MyCityLinked

Browse By

MyCityLinked

‘Cascanueces’ Obra Clásica de Ballet en Navidad

SAN ANTONIO, TX. — El Ballet de San Antonio presentó su primera función navideña en el Teatro bautizado con el nombre de la ex—alcaldesa Lila Cockrell bajo la dirección artística de Mayra Worthen.

El Ballet de San Antonio (Texas Ballet Concerto) es una organización al parecer no lucrativa y el presidente de su directiva es Steve Huffman, uno de los 7 miembros que la componen. Fue constituida como asociación en 1985. Su raíz cultural es el Ballet Clásico Ruso.

(In 1991 Mayor Nelson Wolff and Commissioner’s Court of Bexar County proclaimed December 11-18 "Ballet San Antonio Week.") El Alcalde Wolff quien actualmente es el Juez de la Corte de Comisionados del Condado de Bexar impulse grandemente a esta organización.

Estará en escenario próximamente los días 17, 21 y 23 de diciembre del presente año. A este tipo de eventos les hace falta su difusión entre nuestra comunidad. Muy poca gente participo de este magnifico evento y en especial de origen hispano.

El Cascanueces, esta convertido hoy en día en una tradición navideña en todo el mundo, es también, junto con La Bella Durmiente y El lago de los Cisnes, el ballet más célebre de Peter I. Tchaikovsky. La coreografia fue disenada para este magnifico evento por Mayra Worthen, antes Ivanov. También es la directora artística.

El Cascanueces originalmente se estrenó en diciembre de 1892 en el legendario teatro Mariinskii de San Petersburgo, bajo la coreografía original de Lev Ivanov y libreto de Marius Petipa.

A continuación exponemos un resumen de la obra original de El Cascanueces, en cuanto tengamos oportunidad, escribiremos del primer acto el cual tuvimos oportunidad de observar.

La historia se inspira en el célebre cuento de E.T.A. Hoffmann “El cascanueces y el rey de los ratones”, aunque el argumento que daría vida, años más tarde, al ballet de Tchaikovsky deriva de una adaptación que Alejandro Dumas padre hiciera del texto.

La historia tiene lugar en Alemania, en casa del respetable juez Stahlbaum, en Navidad. El matrimonio y sus hijos –Clara, Luisa y Fritz- reciben la visita de sus familiares, entre ellos el viejo Drosselmayer, un solterón excéntrico y aficionado a la magia. Éste trae a Clara un regalo muy especial: un cascanueces de madera. Fascinada con su nuevo juguete, la niña se queda dormida abrazada a él. En mitad de la noche, Clara se despierta: los juguetes han cobrado vida y ella se encuentra acosada por un ejército de ratones. Se desencadena una batalla entre ratones y los soldados, liderados por el Cascanueces. Después, la niña, el juguete y Drosselmayer emprenden la búsqueda del Rey de las ratas al País de las Nieves y otros lugares mágicos, donde vivirán extraordinarias aventuras. Finalmente, todo se desvanece y Clara despierta en su casa junto a su muñeco.

El Cascanueces es, así, una fábula que habla de la añoranza perpetua por la infancia perdida y del contraste entre la realidad del mundo de los adultos y el mundo de los sueños de los niños. Gracias a su colorido, la extraordinaria imaginación que desbordan los personajes y las aventuras, y la inolvidable música de Tchaikovsky, El Cascanueces se ha convertido en uno de los ballets más representados del mundo, en especial en estas fechas.

Sinopsis

La historia transcurre durante una velada familiar en la víspera de Navidad en casa de la acomodada familia Stahlbaum.

ACTO I

Mientras en el salón Clara, su hermano Fritz y una amiga se preparan para la fiesta, probando ropas y disfraces, en la calle hay bastante animación y un grupo de muchachos se divierte patinando sobre el hielo, entre los demás viandantes. Más tarde llegan los familiares e invitados del Sr. Stahlbaum. Llega también, en solitario, el Sr. Drosselmeyer, padrino de los niños.

Da comienzo la fiesta y todos bailan diversos bailes. El Sr. Drosselmeyer es un personaje algo misterioso que tiene el don de divertir a los niños para quienes inventa alegres bailes y realiza trucos de magia. También presenta un espectáculo con unos "muñecos mecánicos" de tamaño natural, a los que hace bailar. Uno de ellos es un soldado con su fusil, otro una muñeca estilo pepona y el otro un guerrero otomano con su sable. Todos los niños se divierten con las evoluciones de los muñecos y al final descubren que en realidad tales muñecos son Clara, Fritz y un amigo, disfrazados.

