MyCityLinked

Browse By

MyCityLinked

Masivas y diversas marchas por secuestrados

BOGOTA,  (IPS)  – Variados y opuestos sentimientos se expresaron en 

las multitudinarias movilizaciones por la liberación de los rehenes en 

manos de las FARC que cubrieron las calles de miles de ciudades de 

Colombia y del exterior este domingo, día en que se conmemora la 

independencia de este territorio de España.

Por Helda Martínez*

 

La fecha patria inspiró una de las incontables pancartas que portaron los 

manifestantes. Ubicada en la central Casa del Florero, donde el 20 de 

julio de 1810 se originó el movimiento que desencadenaría en la liberación 

de la corona española, el cartel señalaba: "sin libertad total no hay 

independencia".

 

  También aludía a la iniciativa de la movilización lanzada el 2 de este 

mes por el sargento de la policía Julio César Buitrago, uno de los 11 

uniformados rescatados junto a la ex candidata presidencial Ingrid 

Betancourt y tres estadounidenses por el ejército en la llamada Operación 

Jaque.

 

  Buitrago narró esa misma noche ante las cámaras de televisión la 

sensación de solidaridad que representa para los retenidos la movilización 

de conciudadanos, en general y tradicionalmente indiferentes a la 

situación del país.

 

  En particular, el policía hizo referencia a la marcha realizada el 4 de 

febrero, cuando millones de personas pidieron por la liberación de todos 

los secuestrados en manos de las guerrillas izquierdistas de las FARC 

(Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia).

 

  A esa movilización le siguió otra el 6 de marzo, convocada esta vez en 

protesta por la violencia generada por todos los grupos participantes en 

el conflicto interno armado de Colombia, incluidos la insurgencia, los 

paramilitares ultraderechistas y los crímenes perpetrados por las fuerzas 

de seguridad del Estado.

 

  También esta marcha de marzo logró una multitudinaria participación, 

pese a la polarización existente y atizada en esa ocasión por los 

señalamientos del asesor presidencial, José Obdulio Gaviria, en contra de 

los organizadores.

 

  Este domingo de nuevo los colombianos se expresaron en las calles de 

las principales capitales del mundo, en atención al llamado del sargento 

Buitrago.

 

  "La mayoría lo hicieron por convicción. Porque hay un sentimiento claro 

y público en contra de la retención de personas", dijo a IPS Enrique Daza, 

director de la no gubernamental Federación de Trabajadores (Fedetrabajo).

 

  Pero se reconoce el oportunismo buscado por sectores políticos, en 

especial por quienes buscan una nueva reforma de la Constitución 

colombiana para permitir la segunda reelección consecutiva del derechista 

presidente Álvaro Uribe. "Es claro que el gobierno busca provecho", 

puntualizó Daza.

 

  Por las calles de 1.052 municipios colombianos también caminaron 

quienes pedían firmas para la iniciativa reeleccionista lanzada por el 

dirigente oficialista Luis Guillermo Giraldo.

 

  "Fue un acto inoportuno, por cuanto el motivo que nos convoca es otro", 

se quejó ante IPS la psicóloga Dary Lucía Nieto, de la organización no 

gubernamental País Libre, entidad convocante en apoyo a la iniciativa de 

Buitrago.

 

  Un ejemplo de la confusión fue observado por IPS en el centro 

financiero de Bogotá, sobre la avenida Chile. "Hay gente que dice ‘firmo 

por la libertad de los secuestradosÂ’, mientras otros contestan que ‘a 

Uribe hay que apoyarloÂ’", comentó Esperanza, de 23 años, una de las 

personas contratadas para recoger apoyos para la reforma constitucional.

 

  Esperanza cobró por los primeros 15 días el equivalente en pesos 

colombianos a los 157 dólares, que es el salario mínimo legal por ese 

lapso. Pero este domingo obtuvo una bonificación adicional de 14 centavos 

de dólar por firma.

 

  Aún así, Nieto considera que la masiva participación en las marchas 

refleja que por primera vez los colombianos empiezan a interesarse por el 

cumplimiento de un derecho fundamental, la libertad, cuestionable 

cualquiera sea quien la coarte.

 

  Según País Libre, entre 1996 y 2008 en Colombia fueron secuestradas 

23.854 personas, por motivos políticos o económicos. Se calcula que 

actualmente hay cerca de 3000 personas secuestradas, incluidos menores.

 

  Casi todas las personas que marchan llevan camisetas blancas con 

letreros contra las FARC y el secuestro. Pero el abogado Julio Vergara 

viste una distinta a todas.

