MyCityLinked

Browse By

MyCityLinked

Allende la historia

SANTIAGO,  (IPS)  – El fallecido presidente socialista Salvador 

Allende, derrocado violentamente por fuerzas militares el 11 de septiembre 

de 1973, fue elegido como el chileno más grande de la historia en una 

votación popular organizada por un controvertido programa de televisión.
 

Por Daniela Estrada

 

El espacio "Grandes Chilenos de Nuestra Historia", de la estatal 

Televisión Nacional de Chile, finalizó en la víspera con Allende superando 

por estrecho margen de votos al marino y abogado, Arturo Prat, héroe de la 

llamada Guerra del Pacífico, librada contra Bolivia y Perú entre 1789 y 

1883.

 

  Mientras Allende logró 38,81 por ciento de los más de cuatro millones 

de votos emitidos por los televidentes, Prat obtuvo 38,44 por ciento de 

apoyo. En tercer lugar, con 7,97 por ciento, quedó el sacerdote jesuita 

Alberto Hurtado (1901-1952), declarado santo en 2005 por el papa Benedicto 

XVI.

 

  Le siguieron el cantautor Víctor Jara, torturado y asesinado poco 

después del golpe en 1973 por la dictadura de Augusto Pinochet 

(1973-1990), el político y guerrillero Manuel Rodríguez (1785-1818), actor 

clave del proceso de emancipación de España a comienzos del siglo XIX, y 

el militar José Miguel Carrera (1785- 1821), otro prócer de la 

independencia.

 

  Más abajo quedaron el líder indígena mapuche, Lautaro (1534-1557), y 

los poetas Gabriela Mistral (1889-1957) y Pablo Neruda (1904-1973), ambos 

galardonados con el premio Nobel de Literatura. En décimo lugar quedó la 

notable cantautora Violeta Parra (1917-1967).

 

  Allende fue primero dirigente estudiantil, luego diputado, senador, 

ministro y finalmente el primer presidente socialista elegido 

democráticamente en el mundo. Entre sus más destacadas obras figura la 

nacionalización del cobre, el principal producto de exportación de Chile.

 

  Se suicidó en el Palacio de La Moneda el 11 de septiembre de 1973, 

cuando la sede del gobierno era atacada por tierra y aire por las fuerzas 

militares que encabezaba el general Pinochet, fallecido en 2006, quien 

instauró una cruenta dictadura de 17 años.

 

  El triunfo de Allende "significa que la sistemática labor de 

desprestigio y denigración de su figura realizada por la dictadura y las 

fuerzas sociales y políticas que le dieron sustento, así como el 

ocultamiento vergonzante de su obra que han realizado las fuerzas en el 

gobierno desde 1990, no han dado resultado", señaló a IPS el historiador 

chileno Sergio Grez.

 

  "La actualidad, vigencia y popularidad de Allende en el Chile actual 

debe explicarse no sólo por su muerte heroica sino también porque 

numerosos chilenos siguen alentando sueños y proyectos de profundo cambio 

social, que rescatan muchos de los elementos del allendismo de las décadas 

del 50, 60 y 70", indicó el académico de la Universidad de Chile.

 

  "A diferencia de otros personajes de la historia nacional y mundial, la 

figura de Allende no se ha empequeñecido luego de terminarse su ciclo 

vital. Al contrario, se ha mantenido y crecido, a pesar de la ‘caída de 

los murosÂ’ y del ‘fin de la historiaÂ’ anunciado por algunos exegetas de la 

sociedad actual", comentó.

 

  Quien lo secundó en la votación fue Arturo Prat (1848-1879), el joven 

capitán que comandó la corveta Esmeralda en el llamado Combate Naval de 

Iquique, el 21 de mayo de 1879, buque que fue hundido por el monitor 

peruano Huáscar. Es considerado un héroe porque prefirió morir al abordar 

el Huáscar, antes que rendirse ante la superioridad peruana.

 

  Pese a perder esa batalla, Chile ganó finalmente la Guerra del Pacífico 

(1879-1883), también conocida como del Salitre, que le significó anexarse 

importante territorio peruano y boliviano y dejar a ese último país sin 

salida soberana al océano Pacífico.

 

  "Prat es también una figura heroica, pero a diferencia de Allende, que 

fue un héroe de la lucha por la emancipación social, Prat es un héroe 

patriótico en la fase final de la expansión del Estado nacional", explicó 

Grez.