Luego se reparten los juguetes entre la gran emoción de los niños y Clara recibe el suyo – un divertido muñeco (representando un húsar) que también sirve para partir nueces. A Clara la encanta y juega con él aunque sus primos no paran de molestarla riéndose de su Cascanueces e incluso Fritz llega a rompérselo, pero el Sr. Drosselmeyer interviene, lo recompone y se lo devuelve a Clara que se había puesto a llorar al ver su Cascanueces todo desmantelado…

La fiesta continúa; los abuelos también bailan superando los achaques propios de su edad mientras los niños juegan. Clara finalmente se sienta en un sillón con su Cascanueces y se queda dormida. Durante su sueño repasará en versión onírica varios momentos de la fiesta.

Primero sueña que es media-noche y que en la semi-oscuridad del salón desierto empiezan a aparecer ratones, primero a hurtadillas, luego más confiados y finalmente con todo descaro se adueñan del salón y pretenden quitarle a Clara su Cascanueces. Esta aunque atemorizada les arroja los demás juguetes para que la dejen en paz a ella y a su Cascanueces. Los ratones no se hacen de rogar y dan buena cuenta de los juguetes, destrozándolos. Enseguida vuelven a por Clara. También hace acto de presencia el Rey de los Ratones momento en que la actitud agresiva de estos sube de tono. Entonces el Cascanueces cobra vida y aparece al frente de un escuadrón de muñecos-soldados en ayuda de Clara. Libran una incierta batalla contra las huestes de ratones en la que finalmente el Cascanueces sale victorioso. Entonces el salón se convierte en un hermoso jardín de Invierno y el Cascanueces en un apuesto Príncipe que tiene cierto parecido con el Sr. Drosselmeyer. Clara baila con el Príncipe y también los copos de nieve cobran vida y bailan…

ACTO II

Sigue soñando Clara, unas veces sueños agradables en los que baila con el Príncipe-Cascanueces, otras veces pesadillas en las que los ratones y su Rey reaparecen, reanudándose la batalla entre ellos y el Cascanueces y sus soldados, llegando este a caer en manos de los ratones que lo destrozan, aunque aparece el Sr. Drosselmeyer y – como lo había hecho en la fiesta – lo rescata y recompone. Pero más tarde los ratones se transforman en gigantescos y amenazadores murciélagos que atemorizan a Clara. Sin embargo el Príncipe-Cascanueces-Drosselmeyer la tranquiliza, haciéndola ver que se trata tan solo de los parientes e invitados disfrazados para gastarle una broma a Clara. Luego tienen lugar diversos bailes, mayormente de carácter exótico, ejecutados por algunos de los presentes en la fiesta, vestidos a las maneras de lejanos países. Clara baila nuevamente con su Príncipe-Cascanueces.

Finalmente Clara es despertada de su sueño por sus padres y por el Sr. Drosselmeyer, para que se despida de parientes e invitados, ya que la fiesta ha terminado. Todos se van despidiendo después de la alegre velada y se marchan en grupos.

Al fin Clara sale al portal de la casa y con su Cascanueces en brazos ve como el Sr. Drosselmeyer se aleja por la calle bajo la nieve, tan solitario como había llegado.

 

Discografía

– Mercury:
The London Symphony Orchestra, dir. Dorati
432750-2 – 2 CDs
(1982)

 

El ballet o danza clásica es un género dramático cuya acción es representada por medio de pantomimas y danzas. Es, también, el nombre específico dado a una forma concreta de danza y su técnica. Según las épocas, los países o las corrientes el espectáculo coreográfico puede incluir: danza, mímica, texto y música (de orquesta y coral), decorados y maquinaria.

También se utiliza el término ballet para designar la pieza musical compuesta, a propósito, para que sea interpretada por medio de la danza.

El bailarín debe conocer y manejar a la perfección su propio cuerpo, desarrollar el tono muscular adecuado, fuerza y resistencia, además de una postura adecuada para mantener en condiciones su estructura ósea.

