MyCityLinked

Browse By

MyCityLinked

Y duerma tranquilo. Hágase un favor: respalde su información


 

Por Manuel Delaflor / Revista Siempre!

Si usted usa una computadora periódicamente es muy probable que ya haya experimentado una calamidad de esas que es hasta capaz de quitarle el sueño.
Así es, nos referimos a las fallas de la computadora en donde, por una u otra razón, nuestra información se pierde para siempre. Todos nuestros preciados documentos (muchos de ellos irremplazables), información confidencial, cosas de la oficina, las fotos de la familia, todo tirado a la basura después de todo el preciado tiempo que usted les dedicó.
Bueno, esto no tiene por qué pasar, todo lo que necesita es asegurarse de tener su información almacenada en más de un medio. Nunca, déjeme enfatizar, NUNCA confíe en dejarlos sólo en una computadora, sin importar la marca que sea.
Cierto, hay muchos casos de computadoras que jamás dan un solo problema, hasta el día en que el usuario decide hacerse de otra. Sin embargo, muchas veces las fallas no son del hardware, o ni siquiera problemas de software, en ocasiones basta una tormenta eléctrica para que su información deje de existir en un abrir y cerrar de ojos.
En fin, hablaremos de algunos métodos para que respalde su información en otros medios. Si maneja relativamente poca información simplemente consiga un CDROM regrabable, para que así pueda guardar los cambios que va haciendo en este disco, y téngalo en un lugar seguro.
Otra forma de almacenar relativamente pocos datos es utilizar una memoria Flash, de esas que vienen ahora hasta en llaveros y se conectan vía el puerto USB. De hecho esta es la manera más moderna, fácil y cómoda de guardar información actualmente. Además, ya hay memorias de tamaños decentes, tan grandes como de 32GB (y creciendo constantemente).
Sin embargo, si usted almacena una gran cantidad de información en su computadora lo que requiere es una unidad de disco duro externo, de la máxima capacidad que pueda comprar. Claro, aquí estamos hablando de alguien que guarda miles de fotografías, música, películas y otros archivos grandes además de los archivos de trabajo en su computadora.
Estas unidades vienen en su propio gabinete y se conectan por medio de un cable USB a su computadora. Además, la gran mayoría de los sistemas operativos modernos cuentan ya con una utilería que le permitirá guardar automáticamente los archivos para que usted no ande pensando cuales hay que guardar ni acordándose de todos los directorios que contienen cosas útiles.
En mi caso, por poner un ejemplo, cuento con un disco duro externo que conecto a mi computadora una vez a la semana. Utilizo el Windows Vista Ultimate y lo tengo programado para que los lunes temprano haga un backup con los archivos que se modificaron durante la semana, y que se añaden al respaldo general que tiene todos los archivos que me importan.
La tranquilidad mental que esto implica no tiene precio, y en lo personal no he dejado de hacerlo desde que tuve la desafortunada experiencia de perder 2 años completos de trabajo en un incidente con la computadora que usaba yo hace unos 4 años.
El asunto fue que una descarga eléctrica voló la fuente de poder de la computadora (que era corriente lo admito) y ésta quemó los dos discos duros que tenía. En un chispazo perdí, como le decía, más de dos años de documentos que son absolutamente irrecuperables, entre ellos estaban presentaciones enteras de negocios en PowerPoint, cientos de artículos en Word, fotos familiares y otros tesoros más que no quiero ni recordar.
Literalmente no pude dormir bien por semanas, no es algo que se pueda tomar a la ligera. Es como si usted, por poner un ejemplo, tuviera una gran cantidad de manuscritos, o pinturas al óleo que representaran años de trabajo, y todo esto se perdiera durante algún incendio u otra tragedia similar.
Varias amistades cercanas también han perdido muchas cosas valiosas, entre las cuales se encuentran, de manera recurrente, cientos de fotos de instantes familiares que ahora están perdidos para siempre.
¿Y qué ocurriría si perdiera datos indispensables para su empresa? ¿Cuánto podría costarle una falla de esas que harían irrecuperable su información? Las compañías grandes lo saben de sobra, por eso manejan sistemas de respaldo de manera recurrente, incluso tienen sistemas especializados de discos duros trabajando en espejo, para que no sólo no se pierda la información si falla alguno de ellos, sino que el flujo de información no pare jamás.
Considere el valor de sus ideas, de su trabajo, de sus memorias, y hágase un favor y vaya a comprar ahora mismo una memoria portátil o un disco duro externo. Se hará un favor.