MyCityLinked

Browse By

MyCityLinked

José Cruz, la crítica a Lora y a Zabludovsky

 

JUAN PABLO PROAL / Semanario Proceso


México, D.F.,  (apro).– Los días previos al miércoles 19 de agosto el compositor José Cruz Camargo estuvo tentado a rechazar la Medalla al Mérito Artístico, entregada por la Asamblea Legislativa del Distrito Federal. 

 

Se cuestionó: ¿cómo aceptar un reconocimiento entregado por los políticos, si son ellos precisamente los responsables del deterioro cultural del país?

 

Metido en ese dilema, consultó a los integrantes de la red de apoyo a José Cruz, integrada por seguidores del fundador del grupo de blues Real de Catorce, enfermo de esclerosis múltiple. No hubo quien lo secundara en su intención de negarse a recibir el premio; al contrario, le pidieron que lo hiciera porque representaba un reconocimiento a sus 24 años de trayectoria. 

 

–         ¿Qué razones le llevaron a aceptar el premio?

 

–         Es un derecho mío como creador, como compositor de mi país y de mi ciudad. Y también es un mérito.  

 

El miércoles 19 de agosto el roquero Alejandro Lora, fundador de El Tri, el actor Héctor Bonilla, el trovador Gabino Palomares y José Cruz recibieron la primera Medalla al Mérito Artístico. Al día siguiente la prensa privilegió el mensaje de Lora, quien desde la tribuna lanzó su tradicional grito: "¡Que viva el rocanrol!".

 

"Creo que (Lora) pudo haber dicho un poco más de nuestro quehacer cultural y de nuestro quehacer artístico", se lamenta José Cruz (México, 1954) en entrevista con Proceso. 

 

 

 

Ese mismo día, la Asamblea Legislativa del DF reconoció a Jacobo Zabludovsky con la Medalla al Mérito Ciudadano. El blusero cuestiona la legitimidad del premio: "Fue la voz del gobierno y ocultó información, no dijo en la televisión lo que sucedió en el 68".

 

 

 

A pesar de sus argumentos en contra, la mañana de ese miércoles el fundador del extinto grupo Real de Catorce pidió a su hija María José acompañarlo a la calle de Donceles, en el Centro Histórico. 

 

 

 

Adornó su cabeza con un sombrero tal vez sacado de la década de los cuarenta. Se arropó con un chaleco de piel negra y con playera y pantalón del mismo color. Se pintó en medio de la frente un punto rojo, "el tercer ojo" se llama en la India, muy propio de sus creencias espirituales. 

 

 

 

Escuchó desde la tribuna a Lora, con quien ha compartido escenario incontables ocasiones en los últimos veinte años. Le guarda cariño, pero su afecto no lo hizo cambiar de parecer respecto a la superficialidad de su discurso. En su turno, Cruz intentaría reivindicar a los artistas independientes. 

 

 

 

"Es posible prescindir de los políticos, pero no de los creadores que nutrimos el acervo cultural de nuestro país. Es prescindible el discurso críptico, cantinflesco y etílico de nuestros gobernantes, pero es imprescindible el poema que nos rescata del automatismo de la rutina laboral y de la enajenación de los medios de comunicación.

 

 

 

"El 98.9% de los artistas de este país carecen de incentivos económicos para crear y carecen también de un seguro médico, cuando en mi caso, padecemos de cualquier enfermedad sea crónica o no.

 

 

 

"La red de apoyo que lleva  mi nombre es la envidia de sus partidos políticos porque surgió de la solidaridad de la sociedad civil que votó por ustedes, y que nació en mi núcleo familiar, ausente de alianzas insanas y perversas".

 

 

 

Al terminar su pronunciamiento, Cruz buscó a su hija María José para celebrar el reconocimiento. No estaba. El personal de seguridad del recinto legislativo le había impedido acercarse a su padre. En cambio, los diputados presentes se apresuraron a felicitarlo por sus palabras. 

 

 

 

–         ¿No le resulta paradójico que los políticos reconozcan su trabajo independiente?

 

 

 

–         Soy un artista independiente que se digna de serlo a pesar de los recortes presupuestales a la cultura y a la ausencia de un seguro médico a los artistas generadores de cultura, tengan una enfermedad crónica o no. Para que no haya malos entendidos, no es buscar el paternalismo gubernamental; está en la Constitución, tenemos derecho a la salud, a la expresión de nuestro lenguaje propio, al trabajo. 

 

 

 

Este viernes José Cruz presentará su libro de poemas Textos del Alcohol a las siete de la noche en el Antiguo Palacio del Ayuntamiento, ubicado en el número dos de Plaza de la Constitución. Le acompañarán el actor Roberto Sosa, el poeta Arturo Terán y el editor Juan Carlos Baldovino. 

 

 

 

Ese mismo libro será presentado el 17 de septiembre por el periodista Miguel Ángel Granados Chapa en el Museo de Culturas Populares. Además, este mes José Cruz estrenó su página de internet: http://josecruzoficial.net/

 

 

 

"Uno de los deberes el Estado es apoyar la generación de cultura como un bien cultural, como patrimonio, y sí, es obligación del Estado más allá de las ideologías y las políticas,  preservar las raíces históricas y culturales que nos dan identidad".