MyCityLinked

Browse By

MyCityLinked

Los mariachis no callan

MÉXICO,  (IPS) .-    En el XV festival

internacional del Mariachi, que comenzará la

semana venidera en México, continuará la

discusión sobre el origen del nombre de esta

música y sus tonadas.

       Por Diego Cevallos

La polémica seguramente no

acabe, pero eso poco importa, pues la idea

central de las cita fue y sigue siendo cantar y bailar.

 

   Por decimoquinto año consecutivo, el llamado

Encuentro Internacional del Mariachi y la

Charrería acogerá en la central ciudad de

Guadalajara a grupos que cultivan este género en

Europa, Asia, América Latina y Estados Unidos.

Por supuesto no faltarán los de México, cuna de esa música famosa en el 

mundo.

 

   La cita será del 28 de este mes al 7 de

septiembre, fechas en que lo principal será

rendir tributo al canto vernáculo mexicano,

interpretado por músicos vestidos de charro

(jinete), con sombreros de ala ancha, chaleco,

grueso cinto y botas bajo un apretado pantalón.

 

   Como los precedentes, el XV Encuentro es

financiado por empresarios y el gobierno del

estado de Jalisco, cuya capital es Guadalajara.

"Será inolvidable", con músicos de todo el mundo,

exposiciones, desfiles, conferencias y diversas

presentaciones, dijo a IPS Danilo Macias, empresario que respalda la cita.

 

   En la agenda se incluyeron debates sobre el

origen y significado de la palabra mariachi,

exposiciones de objetos y pinturas relativas a

este género musical, así como presentaciones de

una orquesta filarmónica que interpretará piezas representativas.

 

   Así, diversos grupos de mariachis y danzantes

serán los protagonistas en el teatro Degollado,

el principal de Guadalajara, y también en las

plazas de esa ciudad, la segunda más poblada de México.

 

   La música y el espectáculo no se descuidarán,

pero se ha puesto en esta ocasión acento también

en discutir sobre etnomusicología y folclore,

sobre el significado y origen del mariachi,

indicó Macias. Lo harán antropólogos, historiadores y otros especialistas.

 

   Hay una vieja polémica sobre la procedencia

de este tradicional grupo musical mexicano. El

investigador Jean Meyer sostiene que "la

etimología fantasiosa y fantástica hace derivar

la palabra mariachi de la francesa mariage

(matrimonio) y la sitúa en el tiempo de la

intervención francesa" en México (1864-1867).

 

   En contrapartida, Araceli Medellín, otra

investigadora del tema, sostiene que los

mariachis tienen plena y exclusiva procedencia de

México. Su existencia se remonta a mucho antes de

la llegada de los franceses, asegura.

 

   Quienes conjugan con la tesis de Medellín

indican que la palabra se originó en el lenguaje

vernáculo de nativos de los años 1500 y que se

refiere en general a cualquier músico.

 

   Algunos autores afirman que el vocablo

proviene de una lengua autóctona de la región de

Cocula, en Jalisco, considerado popularmente "la

capital del mariachi". Flautas, tambores y

cascabeles de semillas eran usados por los antiguos intérpretes.

 

   Pero el moderno mariachi es claramente

producto del mestizaje indígena y español si se

observa la vestimenta y los instrumentos que se utilizan.

 

   De sus guitarras, guitarrones, violines,

trompetas y panderetas, los mariachis arrancan

tonadas y letras que invitan a la fiesta, pero

también a la nostalgia de los amores perdidos, a

la reivindicación de lo macho o al rendir tributo

a las madres. Todo tema cabe en esta música y

poco importa ya la nacionalidad del intérprete.

 

   Por eso acuden año tras año al Encuentro

Internacional del Mariachi y la Charrería grupos

de todos los rincones del mundo.

 

   Las letras de "Ella", "El rey" o "Paloma

querida", ilustran los sentimientos de una parte

de los mexicanos. Unos de sus principales

exponentes fue José Alfredo Jiménez, a quien el

filósofo español Fernando Savater calificó como

el "poeta más importante de México".

 

   La música del mariachi cobró fama en fuera de

las fronteras de México en la época de oro del

cine de este país, en los años 40 y 50. En ese

período, Pedro Infante y Jorge Negrete lograron

gran proyección con interpretaciones de ese género.

 

(FIN/IPS/dc/dm/cr ae/mx sl la/08)