 

  "Marcho contra el secuestro, la desaparición, el reclutamiento ilícito 

de niños y niñas, el uso de minas antipersonal, el desplazamiento forzado 

y cualquier forma de violencia", dice el letrero.

 

  Para Vergara, de la no gubernamental Fundación Restrepo Barco, "las 

cifras sobre reclutamiento de menores son imprecisas.

 

  Por ejemplo las (paramilitares) Autodefensas (Unidas de Colombia) han 

ocultado la cantidad de niños que tenían reclutados y no sabemos cuántos 

tienen las FARC y el ELN (Ejército de Liberación Nacional, la segunda 

guerrilla izquierdista en importancia del país), pero sí sabemos que son 

cifras altas", señaló a IPS.

 

  Vergara cree que unos 10.000 menores de 18 años formarían parte de las 

guerrillas, de la delincuencia común y de los paramilitares que siguen en 

armas tras una desmovilización parcial pactada con el gobierno de Uribe.

 

  "Si no logramos que a estos niños los saquen del conflicto armado, el 

futuro va a ser muy oscuro para este país", anotó el jurista.

 

  Ante la marcha de este domingo, el profesor Gustavo Moncayo, padre del 

cabo del ejército Pablo Emilio Moncayo, secuestrado por las FARC hace más 

de 10 años y medio cuando tenía 19 años, indicó a IPS que "lo que se 

necesita es un acuerdo humanitario, no estos actos politiqueros en medio 

de la política guerrerista del presidente, y con tantos shows en que nos 

utilizan para seguir engañando al mundo".

 

  El escepticismo del profesor se acrecienta por el uso indebido del 

emblema de la Cruz Roja Internacional en la Operación Jaque, por lo cual 

Uribe ofreció disculpas públicas, pero que dejará huellas en posibles 

futuras intervenciones de ese organismo humanitario neutral.

 

  Moncayo fue como espectador pasivo a uno de los escenarios públicos más 

grandes de la capital colombiana, el parque Simón Bolívar, donde desde las 

primeras horas de este domingo los bogotanos buscaron un buen lugar para 

un espectáculo musical con participación de destacados cantantes 

nacionales.

 

  "Este aspecto si lo considero positivo, porque somos un país musical, 

tropical, y el mensaje central y la sensibilización que buscamos puede 

estar acompañado de las notas musicales", dijo Nieto.

 

  Expresiones artísticas que también fueron muy variadas. La sensibilidad 

de las canciones del español y recién nacionalizado colombiano Miguel 

Bosé, desde la explanada de Trocadero en París y en presencia de 

Betancourt, contrastaron con artistas no menos famosos, pero ajenos a la 

situación interna del país.

 

  La reconocida internacionalmente Shakira olvidó una palabra del Himno 

Nacional que cantó a capella desde la selvática ciudad de Leticia, capital 

de Amazonas, superando el impasse de manera rápida tras la inquieta mirada 

del presidente Uribe y de su esposa, Lina Moreno.

 

  En el desfile amazónico no faltaron tampoco los indígenas que 

entregaron a Uribe sus objetos de mando, a pesar de las constantes 

denuncias que se hacen por abandono a los aborígenes de todo el país.

 

  En Leticia estuvieron también los presidentes Luiz Inácio Lula da 

Silva, de Brasil, y Alan García, de Perú, que acompañaron a Uribe vestido 

con camisa azul, contrario al blanco convocado.

 

  Los medios de comunicación electrónicos hicieron informes simultáneos 

desde las distintas ciudades en el mundo, con énfasis en París ante la 

presencia de Betancourt y en Miami, donde se encuentra uno de los 

liberados unilateralmente por las FARC a comienzos de año, el ex senador 

Luis Eladio Pérez.

 

  Se registraron imágenes desde Londres, Buenos Aires, La Paz, 

Washington, Caracas, Sydney y muchas otras.

 

  Transmisiones que opacaron la instalación del bicameral Congreso 

legislativo de Colombia, que inició su periodo de sesiones ordinarias con 

motivo de la conmemoración de independencia nacional, y a la que llegó el 

presidente Uribe a media tarde, procedente de Leticia.

 

  El presidente dio comienzo a la agenda legislativa en la que priman sus 

propuestas y que serán estudiadas bajo la dirección del oficialista, 

Hernán Andrade.

 

*Aportes de Constanza Vieira

 

(FIN/IPS/hm/dm/hd ip pr/cb/sl la/08)