MyCityLinked

Browse By

MyCityLinked

Un regalo imperecedero para el auditorio: El concierto para violoncelo de Shostakovich

en la serie ultima de obras de Shostakovich se dejan oír cada vez con mayor frecuencia los remotos reflejos de la música del autor de la SINFONIA INCOMPLETA y CAMINO INVERNAL reflejos que se hacen palpables, particularmente en la maravillosa segunda parte del SEGUNDO CONCIERTO PARA PIANO. Imperdible. Repito, no se trata de parecido de imágenes concretas, sino del carácter emocional común de la música: con SHOSTAKOVICH aparece tal vez la misma claridad espiritual y cordialidades al mismo asombroso don melódico que hace que todas las voces canten y dan la sensación de que las melodías surgen de modo espontaneo y siendo extraordinariamente originales y muy sencillas a la vez, se graban enseguida en la memoria.

Por Ana Coretta

Artículo de OPINIÓN. Colaboradora Internacional, Doctora en Biología.

La década de 1950 fue la época en que Shostakovich logro su completa madurez como compositor y alcanzó muy elevada maestría, al grado de saber plasmar en sus obras, su lugar entre grandes artistas del sistema, que con asombrosa facilidad depuraban los más diversos sentimientos, temas y argumentos.

Una puede preguntarse, ha habido en la historia de la música contemporánea muchos artistas que a lo largo de una década, de corrido crearan una tras otra, obras en las que aparecieran cada vez ante los oyentes con un cierto nuevo perfil innovador, sin dejar de perder la personalidad idiosincrasia característica. Veamos, el solemne y luminoso oratorio por ejemplo CANCION DELOS BOSQUES, con sus relevantes canciones: la dramática DECIMA SINFONIA, profundamente cognitiva, el chispeante e impetuoso SEGUNDO CONCIERTO PARA PIANO Y ORQUETA, pletórico de juvenil alegría; la trágica y majestuosa UNDECIMA SINFONIA, la briosa y enérgica OBERTURA FESTIVA, las CANCIONES HEBREAS, penetradas de sobria inquietud; los originales poemas corales; el CONCIERTO PARA VIOLIN, que recuerda a veces, si se quiere, por su amplitud emocional y lo complejo de su concepción, a obras de este género como el CONCIERTO PARA VIOLIN de Brahms, sencillas operetas también, escritas para cuajarnos de canciones, títulos varios….

No obstante a pesar de esa diversidad de género y de temática, las últimas creaciones de Shostakovich revelan también cierta tendencia común. Y esa tendencia, se dice que consiste, claro, cada quien su parecer, en la incansable búsqueda de los medios expresivos más comprensibles y que conmuevan inevitablemente al más vasto auditorio educado. Shostakovich no es un compositor que haya tendido a lo primitivo. Su sencillez es otra cosa, es muchas veces compleja al penetrar más en las entonaciones que son extraordinariamente originales. El músico aspira a plasmar por lo general con sencillez ideas profundas y complejas. De la misma manera, para hacer un paralelo francés en literatura, FLAUBERT RACINE, he ahí dos que también perfeccionaban incansablemente el lenguaje de sus obras. Tal sencillez y claridad para expresar profundamente ideas alcanzó en sus últimas creaciones también por ejemplo a Franz Schubert.

Claro que la analogía entre la música de Shostakovich y las novelas de Flaubert o Teatro de Racine, es al gusto y  convencional. Se trata solo de cierta semejanza de los métodos artísticos y no se hacen paralelos temáticos ni de imágenes. Pero a Franz Schubert no lo he mencionado solo en este aspecto. A pesar de la diferencia que existe entre Shostakovich (nervioso e impulsivo, propio de esta época de posguerra, con grandes crecimientos y desarrollos,  realizaciones esperanzadoras y siniestras de la historia de la humanidad) y Schubert (concentrado contemplativo de carácter si se quiere, profundamente espiritual, que creaba en la Viena de principios del siglo 19, tienen cierta afinidad en el modo de concebir las imágenes. en los lentos y liricos episodios es lo que digo, en la serie ultima de obras de Shostakovich se dejan oír cada vez con mayor frecuencia los remotos reflejos de la música del autor de la SINFONIA INCOMPLETA y CAMINO INVERNAL reflejos que se hacen palpables, particularmente en la maravillosa segunda parte del SEGUNDO CONCIERTO PARA PIANO. Imperdible. Repito, no se trata de parecido de imágenes concretas, sino del carácter emocional común de la música: con SHOSTAKOVICH aparece tal vez la misma claridad espiritual y cordialidades al mismo asombroso don melódico que hace que todas las voces canten y dan la sensación de que las melodías surgen de modo espontaneo y siendo extraordinariamente originales y muy sencillas a la vez, se graban enseguida en la memoria.

Así es también la segunda parte, lenta de la obra CONCIERTO PARA VIOLONCELO Y ORQUESTA. El violoncelo canta desde la primera hasta la última nota y canta de tal manera, que a veces, el corazón se estremece de júbilo ante estos altos modelos de arte clásico. Si se analiza el conjunto melódico y temático de esta parte, saltan a la vista sus vínculos de entonación con las canciones rusas, de prolongadas resonancias y la amplitud infinita de su melodía. Mas estos vínculos no niegan en ningún modo la originalidad de la música. basta oír cualquier compas de cuatro tiempos para que uno se diga en el ato, o no, claro: esto es inconfundiblemente Shostakovich, autor del QUINTETO PARA PIANO y del TRIO de DIEZ POEMAS CORALES y de la DECIMA SINFONIA, el músico que no deja de buscar el camino más corto, para llegar al corazón del oyente.

