MyCityLinked

Browse By

MyCityLinked

Unos dólares extra del bolsillo ajeno

 


       Por Adrianne Appel


SAN FRANCISCO,  (IPS)  .-  El Congreso

legislativo de Estados Unidos se apresta a

ordenar la devolución de enormes comisiones

pagadas por firmas financieras a sus empleados,

pocos meses después de ser rescatadas por los

contribuyentes. La presión popular acelera el proceso.

 

   A raíz de la crisis en Estados Unidos, el

Departamento del Tesoro dispuso a fines del año

pasado un gigantesco rescate financiero a más de

una decena de grandes bancos y compañías de seguros.

 

   Miles de enfurecidos trabajadores salieron el

jueves a las calles de Estados Unidos para protestar contra esas 

instituciones.

 

   "¡A los bancos los rescataron y a la gente la

liquidaron!", gritaron trabajadores hoteleros, de

seguridad y de otros sectores que se manifestaron

fuera de una sucursal del banco Wells Fargo en la

occidental ciudad de San Francisco.

 

   Mientras, la Cámara de Representantes

aprobaba un proyecto para recuperar ese dinero.

El Senado se aprestaba este viernes a debatir la misma medida.

 

   La Asociación de Organizaciones Comunitarias

para la Reforma Ahora, Catholic United, Trabajos

Con Justicia, el poderoso Sindicato Internacional

de Empleados de Servicio (SEIU, por sus siglas en

inglés) y otras instituciones convocaron

manifestaciones en un centenar de ciudades, entre

ellas Boston, Chicago, Denver y Nueva York.

 

   Las acciones tuvieron el objetivo de recabar

apoyo a una amplia reforma del sistema

financiero, garantías para que se respete el

derecho a la sindicalización y la

universalización de los servicios de salud

pública. Algunas también conmemoraron el sexto

aniversario del inicio de la guerra en Iraq.

 

   "No nos detendremos hasta que veamos un

cambio efectivo en San Francisco, Sacramento

(capital del estado de California) y Washington",

dijo a IPS Matt Roberts, oficial de seguridad y miembro de SEIU.

 

   El reverendo Israel Alvaron, de la

organización Clero y Laicos Unidos por Justicia

Económica, participó en el acto frente al banco

Wells Fargo de San Francisco en solidaridad con

los trabajadores de hoteles y restaurantes cuyos

empleadores, entre ellos las cadenas Hyatt y

Meridian, rechazan el derecho a la sindicalización.

 

   "Wells Fargo es cliente de los hoteles. Es

por eso que estoy aquí", dijo Alvaron a IPS.

 

   Roberts advirtió que ése y otros bancos toman

dólares de los contribuyentes con una mano y con

la otra presionan contra el proyecto legislativo

de ley denominado "de libre elección del

empleado", el cual, de aprobarse, eliminará las barreras a la 

sindicalización.

 

   "Nos oponemos absolutamente a que (los altos

empleados de) AIG (la firma internacional de

seguros American International Group) obtenga

comisiones multimillonarias", agregó Roberts.

 

   Wells Fargo pagó 26 millones de dólares a su

presidente en 2007 y pagó a los cajeros de sus

bancos unos 21.000 dólares, asegura SEIU.

 

   Desde 2003, el banco aumentó casi 30 por

ciento sus tarifas. Gastó 690.000 dólares en

campañas de cabildeo sólo en los últimos tres

meses de 2008, según la misma organización.

 

   Las protestas sobrevinieron pocos días

después de que el público supiera que el 13 de

este mes AIG repartió 165 millones de dólares en

pagos extra a sus máximos empleados.

 

   Hasta ahora, la problemática compañía recibió

una ayuda del Tesoro de 173.000 millones de

dólares, para evitar que cayera, igual que los

principales bancos, en un colapso total.

 

   Los contribuyentes estadounidenses obtuvieron

80 por ciento de la empresa a cambio de los

fondos, pero el acuerdo fue recibido por el

público estadounidense con críticas

generalizadas, porque sus representantes no

tienen derecho al voto como los accionistas ni

participación en su junta directiva.

 

   AIG está en una mala situación porque aseguró

transacciones de alto riesgo de los principales

bancos, así como servicios como las "permutas

financieras sobre riesgo crediticio", derivadas

de cuestionables hipotecas a alto interesé

extendidas por los bancos. Desde entonces, se

malograron más de dos millones de hipotecas.