El siglo XX: El ballet actual

Ópera-Ballet de Minsk, Bielorrusia.Tras un periodo de estancamiento, el ballet recobró fuerzas en el periodo de entreguerras, especialmente en EEUU y Alemania. En este periodo los coreógrafos y bailarines tratan de innovar, rompiendo con los viejos esquemas. Algunas de las bailarinas más célebres en este periodo fueron: Martha Graham y Mary Wigman.

En la segunda mitad de siglo el principal foco del ballet mundial vuelve a ser Rusia, esta vez bajo el régimen de la soviético. La llegada de las obras rusas a occidente impresionó por su expresividad y técnica. Algunos coreógrafos y bailarines más destacados de esta etapa fueron: Rudolf Nureyev o Natalia Makarova.

Actualmente el ballet internacional sigue muy activo y no ha dejado de innovar y de crear nuevas formas de expresión artística, pero también de trabajar y reescribir algunos clásicos.

Los primeros antecedentes del ballet se sitúan en las cortes de los reyes de España y Portugal y luego en la Italia del Renacimiento. Sin embargo, suele tomarse 1588 como fecha de su comienzo, con la representación del Ballet cómico de la reina ( Ballet comique de la reine) en Francia, al ser el primero que combinó en una unidad: música, baile y argumento. El objetivo del ballet de esta época era el entretenimiento de la aristocracia y los bailarines solían llevar disfraces y trajes acordes con la acción y con la época.

 

El Cascanueces. Ballet en dos actos basado en el cuento de E.T.A. Hoffman "El cascanueces y el rey de los ratones". Con un libreto realizado por Marius Petipa, la música compuesta en 1890 por Tchaikovsky (1840-1893) y la coreografía Lev Ivanov, este ballet se estrenó el 5 de Diciembre de 1892 en el Teatro Mariinsky de San Petersburgo. Sus personajes principales son: Clara, Drosselmeyer (padrino de Clara) y El Cascanueces. Chaikovski compondría posteriormente una Suite orquestal inspirada en su propio ballet, tomando sobre todo movimientos del Segundo Acto.

 

Primer acto: La historia comienza con una fiesta, en la víspera de Navidad, en casa de los padres de Clara. Drosselmeyer es uno de los invitados a la fiesta y le trae varios regalos a su sobrina, entre ellos un cascanueces con forma de Soldado. El hermano de Clara, Fritz, trata de apoderarse del nuevo juguete de su hermana y lo rompe. Drosselmeyer lo arregla y la fiesta continúa. Después que se retiran los invitados, todos van a dormir. Clara se duerme con su cascanueces y sueña que toda la casa se hace muy grande y los juguetes del árbol de Navidad crecen y toman vida. Aparecen entonces los ratones con su rey que pelean contra los soldados-juguetes y el Cascanueces que también ha crecido. En la batalla, que está casi perdida por los soldados y el Cascanueces, Drosselmeyer interviene y Clara golpea al rey ratón con una de sus zapatillas (otras versiones dicen que Drosselmeyer da a Clara algo con fuego) y en la distracción el Cascanueces aprovecha y mata al rey ratón (en otra versión los ratones huyen). El Casacnueces cae después de la batalla, agotado, y luego se convierte en un hermoso príncipe. Clara y el Cascanueces comienzan su viaje por el Reino de las Nieves en donde suben en un hermoso trineo que los lleva hacia el Reino de los Dulces.

Segundo acto: Clara, el Cascanueces y Drosselmeyer llegan al Reino de los Dulces donde los recibe el Hada de Azúcar, su Caballero y el resto de los dulces. El Cascanueces cuenta a todos la lucha contra el rey ratón y cómo Clara salió en su ayuda. El Hada de Azúcar organiza una fiesta para ellos. Se suceden una serie de danzas en honor a los invitados. Luego todo se va esfumando, Clara despierta con su cascanueces, alegre por su maravillosa aventura.

Primer acto:

El granjero Stahlbaum y su señora dan una fiesta de Navidad. Clara y su hermano, hijos de Stahlbaum, saludan a los invitados.
Clara espera impaciente al mago Drosselmeyer, su tío favorito, un fabricante de juguetes que siempre llega con alguna novedad.
El mago llega con un misterioso y amable sobrino, Fritz, y una gran caja de sorpresas de la que van saliendo sucesivamente un soldado bailarín, una muñeca que también danza y un oso polar con su cría. Clara quiere quedarse con la muñeca , pero su madre le explica que es imposible. La niña comienza a llorar y Drosselmeyer la sorprende con un regalo especial: un gran cascanueces de madera. Su hermano recibe un Rey de los Ratones. Los niños atacan a las niñas y el herman de Clara rompe el Cascanueces.
Frtz la defiende, recoge el muñeco estropeado, lo entrega a Drosselmeyer, quien lo repara con una venda y lo deja casi perfecto.

