MyCityLinked

Browse By

MyCityLinked

Ante las televisoras, se doblegó el Senado

 

 

Por JENARO VILLAMIL / Revista Proceso

Por segunda ocasión, los intereses de Televisa y de TV Azteca lograron frenar el martes 9 que se discutieran y aprobaran en el Senado las reformas propuestas por el panista Ricardo García Cervantes para armonizar las normas de radio y televisión a las nuevas disposiciones constitucionales y del Código Federal de Instituciones y Procedimientos Electorales (Cofipe) en materia electoral.

A última hora, en comisiones, los senadores del PRI se negaron a firmar el dictamen impulsado por Carlos Sotelo, presidente de la Comisión de Radio y Televisión. El voto de los legisladores del PAN se dividió. Sólo Santiago Creel, excoordinador de la bancada, y Markos Cortés avalaron la minuta a la que ya se le habían incorporado cambios, pero Federico Döring, defensor de las televisoras, y Beatriz Zavala, exsecretaria de Desarrollo Social en el gobierno calderonista, rechazaron estampar su firma. Esa situación impidió obtener una mayoría de seis de los 11 votos en la Comisión de Radio y Televisión.

"Otra vez el Senado o una parte importante se doblegó ante las presiones", afirmó Sotelo. En los corredores del recinto legislativo García Cervantes volvía a mostrar su molestia, ya que su iniciativa original fue modificada y ni siquiera así se aceptó que fuera votada.

La iniciativa original de García Cervantes planteó la posibilidad de que se "cancelara definitivamente" la concesión a aquellas empresas de radio y televisión que violaran sistemáticamente las nuevas reformas electorales que establecen, entre otras cosas, la prohibición total de que los candidatos y partidos compren tiempo-aire para difundir spots en tiempos de campaña electoral, y establece que el Instituto Federal Electoral será autoridad única para administrar los tiempos que le corresponden al Estado en radio y televisión, y que dispondrá de 48 minutos diarios en cada medio electrónico.

García Cervantes propuso una adición a los artículos 31 y 37 de la Ley Federal de Radio y Televisión, y una nueva redacción al artículo 107 del mismo ordenamiento generó una presión de las televisoras, el pasado 19 de junio, cuando se presentó por primera vez. 

En su dictamen, el senador panista argumentó: "siendo la revocación de las concesiones la sanción más extrema que la ley de la materia establece y siendo una garantía básica que las sanciones aplicables por una autoridad a los particulares (éstas) deben estar expresamente contenidas en la ley (por lo que) consideramos pertinente la adición que se propone en esta iniciativa".

El 19 de junio pasado, cuando se iba a votar este dictamen, hubo un intenso cabildeo del entonces secretario de Gobernación, Juan Camilo Mouriño, quien envió desde Bucareli una iniciativa alterna a la de García Cervantes, más proclive a los intereses de las televisoras.

La intervención de Mouriño y las presiones de los senadores más cercanos a las televisoras, como el panista Döring, el priista Jorge Mendoza y Javier Orozco Gómez, del Partido Verde, provocaron que el coordinador del PRI, Manlio Fabio Beltrones, ordenara el retiro de su partido de las comisiones dictaminadoras, el 20 de junio, y que la bancada del PAN se dividiera. García Cervantes y el recién estrenado coordinador de los panistas, Gustavo E. Madero, protagonizaron un agrio intercambio de reclamos en el salón de plenos.

"Ahora se explica la salida de Santiago Creel" como coordinador del PAN, explicó aquella vez Carlos Sotelo.

El PAN y el PRI se comprometieron a revisar y aprobar el dictamen en este período ordinario de sesiones. El martes 9 volvió a triunfar el veto televisivo.