MyCityLinked

Browse By

MyCityLinked

El documental Voces silenciadas


COLUMBA VéRTIZ DE LA FUENTE / Revista Proceso

Egresada del Centro de Estudios Cinematográficos de la UNAM y profesora de la UAM-Xochimilco, María del Carmen de Lara brinda varios testimonios del quehacer periodístico nacional en su documental Voces silenciadas, libertad amenazada, a partir de la notable lucha por una prensa crítica nacional cuya figura emblemática ha sido Julio Scherer García, fundador de Proceso.

 

 

Voces silenciadas, libertad amenazada, de la reconocida documentalista María del Carmen de Lara, ofrece un recuento histórico y crítico del derecho a la información y los medios de comunicación en México.

Además, rinde homenaje a periodistas como Julio Scherer García o Miguel Ángel Granados Chapa, quienes han luchado por la libertad de expresión.

De 93 minutos, la cinta se presenta en la sección Dictator’s Cut en el marco de la gira de documentales Ambulante, la cual recorrerá 16 ciudades. Este recorrido inició el pasado 9 de febrero en el Distrito Federal y finalizará el próximo 9 de abril, en Oaxaca.

De Lara, egresada del Centro Universitario de Estudios Cinematográficos (CUEC) de la UNAM, directora y productora de cerca de una treintena de documentales y largometrajes de ficción proyectados en 19 países, ha recibido numerosos premios. Y dice a este semanario que Voces silenciosas, libertad amenazada surgió por su preocupación “desde hace muchos años” sobre lo que significa la centralización de la información en los medios electrónicos.

También porque los mexicanos se informan básicamente por las televisoras, las cuales se encuentran manejadas por dos familias, y la radio por cinco:

“Por eso no podemos contar con opciones. Cuando se observa que a Carmen Aristegui la dejan sin estación en W Radio y las radios comunitarias son golpeadas (además, ya existía lo que pasó en Proceso con la demanda de Marta Sahagún), entonces, desde nuestro ángulo documentalista, existe la importancia de recuperar la memoria desde el lado de una cultura, yo diría del periodismo ético.”

Un periodismo que ha ejercido, por ejemplo, Granados Chapa, quien enfrentó durante cuatro años, un mes y 22 días un litigio “por haberle causado un daño moral al diputado Gerardo Sosa Castelán, del PRI, en fin…”.

La directora comenzó su cinta en enero de 2008. Muestra la alarmante persecución de periodistas independientes y la aprobación de reformas que perpetúan el monopolio de los medios sobre la información.

Es un documental que comienza a hilarse a partir de testimonios de periodistas, escritores y académicos, quienes reconstruyen la historia de los movimientos civiles en México y la lucha por la libertad de expresión. A la vez, su premisa es dar voz a aquellos que pelean para que los medios sean “un espacio democrático de verdad”.

Dictator’s Cut está formada por documentales que han sido censurados o revelan acontecimientos omitidos, manipulados, distorsionados por los medios y las autoridades, o filmes de realizadores amenazados por el contenido de sus obras que representan retratos de figuras polémicas de la historia.

Urge legislación

También presidenta de la organización no lucrativa ANDÉN, la cual asesora a organizaciones no gubernamentales en temas de comunicación, De Lara es profesora de cine y televisión en la carrera de comunicación de la UAM-Xochimilco.

Ella recuerda que la Suprema Corte de Justicia “hizo un mandato para que se hiciera una ley más incluyente después de lo que fue ese movimiento de agandalle” por parte de Televisa y TV Azteca al querer tener una ley “que los mantuviera más en el poder y más excluyente”.

Por ello, cree que los ciudadanos “debemos preocuparnos” para que los legisladores vuelvan a formular una ley que incluya realmente la diversidad enorme existente en México con protección mínima hacia los periodistas, porque es la nación con más asesinatos de periodistas, después de Iraq (“pero ésta se encuentra en guerra”).