La fiesta termina, los invitados se van y Clara quiere llevar su nuevo juguete a su habitación, pero su madre le pide dejarlo junto al árbol de Pascua.
Antes de la medianoche, la niña baja para acompañar a su Cascanueces. Se adormece y comienza a soñar que todo se agiganta a su alrededor. Llega el Rey de los Ratones con una banda de roedores que aterrorizan a la niña. Apararecen los soldaditos de juguete comandados por el cascanueces para defender a Clara; Fritz los ayuda como capitán de artillería y la niña se siente protegida por estos nuevos amigos. Sin embargo comienzan a perder la batalla. Clara se arma de coraje y lanza una de sus zapatillas al Rey de los Ratones. Lo derriba, el Cascanueces lo mata y los ratones huyen. El Cascanueces se transforma en un hermoso príncipe e invita a Clara y a Fritz a un viaje- en un trineo de oro- a través del bosque encantado.La pesadilla a terminado y la fantasía comienza. Al llegar al bosque, se encuentran con el rey y la reina de las nieves. La pareja real baila para ellos junto a los copos de nieve.la danza se va convirtiendo en un torbellino y finalmente impulsa al trineo- con el príncipe, Clara y Fritz a bordo- hacia el lugar que el príncipe les a prometido, lleno de magia, alegría y dulzura.

Segundo Acto:

Clara, Fritz y e príncipe llegan al reino de los confites, donde los recibe el hada
(Sugar Plum), que preside el lugar, rodeada de nuibes y ángeles guardianes. El hada anuncia a los dulces habitantes de su reinoque ha llegado el príncipe con dos amigos. Le pide al príncipe que narre sus aventuras como Cascanueces y luego coienza una fiesta que deleita a los invitados, en la que danzan sucesivamente los chocolates de España, el té de China, los caramelos de menta de Rusia, el café de Arabia, los mazapanes y las flores encabezadas por su reina, la rosa.

La fiesta culmina con un gran pas de deux que bailan el príncipe y el hada. Clara y Fritz abordan el trineo y emprenden el vuelo de regreso a la realidad.

A performance of The Nutcracker ballet, 1981, by Rick Dikeman.

 

Estrenado en Diciembre de 1892, con argumento y coreografía de Marius Petipa -según la versión de Alejandro Dumas, de "El Cascanueces y el Rey de los ratones" de Ernest Theodor Amadeus Hoffmann-, "Cascanueces" es uno de los ballets más famosos del mundo y es la pieza navideña por excelencia.

Esta obra consolidó al músico Tchaikovsky como el más importante compositor de música para ballet, quien produjo además "El Lago de los Cisnes" y "La Bella Durmiente".
Esta obra es representada cada año con ocasión de la Navidad en las más importantes ciudades del orbe.

 

"Cascanueces" es la obra que ha sido representada en más oportunidades por el Ballet Municipal de Lima.

Con varios cambios de coreografía a través de los años, "Cascanueces" ha sido escenificada durante las épocas navideñas desde 1995.
Una gran cantidad de niños en escena, mucho colorido y la inolvidable música de Tchaikovsky hacen de este ballet el preferido de grandes y chicos.

PRIMER ACTO

Es la noche de Navidad y la Familia Stahlbaum celebra con una gran fiesta en su casa al lado de sus hijos Clara y Fritz, sus amigos y el Dr. Drossemeyer (padrino de Clara) quien prepara un acto de magia y títeres donde los muñecos parecen cobrar vida.
Clara está fascinada con su padrino y más aún cuando éste le regala un lindo muñeco Cascanueces.

Fritz está celoso del regalo de su hermana y lo rompe, pero Drosselmeyer con sus artes de magia lo arregla.
La fiesta llega a su fin y los invitados se marchan, pero Clara quiere ver otra vez a su querido muñeco y se duerme en el sillón con él.

De pronto, aparecen pequeños ratones liderados por su Rey y le arrebatan el muñeco a Clara que está aterrorizada. Se desencadena una batalla entre los ratones y su Rey con los soldados y el Cascanueces convertido en Príncipe, que logra vencer al Rey Ratón gracias a la ayuda de Clara. Ambos recorren el País de las Nieves donde bailan los copos y sus reyes.

