MyCityLinked

Browse By

MyCityLinked

Temblor por achaques de EEUU

MÉXICO,  (IPS)  – México anda con los nervios de punta por los
problemas de la economía estadounidense. El presidente Felipe Calderón
asegura que el país va a "salir extraordinariamente bien este año", pero
la mayoría de los analistas sostienen que sufrirá un sacudón debido a la
fuerte dependencia con el vecino.

Por Diego Cevallos

Cuando Estados Unidos anda en problemas, México es uno de los más
afectados de América Latina, advirtieron observadores y autoridades. No
obstante, en las actuales circunstancias con moneda estable, inflación
controlada, altas reservas en el Banco Central y finanzas públicas sin
déficit, la posibilidad de una crisis como las registradas en los años 80
o 90 está descartada.

   En tanto este jueves, los círculos financieros locales recibieron con
alivio las declaraciones en Washington de funcionarios del Fondo Monetario
Internacional que señalan que Estados Unidos no caerá en recesión, aunque
sí en un período de bajo crecimiento.

   "Prometer un año extraordinariamente bueno (como lo hizo Calderón el 16
de este mes) es, por decir lo menos, irresponsable", dijo a IPS el
profesor universitario de Economía y consultor empresarial Ángel Vega.

   "Está claro que Estados Unidos tienen problemas serios y eso representa
problemas para todo el mundo, pero espacialmente para México, por su
vecindad. No hay que ser genios para saberlo", señaló.

   El Banco de México (Central) estima que el crecimiento de la economía
de este país este año estará en torno 3,2 por ciento, una centésima menos
que en 2007 y 1,6 por debajo de 2006, debido a los inconvenientes que
afronta Estados Unidos, cuya economía repuntará apenas 0,8 por ciento,
según las proyecciones de la firma consultora Merrill Lynch.

   El no gubernamental Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas
sostiene que la economía nacional crecerá este año menos de 2,8 por
ciento.

   Por cada punto que desciende el producto interno bruto estadounidense,
el mexicano cae alrededor de tres o cinco décimas, afirmó Vega con base a
diversos estudios.

   Un crecimiento en la economía de México de 3,2 por ciento es
considerado bajo por los especialistas si se descuenta el crecimiento
poblacional de 1,4 por ciento anual. Según Vega, con esa consideración, el
crecimiento real del país será este año, "con suerte", de 1,8 por ciento.

   Se trata de una de las tasas más bajas en América Latina. Estimaciones
de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe indican que la
región crecerá este año un promedio de 4,7 por ciento, 0,6 por ciento
menos que en 2007.

   "La crisis financiera en Estados Unidos, que ha contagiado en los
últimos días a América Latina, afectará especialmente a México por su
cercanía y volumen comercial con su vecino del norte", reconoció el martes
el jefe del Banco Central mexicano, Guillermo Ortiz.

   En 2007, el comercio exterior de México alcanzó el récord histórico de
555.351 millones de dólares, tras sumar exportaciones por 272.084 millones
e importaciones por 283.267 millones de dólares. Más de 80 por ciento de
ese intercambio fue con Estados Unidos.

   A la intensa relación comercial y el encadenamiento de los sectores
productivos de estos países que comparten una frontera de 3.200
kilómetros, se añade el hecho de que Estados Unidos es el principal
inversionista extranjero en México.

   Además, México tiene en el vecino país del norte una válvula de escape
para un promedio de 500.000 personas que migran por año. Tal fenómeno
disminuye la presión del desempleo.

   Según un estudio del Banco Mundial difundido este jueves, unos 11,5
millones de mexicanos emigraron en la última década. Se trata de un éxodo
récord en el mundo, seguido por los 11,4 millones de rusos que también
abandonaron su país en ese período.

   Los emigrantes enviaron a México 25.000 millones de dólares en remesas
en 2007, una riqueza que podría descender este año por los achaques
financieros que sufre Estados Unidos.

   El presidente del Banco Interamericano de Desarrollo, el colombiano
Luis Alberto Moreno, declaró que, "debido a la dependencia de la economía
mexicana de sus exportaciones a Estados Unidos, este sería el país más
afectado de la región (América Latina) ante una posible recesión".

   Sin embargo, aclaró que, al igual que el resto de la región, México
cuenta con un sistema financiero y productivo robusto, lo cual evitará que
el impacto sea mayor.

   El presidente Calderón aseguró que su país no tendrá problemas este
año, pues su gobierno desplegará el mayor gasto de la historia en
construcción de viviendas e infraestructura pública de diverso tipo. A su
entender, ese será el principal motor de la economía aun en el caso que
Estados Unidos entre en recesión.

   El analista financiero Enrique Quintana, del diario mexicano Reforma,
puso en dudas tales afirmaciones, aunque consideró que esas inversiones
podrían actuar como amortiguadores.

   Gran parte de la salud de la economía mexicana en 2008 dependerá del
comportamiento del empleo y la confianza de los consumidores frente a los
problemas en Estados Unidos, sostuvo Quintana.

   "Si las empresas hacen recortes importantes de puestos de trabajo en
virtud de perspectivas económicas que consideren negativas, tendremos
problemas y lo mismo sucederá si el pánico se apodera de los
consumidores", advirtió.
(FIN/IPS/dc/dm/if dv ip/mx sl la na/08)