No hay que pensar que la segunda parte del nuevo CONCIERTO PARA VIOLONCELO es la más interesante o de mayor relieve de la obra. He comenzado a hablar de modo tan poco común, sobre dicha obra para subrayar la ruta que sigue en los últimos años la creación de SHOSTAKOVICH. A mi parecer, todo el CONCIERTO mencionado está muy bien logrado.

En su primera parte predominan las imágenes de carácter dinámico. La energía del movimiento parece conducir a veces a que el fondo musical se haga un tanto seco, lo que suele ocurrir en tales casos con las obras del autor en comento. Mas el nítido relieve de los temas y las imágenes hace que la música sea expresiva e impresionable. En la segunda parte el tono sufre un brusco cambio. La infinita amplitud melódica, el encanto íntimo de las emociones y el solo de violoncelo dominándolo todo, crean la sensación de que el autor sostiene una cordial conversación con los oyentes. Parece como si, en una charla íntima, el compositor nos confiara sus más recónditas ideas y sentires. Esta conversación a solas con el alma del gran artista es recomendable, causa una asombrosa e inolvidable impresión. Se entiende que al repasar las luces de esta obra, consideramos aptos todos los comentarios que sirvan para incitar al lector al placer nuevamente de la apreciación musical, éste el nuestro es un boletín que intenta cumplir también en música clásica universal, parte fundamental de la formación cultural de todas las edades y sobre todo debe emprenderse desde etapa temprana en la formación del niño.

La segunda, la tercera y la cuarta partes del CONCIERTO PARA VIOLONCELO de Shostakovich, se suceden sin intervalos. La tercera parte constituye en esencia, una cadencia ampliada del solista. Y el tono se hace más emocional. La trama musical se torna dramática y adquiere tonos impetuosos y tensos. Los medios expresivos del violoncelo son aprovechados aquí de un modo verdaderamente asombroso.

El final del CONCIERTO PARA VIOLONCELO es algo así como un cuadro de fiesta popular. Brotan imágenes musicales en abigarrada sucesión. Son de distinto carácter. Ora parecen esbozos de costumbres, ora recuerdos fugaces, ora reflexiones breves pero profundas de algo importante que conmueve al compositor. En tales instantes, desparece la sensación de hallarse ante una fiesta popular. Y se extingue también en los episodios de tenso carácter dramático. Hay que decir que esos momentos existen en el final de la obra. El contenido del final es más complejo y extenso que el que suelen tener por tradición, en tales casos los cuadros de fiesta popular. Su dramatismo es tan complicado, que a veces parece que las imágenes se suceden de forma  caleidoscópica y su ligazón y concatenación comienzan a escaparse al oyente.

Es verdad que cuando el CONCIERTO en comento, se escucha por segunda vez, afloran nuevas la anterior impresión desaparece y es sustituida. Porque su forma y estructura son irrepetibles en percepción, cada vez es diferente. LA técnica puede una suponer es irreprochable, sobre todo vale la pena destacar su laconismo, esto es un aporte rasgo característico del autor de la fase más madura: todas las imágenes musicales, tan diversas, surgen por un complejo desarrollo a lo largo de viento y nueve minutos.

En relación con las últimas creaciones del compositor, podríamos mencionar a Franz Schubert. El CONCIERTO PARA VIOLONCELO incita a hacer otro paralelo mas, los últimos cuartetos de BEETHOVEN, SI. Se trata aquí de un comentario aventurado, personal. No se trata por supuesto en llaparte de analogías de entonación, no podría ser, sino del CARACTER GENERAL DEL PENSAMIENTO DEL COMPOSITOR. Todas las imágenes del CONCIERTO PARA VIOLONCELO, lo mismo que las de los cuartetos de Beethoven, parecen haber sido filtradas a través del prisma de un alto intelecto. El músico no solo muestra los fenómenos de la vida, sino que intenta penetrar en ellos, discurre acerca de lo que le rodea, aspira a comprender las leyes de su desarrollo. Todo esto contenido tan complejo, esta expresado con extraordinaria claridad y sencillez en forma pulida y perfecta, al estilo más clásico. Por favor, no se limite, haga la experiencia, estas obras producen en quien las escucha una enorme alegría. [email protected] lo necesitamos. Disfrute.

Ana Coretta

Colaboradora Internacional, Doctora en Biología,  quien escribe proveniente de Inglaterra y propone a sus futuros lectores contar con sus artículos en español, inglés y francés. Como siempre, abrimos las puertas a nuevas plumas y esperamos sean del agrado de nuestros lectores. La autora de estos artículos es responsable de los mismos y el periódico San Antonio Newspaper solamente le otorga el derecho de difundir sus ideas sociales, ecologistas y de interés social. Si alguna persona o institución de gobierno o de la sociedad considera que le produce algún daño, cuenta con el derecho de réplica. Cualquier comentario escribir a [email protected] o al Celular 5559396603; con gusto publicaremos tus comentarios.