La cinta contiene testimonios de Aristegui, de Granados Chapa, de los escritores y periodistas Vicente Leñero y Carlos Monsiváis, del politólogo Lorenzo Meyer, y del político Javier Corral, entre otros. Presenta el papel que jugaron los medios electrónicos en el movimiento magisterial y popular oaxaqueño en 2006. Y aborda el asesinato de las locutoras triquis Felícitas Martínez y Teresa Bautista. Según De Lara, Voces silenciadas, libertad amenazada “aporta la información que se necesita para realmente sumarnos a esta lucha”.

Ella ha realizado No es por gusto, entrevistas a trabajadoras sexuales; Preludio, sobre las dificultades de las madres trabajadoras fuera del hogar; Desde el cristal con que se mira, en torno de las fantasías y fantasmas de una ama de casa; No les pedimos un viaje a la luna, trabajo con las costureras víctimas del temblor de septiembre de 1985; Las que viven en ciudad bolero, seis documentales en homenaje a grandes cantantes mexicanas boleristas, y Paulina, en el nombre de la ley, acerca de un aborto legal que se le negó a una adolescente violada, entre otros trabajos.

–¿Existe una ley mordaza?

–Estamos volviendo a eso. Ahora poseemos un vacío de ley porque no se ha vuelto a legislar, y se pretende que se legisle desde un punto de vista incluyente donde no se vuelva tan vulnerable la situación para los periodistas críticos.

“Cualquier persona que se siente de pronto criticada quiere callar, o cerrar los espacios de opinión. ¡Eso es grave! Entonces, empieza a haber un olor a 1968, al México más autoritario. Y lo vemos en muchas otras situaciones, pero verlo también en los medios creo que no nos hace nada bien. No es saludable.”

Audiencias 

La cineasta expresa que el documental hace énfasis en el derecho a las audiencias:

“Podemos ver más documentales si en un momento dado se nos toma en cuenta en espacios televisivos, inclusive en espacios públicos. Eso ha sido la preocupación constante de muchos documentalistas. Carlos Mendoza ya produjo un documental sobre este tema, pero Voces silenciadas… actualiza información.”

A decir suyo, el documental es una crítica a partir del análisis y las voces que recoge. También utilizó trabajos de caricaturistas mexicanos como Naranjo, Rafael Barajas El Fisgón, Rocha y Helguera. Recuerda que buscó un sinnúmero de personajes para mostrar el otro lado de la moneda, pero se negaron a ser entrevistados. Arguye:

“Hay un vicio ya de que sólo a los duopolios les dan entrevistas de ciertos personajes y pasa también con varios políticos. Entonces, como no soy de ninguno de esos medios sino una documentalista independiente, no atendieron mis peticiones. Hice el documental con una beca del Sistema Nacional de Creadores, eso me significa un compromiso: que lo que realice como obra tenga que ver con las preocupaciones sociales. Finalmente mi beca se paga de los impuestos de las personas.

“Con eso se financió el filme y con la solidaridad de quienes me acompañaron en este proceso, mi equipo de trabajo, el fotógrafo Jorge Suárez, y Leopoldo Best, con quien he trabajado durante 20 años, y también hubo un grupo de compañeros que están estudiando la carrera de comunicación de la UAM-Xochimilco. Es el trabajo de todos ellos. También nos apoyó la Fundación Ford, gente de Imevisión, en fin.”

–Plasmar su preocupación en un documental, ¿qué le hace sentir?

–Estoy contenta por tener un producto en un momento que considero clave para ponerlo a disposición nuevamente porque ya archivaron la ley.

Las proyecciones siguientes de Voces silenciadas, libertad amenazada serán en Morelia, Querétaro y San Luis Potosí. Cuando termine el recorrido de Ambulante, el documental se mostrará en la Cineteca Nacional y en la Universidad Nacional Autónoma de México.