SEGUNDO ACTO

El Hada Confite espera la llegada del Príncipe Cascanueces y Clara en el Reino de los Dulces.
Se ofrece un magnífico espectáculo donde los cortesanos bailan con arte español, chino, ruso, árabe y también hay muñecos de mazapán y flores para coronar la fiesta.

El Hada Confite baila un hermoso pas de deux con su caballero y luego todo empieza a desvanecerse como en un sueño.
Clara despierta nuevamente en la sala de su casa al lado de su adorado muñeco Cascanueces.

 

María Giménez ha visto, incluso bailado, Cascanueces cientos de veces y reconoce que, obviamente, todo lo que tenía acumulado en su memoria y en su retina le ha influido en su propio montaje, pero ha tenido muy claro su propósito desde el principio: "Intento reproducir la sensación que me creó la esencia del espectáculo, es eso lo que me gusta recrear, no la escenografía, nada de eso, sólo la sensación que se siente al ver Cascanueces", explica.

Y, si bien este ballet clásico es tradición en Navidad y representa su espíritu a la perfección, lo que más destaca Giménez de su Cascanueces es otro de sus mensajes: "El de que la apariencia física no es lo más importante, que por encima están la fantasía, la inocencia, los sueños de los niños…". Y añade: "Además, me gusta que toda la familia pueda acercarse al teatro a verlo, Cascanueces es muy familiar, muy generacional".

 

mmmmmmmm

EL CASCANUECES

Índice:
Protagonistas

Avatares de la composición
Sinopsis
Discografía

 

Protagonistas

– Sr. Drosselmeyer
– Sr. Stahlbaum
– Clara
– Fritz
– El Príncipe
– El Rey de los Ratones
– Familiares, amigos, ratones, soldados, etc. Ballet en dos actos con música de Tchaikovsky.

Estreno: Diciembre de 1892 en el Teatro Marinsky de St. Petersburgo con coreografía de M. Petipa y L. Ivanov.

Libreto: Marius Petipa sobre el cuento de Hoffmann "El Cascanueces y el Rey de los Ratones", según traducción al francés de Alejandro Dumas (padre).

 

Avatares de la composición

En 1882,Sergei Flerov, crítico musical y amigo de Tchaikovsky le envía una copia de una traducción de ese cuento de Hoffmann. Es el primer contacto de Tchaikovsky con lo que sería el argumento de este ballet. Tchaikovsky manifestó que le agradaba, sin más.

En 1890, Ivan Vsevolozhsky, director de los Teatros Imperiales y M. Petipa consiguen persuadir a Tchaikovsky para componer la música para un ballet cuyo argumento sería una adaptación de ese cuento. Tchaikovsky en principio no se mostraba muy decidido a abordar el tema pues consideraba que el argumento carecía de dramaticidad, pero finalmente aceptó.

Es en 1891 cuando Tchaikovsky trabaja en la composición de la música. Por esa época Tchaikovsky gozaba de gran prestigio y era muy solicitada su presencia en conciertos y otras actividades musicales en Europa y Norte-América, así que simultaneó su trabajo de composición de la música del Cascanueces con diversos viajes, giras, etc. Aunque seguía con la labor, por veces manifestaba dudas acerca de su partitura y del argumento que aún no le convencía del todo.

En un viaje a Paris llegó a manos de Tchaikovsky una edición de un periódico ruso que anunciaba el fallecimiento de Alejandra, su hermana. Tan dolorosa noticia estuvo a punto de hacer que Tchaikovsky abandonase tanto su próxima gira por Norte-América como la composición de la música para el Cascanueces, aunque siguió finalmente adelante con ambas cosas.

Ya a punto de concluir su partitura Tchaikovsky accedió a que en un concierto por él dirigido en San Petersburgo fuese bailada una suite de danzas de la obra. Así sucedió y con gran éxito. Como novedad Tchaikovsky había incluido en la orquestación de la "Danza del Hada de los Confites" un instrumento recién inventado, la celesta. Tchaikovsky había guardado el mayor secreto sobre el uso que iba a hacer de este instrumento, siendo el primer compositor en utilizarlo.

La obra fue concluida en Abril 1892 y su estreno tuvo lugar en Diciembre de ese mismo año.