 

  "Sin haber sido conservador, sino más bien liberal, Prat ha sido 

enarbolado en esta votación como el símbolo de los sectores conservadores 

de la sociedad actual para evitar un nuevo triunfo, esta vez simbólico de 

Allende", añadió.

 

  "Por Internet han circulado profusamente mensajes de sectores de 

derecha y de militares en retiro, se dice que también en servicio activo, 

llamando a votar por Prat para impedir el triunfo del ‘comunistaÂ’ 

Allende", relató el historiador. Inclusive, en julio se informó que un 

hacker intervino la página de Internet del programa para que ganara el 

héroe de la Guerra del Pacífico.

 

  "Esos sectores conservadores, a diferencia de algunos militantes y 

académicos de izquierda que han mirado con olímpico desdén el concurso 

televisivo, entendieron bien el contenido político de este enfrentamiento 

y han movilizado todas sus fuerzas para ganar esta batalla simbólica", 

indicó Grez.

 

  El programa "Grandes Chilenos de Nuestra Historia" fue una adaptación 

de una licencia de la cadena multimedia británica BBC (British 

Broadcasting Corporation).

 

  Hasta ahora, la versión original, "Great Britons" (Grandes británicos), 

donde triunfó el primer ministro Winston Churchill (1874-1965), ha tenido 

18 réplicas en todo el mundo.

 

  En Estados Unidos, fue elegido el ex presidente de ese país Ronald 

Reagan (1911-2004), en Alemania el canciller (jefe de gobierno) Konrad 

Adenauer (1876-1967), en Francia el estadista Charles De Gaulle 

(1890-1970) y en India, la madre Teresa de Calcuta (1910-1997).

 

  En Chile, el objetivo fue elegir al hombre o la mujer que más 

contribuyó a la construcción de un país que celebrará en 2010 el 

bicentenario de su independencia de España.

 

  Primero, se convocó una comisión asesora, de 18 intelectuales, quienes 

eligieron a 60 figuras de todos los tiempos, ya fallecidas. También se 

incluyó a extranjeros cuyo aporte al país fue sobresaliente.

 

  Luego, se dejó en manos de estudiantes y profesores de enseñanza 

básica, media y superior de todo Chile la selección de los 10 finalistas. 

Las votaciones para el público general –a través de la telefonía fija y 

celular y por Internet– se abrieron el 8 de julio cuando comenzó la 

transmisión semanal de documentales con la vida y obra de los personajes 

en competencia.

 

  Durante todo el proceso, el programa recibió innumerables críticas. Por 

ejemplo, se lo acusó de frivolizar un debate que requería mayor 

profundidad y de mezclar figuras de distintas áreas, como héroes de 

guerra, religiosos y artistas.

 

  "Aunque es evidente que la ‘votación popularÂ’ a la que convoca este 

programa de televisión no puede constituirse en una suerte de ‘tribunal de 

la historiaÂ’, creo que en torno a este espacio se ha generado una 

situación interesante en términos de lo que podría denominarse la ‘batalla 

por la memoria’", indicó Grez.

 

  "Los 10 personajes seleccionados nos demuestran el desfase existente 

entre la historia oficial, omnipresente en los manuales escolares y en la 

historiografía tradicional, por un lado, y la memoria popular, por el 

otro", añadió.

 

  "Grandes íconos de esa enseñanza, símbolos de una visión de Estado y 

sociedad, no fueron considerados por nuestros conciudadanos llamados a 

constituirse en jurados", comentó el académico.

 

  La conductora del programa, la periodista Consuelo Saavedra, indicó el 

miércoles que 60 por ciento de los estudiantes y académicos que votaron 

por los 10 finalistas tenían entre 13 y 24 años.

 

  "Para indignación de los sectores más conservadores de la sociedad 

chilena, no quedaron en esta selección final figuras como Bernardo 

O’Higgins, Diego Portales, Manuel Montt, Arturo Alessandri, Carlos Ibáñez 

del Campo o Augusto Pinochet, ‘padres fundadoresÂ’ o ‘refundadoresÂ’ de la 

institucionalidad nacional en distintos momentos de nuestra historia, casi 

siempre al amparo de la fuerza armada", indicó.

 

  "En cambio, prácticamente todos los elegidos, a pesar de las grandes 

diferencias existentes entre ellos, tienen en común el ser personajes 

caracterizados por la firmeza de sus convicciones, su honestidad, el 

heroísmo o la sensibilidad artística y, en muchos casos, un final digno a 

la vez que trágico", concluyó Grez.
 

(FIN/IPS/de/dm/cr ae ip/sl la/08)