MyCityLinked

Browse By

MyCityLinked

Feria de calidad

CARACAS, (IPS)  – La exposición iberoamericana de arte de la capital 

venezolana no faltó a la cita anual que se impuso desde 1992, congregando 

ante sus paneles a 8.000 espectadores que adquirieron unas 500 obras.

Por Humberto Márquez

 

Participaron 36 galerías de Argentina, Colombia, Corea, España, Estados 

Unidos, México y Venezuela, apretujadas en los reducidos espacios de la 

feria, que se instala en pasillos, corredores y aún escaleras de un lujoso 

hotel del sudeste capitalino.

 

  "Aquí no existen centros de convenciones públicas de magnitud como para 

montar una feria que acoja, con amplios espacios para la observación, a un 

mayor número de galerías privadas", aclaró a IPS Nicomedes Febres, uno de 

los organizadores de la Feria Iberoamericana de Arte de Caracas (FIA).

 

  El crítico y profesor de Museología Víctor Guédez subrayó como lo más 

importante que "las coyunturas políticas, económicas y sociales del país 

no han impedido que la FIA se realice ni que disminuya su convocatoria, lo 

que es una gran hazaña", como ocurrió en su 17 edición desarrollada los 

últimos cinco días de junio.

 

  Los espacios reducidos "favorecieron la tendencia hacia el formato 

pequeño y mediano, y subrayan la conveniencia de galerías itinerantes que 

muestren y vendan el arte joven", señaló Elvira Neri, de la galería 

caraqueña que lleva su nombre.

 

  Para Magdalena Arria, del comité organizador, esta ha sido la edición 

de la FIA con mayor proporción de arte joven. "Un 60 por ciento de las 

obras exhibidas están fechadas en la última década, la mitad de la muestra 

correspondió a artistas vivos menores de 40 años y la afluencia de público 

joven esta vez fue más marcada".

 

  De la primera mitad del siglo XX apenas se mostraron unos dibujos de 

Armando Reverón (1889-1954) y una escultura de Francisco Narváez 

(1905-1982), ambos venezolanos. "La obra de maestros como ellos, ya 

fallecidos, están en importantes colecciones y se negocian exclusivamente 

en subastas", explicó Arria.

 

  La invitada internacional de esta edición de la FIA fue la 

performancista Cecilia Paredes, nacida en Perú y radicada en Costa Rica, 

quien mostró sus composiciones a base de fotografías, con frecuencia de su 

propio cuerpo, intervenidas con otros materiales para mostrar fusiones con 

la flora y la fauna.

 

  "Me gusta transgredir las fronteras de los reinos, vegetal, animal, 

humano. También las fronteras de los géneros, y me apunto a la defensa de 

los marginados. Por eso empleo animales a los que también se margina, como 

el armadillo, el zorrillo, el puercoespín o la serpiente", dijo a 

periodistas Paredes.

 

  Además, Paredes abogó porque los artistas latinoamericanos cuenten con 

mayor protección por parte de los Estados, "porque el creador, por donde 

se le mire, es un bien para la sociedad y ésta tendría que cuidarlo". 

"Lamentablemente, en muchos de nuestros países no hay una estructura 

mínima para ayudar a los artistas", apuntó.

 

  En el salón de Jóvenes con la FIA destacó el "changarrito", un quiosco 

ambulante para exhibición de obras que ideó el mexicano Máximo González, 

inspirado en los "changarros", vendedores ambulantes de su país.

 

  Más de 150 artistas se han asociado a este "changarrito", que ya tiene 

una colección de 300 obras y ayuda a los jóvenes creadores a contactar 

galerías y ferias de arte, explicó la representante del grupo en la FIA, 

María González.

 

  Un salón de humor, bautizado Pedro León Zapata, nombre del afamado 

caricaturista del diario caraqueño El Nacional, fue ganado por su colega 

Rayma Suprani, de El Universal, otro rotativo de la capital venezolana.

 

  Suprani presentó una viñeta publicada en su diario que semejaba una 

bandera roja en la que aparece la palabra "Gucci", por la exclusiva firma 

de moda de origen italiano, pero con la "G" formada al invertir la clásica 

imagen comunista de la hoz y el martillo.

 

  La sátira aludía a Pedro Carreño, quien fue ministro del Interior en 

2007 y promotor de la denominación de "socialista" que el presidente Hugo 

Chávez aplica a sus ejecutorias, sorprendido por periodistas, rumbo a su 

despacho, trajeado con zapatos Gucci y una corbata de la refinada marca 

francesa Louis Vuitton.

 

  La 17 edición de la FIA "tuvo la ventaja de que, además de vitrina para 

ventas, permitió poner a las personas al día con lo que está pasando en el 

mundo del arte", opinó la historiadora y curadora Federica Palomero.

(FIN/IPS/hm/dm/cr ae/ve sl la/08)