MyCityLinked

Browse By

MyCityLinked

Hermanos de sangre y de rock

 


       Por Dalia Acosta


LA HABANA,  (IPS)  .-   Los hermanos Michel y

Alexander Sánchez se consagraron durante ocho

años a la edición de Scriptorium, un fanzine

dedicado al rock que se hace dentro y fuera de

Cuba, en un entorno que se resiste a aceptar a

ese género y a sus amantes como parte de la cultura nacional.

 

   Aunque los años más duros de la incomprensión

hacia la comunidad rockera han pasado, quienes

prefieren esa música de raíz anglosajona no

cuentan en esta isla aún con espacios suficientes

para realizar sus conciertos o reunirse, mientras

el apoyo de las autoridades del sector cultural

continúa siendo mínimo e inconstante.

 

   "Empezamos en 1999, cuando los fanzines

(revistas de aficionados) nacionales que

consumíamos se hacían con máquinas de escribir,

luego se montaban en una hoja, que se fotocopiaba

y se engrapaba manualmente, pero aun así

mantenían muchos conceptos y mostraban las ganas

de hacer de sus autores", relató a IPS Michel Sánchez.

 

   "Nos propusimos entonces que Scriptorium

tuviera una periodicidad, una estética diferente

y un staff de personas que escribieran, diseñaran

y trabajaran la parte técnica", recordó este estudiante universitario.

 

   "Teníamos que comercializarlo para costearlo,

porque de favores no podíamos vivir. Eso marcó la

diferencia con respecto a otros fanzines",

afirmó. Gracias al autofinanciamiento, esta

publicación ha sobrevivido al paso de los años,

que han visto reducirse el número de revistas

similares de unas 15 en la pasada década a sólo tres.

 

   Manos amigas permiten cada tres o cuatro

meses la impresión y distribución en conciertos y

festivales de rock de una cantidad irregular de

ejemplares, que puede ir desde un centenar hasta

750, algo "heroico", según el testimonio de "los

jimaguas", como se les conoce a los hermanos

Sánchez dentro y fuera de este país caribeño.

 

   "El objetivo es promocionar el rock cubano y

criticar de una manera constructiva el material

de las bandas", señaló Alexander Sánchez. En las

páginas de Scriptorium también suelen aparecer

entrevistas a grupos extranjeros, con los cuales

estos jóvenes han mantenido contactos por

correspondencia desde la pasada década.

 

   "Al principio comenzamos más centrados en el

tema del ‘metal’ (rock duro), porque a los grupos

que lo tocaban se les hacía más difícil la

promoción en los medios, pero después nos dimos

cuenta de que todos enfrentaban el mismo tipo de

bloqueo a la divulgación, las mismas privaciones

y prejuicios", dijo Alexander, profesor de inglés.

 

   En la década del 60, los medios de

comunicación cubanos, controlados por el Estado,

redujeron casi a cero la difusión del rock y de

cualquier otra expresión musical en inglés, por

ser considerado "el idioma del enemigo", según el

periodista cubano Ernesto Juan Castellanos en su

trabajo titulado "El diversionismo ideológico del

rock, la moda y los enfermitos".

 

   Cuatro décadas después, el acceso a la

televisión de las agrupaciones rockeras es

todavía bastante restringido, mientras la radio

aplica políticas que limitan la transmisión de canciones en inglés.

 

   "La sociedad cubana ha cambiado, pero no creo

que tanto", apuntó Alexander, quien reconoce que

su cabello largo y sus preferencias musicales no

le han causado problemas en su trabajo en la

Escuela Nacional de Arte, aunque en la calle lo

llaman "freaky" (rarito, en inglés), "que es un

adjetivo peyorativo, de repulsión a esa gente de bajo mundo".

 

   "Tenemos un espacio que no es suficiente como

para que te miren como un ser humano y no por la

música que oyes. Deberían hacer campañas por el

respeto a la diferencia, por aceptar a las

personas por lo que son y no por la manera de

vestir, la orientación sexual o la orientación musical", aseveró.

 

   "El rock se ha asociado a la droga, a la

enajenación del individuo

si no estás tatuado,

si no eres un delincuente, entonces piensan que

no eres rockero", sostuvo Michel, de 31 años.

 

   "Ser rockero es amar la música por encima de

todas las cosas, más allá de la estética, de la

conducta, de esas asociaciones que lo perjudican

y van contra su esencia, que es la libertad de ser contestatario", 

subrayó..

 

   La intolerancia contra los miembros de la

comunidad rockera alcanzó el paroxismo a fines de

los años 60, cuando "muchos casos de

autotitulados ‘revolucionarios de Patria o

Muerte’" organizaban piquetes que arremetían

contra jóvenes cuya apariencia les incomodaba,

los pelaban a la fuerza, cortaban sus pantalones

y los golpeaban impunemente, afirma Castellanos en su disertación.

 

   Décadas después un John Lennon de bronce se

sentó en un parque de La Habana, cada fin de

semana se celebran conciertos en el teatro Maxim,

pero la policía aún mira con recelo a la

muchachada de pelo largo y ropas oscuras reunida

en una céntrica calle capitalina, y el mítico

Patio de María, la catedral del rock en esta isla, continúa cerrado.

 

   Ese espacio, que sesionó durante más de una

década en una casa de cultura comunitaria por

iniciativa de la promotora María Gattorno, cerró

sus puertas en 2003 con la "justificación" de una

reparación del local y, sin otra explicación, fue

desaparecido como opción cultural.

 

   Michel y Alexander observan el presente del

rock cubano con cierto pesimismo. A su juicio, la

inacción ante el cierre del Patio de María y

frente a la censura a grupos como Porno para

Ricardo por sus letras contestatarias, han puesto

en tela de juicio la existencia de un movimiento

rockero nacional unido en torno a una meta común.

 

   Mientras, ellos aseguran que Sriptorium

continuará saliendo, porque a ese empeño dedican

la mayor parte de su tiempo, por el compromiso

con la escena de rock cubana y, en especial, con sus lectores.

 

   "Vamos a seguir haciéndolo, con tantos palos

que nos ha dado la vida, con palos o sin palos,

digital o impreso", aseguró Michel. "Es una de

las cosas que hemos descubierto en el rock y una

de las más hermosas que nos ha pasado", confesó.

 

 

(FIN/IPS/blc-da/dm/cr ae/sl la/08)