 

   Muchos bancos quieren ahora cobrar el dinero

de su seguro, pero AIG dice no tener liquidez.

 

   El fiscal general de Nueva York, Andrew

Cuomo, citó a AIG y supo que la compañía pagó

comisiones a 417 empleados, 298 de los ellos de

más de 100.000 dólares. Más de 50 recibieron un

millón de dólares cada una. Once de los que

obtuvieron pagos extra ya no trabajan para AIG.

 

   "Sé que 165 millones es un número muy grande.

Pensamos que era un buen acuerdo" por el trabajo

que la compañía hizo para reducir su deuda, dijo

el presidente de AIG, Edward Liddy, al Comité de

Servicios Financieros de la Cámara de Representantes, el día 18.

 

   AIG es apenas una entre una decena de

importantes instituciones financieras a las que

el Departamento del Tesoro de Estados Unidos

brindó generosos "rescates". Y también, una de

las que luego intentó repartir abultadas

comisiones a sus máximos funcionarios. Sometidas

a la presión pública, algunas interrumpieron esos pagos.

 

   Se espera que Merrill Lynch pronto transmita

a Cuomo su información sobre estas bonificaciones.

 

   Según el centro académico Instituto para los

Estudios Políticos, en 2008 las firmas de Wall

Street distribuyeron 18.000 millones de dólares en comisiones.

 

   El 18 de este mes, un indignado panel

parlamentario interrogó al presidente de AIG, Edward Liddy, sobre estos 

pagos.

 

   Al día siguiente, la Cámara de Representantes

aprobó un proyecto que despojaría de 90 por

ciento a las sumas concedidas en calidad de

comisiones, gravándolas fuertemente.

 

   Los impuestos solamente se aplicarían a

personas cuyos ingresos familiares fueran de

250.000 dólares o más, que recibieron pagos extra

en 2009 y que trabajaron en uno de los bancos

rescatados con 5.000 millones de dólares o más.

 

   Entre ellos figuran el Bank of America, el

Citigroup, Goldman Sachs Group, J.P. Morgan

Chase, Morgan Stanley y las agencias hipotecarias Fannie Mae y Freddie 

Mac.

 

   El proyecto de la Cámara de Representantes

fue aprobado por 243 demócratas y 85

republicanos, y votaron en contra seis demócratas y 87 republicanos.

 

   "La votación de hoy refleja fielmente la

indignación de muchos por los abultados bonos que

AIG brindó a sus empleados a costa de los

contribuyentes, que han mantenido esta fallida

compañía a flote", dijo Obama el día 19.

 

   "Quiero" emitir una "fuerte señal para los

ejecutivos que dirigen estas firmas en cuanto a

que no se tolerarán tales compensaciones", agregó.

 

   Mientras, el representante John Lewis dijo

esta semana que, según su propia investigación,

por lo menos 13 firmas que recibieron los

rescates más abultados deben más de 220 millones

de dólares en impuestos atrasados, en violación

del contrato que firmaron con el Tesoro de Estados Unidos.

 

   Los contribuyentes sienten que "no hay ningún

control sobre este dinero. No tienen idea de qué

obtendrán a cambio, si es que obtienen algo. Este

programa está basado sobre la confianza en

quienes dan y en quienes toman. En este punto, no

hay confianza", expresó Lewis.

 

   Los pagos extra también suscitaron una

controversia dentro del gobierno sobre quién sabía de su existencia.

 

   El inspector general especial Neil Barofsky

dijo el día 19 al Comité de Servicios Financieros

de la Cámara de Representantes que el

Departamento del Tesoro del gobierno de George W.

Bush (2001-2009) y AIG negociaron las bonificaciones en noviembre de 2008.

 

   Y AIG dijo que el año pasado también avisó a

la Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos

que planeaba repartir pagos extra en 2009, y

luego, en enero, habló sobre los mismos a la Reserva Federal de Nueva 

York.

 

   Ni la Comisión ni Timothy Geithner, titular

del Departamento del Tesoro, intervinieron ni

alertaron a Obama sobre las bonificaciones.

Geithner dijo que supo que los pagos se

realizarían el 10 de marzo y que no podría

impedirlos. Obama fue informado el día 12, según él.

 

 

(FIN/IPS/traen-js-mj/aa/ks/na if ip fm lb cs sp fe/09)