y si el coche circula a 120 km/hora, más de cinco estornudos imposibilitan el control de cerca de 700 metros.

Menos dolor de huesos

Recién se anunció en México de una nueva presentación de su antiinflamatorio etoricoxib para el alivio de signos y síntomas de osteoartritis.

“Esta nueva presentación —afirma Guadalupe Bravo, especialista en Medicina Interna y Reumatología y Gerente Médico de MSD— ofrece a los médicos otra opción para el manejo del dolor de sus pacientes con osteoartritis. Durante los últimos ocho años, Laboratorios MSD ha llevado a cabo estudios clínicos en todo el mundo. La inclusión de una dosis de 30 mg aumenta la utilidad de etoricoxib al ofrecer mayor flexibilidad, incluyendo al tratamiento de pacientes, cuya osteoartritis pueda manejarse eficazmente con una dosis más baja”.

Asimismo, la especialista explicó que esta enfermedad ósea es una de las diez más incapacitantes en los países desarrollados; pues 80 por ciento de las personas afectadas padecen limitaciones de movimiento y 25 por ciento no pueden realizar sus principales actividades de la vida diaria.
Datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), indican que la osteoartritis es la cuarta causa más recurrente de problemas de salud en mujeres y la octava en hombres, siendo un factor de morbilidad común, particularmente en la mujer. En dos estudios clínicos de 12 semanas, doble ciego, controlados con placebo, en los que participaron un total de mil 076 pacientes con OA (528 pacientes en el primer estudio y 548 pacientes en el segundo) se compararon etoricoxib de 30 mg y una dosis alta (o dosis máxima) de 800 mg de ibuprofeno tres veces al día para aliviar el dolor en rodilla y cadera debido a osteoartritis.

De acuerdo con la escala de dolor WOMAC (en inglés, Western Ontario and McMaster Pain Score) tanto etoricoxib como ibuprofeno fueron más eficaces en el alivio del dolor y mejoramiento de la función física que el placebo. En el primer estudio, los pacientes que recibieron etoricoxib mostraron reducciones estadísticamente significativas de la inflamación y del uso de paracetamol como medicamento de rescate en comparación con placebo, a diferencia de ibuprofeno. En el segundo estudio, etoricoxib e ibuprofeno demostraron efectos comparables en el tratamiento y superiores a los observados con placebo.

“La disminución —puntualizó la doctora Bravo— comprobable del dolor, la mejor capacidad de los pacientes para moverse y tener actividad física, gracias al uso de la dosis más baja y eficaz de etoricoxib fueron muy alentadoras”.
 

Fuente: Revista Siempre!