MyCityLinked

Browse By

MyCityLinked

Felicidades, Prosperidad y la Bendición de Dios para el 2009

 


SAN ANTONIO, TX. — He iniciado escribiendo luego de unos cuantos segundos y minutos en este nuevo año 2009 y ante una recesión económica, falta de trabajos y la violencia tanto domestica como entre pandillas así como entre algunos pueblos, nos hace volver –tal vez- nuestra mirada hacia Dios, creador del universo, para enviar a nuestros lectores un mensaje positivo de esperanza.

¿Qué podríamos pedirle y decirle a nuestro Dios para este 2009?

Es seguro que cada uno ya hizo su lista de sus deseos y hoy comienza esta nueva oportunidad en el 2009 y si la persona lo comienza a dejar para mañana entonces todos sus pronósticos y proyectos empezaran a caer hasta quedar como uno estaba en el 2008.

¿Cómo podríamos superar lo anterior?

Estableciendo sus planes y proyectos específicos, estableciendo TIEMPO y forma o MEDIOS para lograrlo, de lo contrario se ira uno al fracaso.

Iniciamos este año con la siguiente oración a nuestro Padre Dios por medio de Jesucristo así:

Lucas Capitulo 11 (Jesús y la Oración) (Mt. 6.9-15; 7.7-11)

 

 1 Aconteció que estaba Jesús orando en un lugar, y cuando terminó, uno de sus discípulos le dijo: Señor, enséñanos a orar, como también Juan enseñó a sus discípulos.

    2 Y les dijo: Cuando oréis, decid: Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre. Venga tu reino. Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra.

    3 El pan nuestro de cada día, dánoslo hoy.

    4 Y perdónanos nuestros pecados, porque también nosotros perdonamos a todos los que nos deben. Y no nos metas en tentación, mas líbranos del mal.

    5 Les dijo también: ¿Quién de vosotros que tenga un amigo, va a él a medianoche y le dice: Amigo, préstame tres panes,

    6 porque un amigo mío ha venido a mí de viaje, y no tengo qué ponerle delante;

    7 y aquél, respondiendo desde adentro, le dice: No me molestes; la puerta ya está cerrada, y mis niños están conmigo en cama; no puedo levantarme, y dártelos?

    8 Os digo, que aunque no se levante a dárselos por ser su amigo, sin embargo por su importunidad se levantará y le dará todo lo que necesite.

    9 Y yo os digo: Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá.

    10 Porque todo aquel que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá.

    11 ¿Qué padre de vosotros, si su hijo le pide pan, le dará una piedra? ¿o si pescado, en lugar de pescado, le dará una serpiente?

    12 ¿O si le pide un huevo, le dará un escorpión?

    13 Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre celestial dará el Espíritu Santo a los que se lo pidan?

 

Saludos

 

Arquitecto Rodolfo Macias
Director
[email protected]