MyCityLinked

Browse By

MyCityLinked

Activistas piden a Obama apoyar acción mundial

 


Por Haider Rizvi


NUEVA YORK,    (IPS)  – Activistas de Estados Unidos instan al nuevo 

gobierno a que apoye iniciativas mundiales para proteger los derechos de 

las mujeres.

 

"Si Barack Obama quiere hacer algo importante por las mujeres, debería 

ordenar al Senado que ratifique la CEDAW", dijo la activista Ritu Sharma.

 

  CEDAW es el acrónimo en inglés de la Convención sobre la Eliminación de 

Todas las Formas de Discriminación contra las Mujeres, de la Organización 

de las Naciones Unidas (ONU), apoyada por más de 170 países.

 

  En las últimas tres décadas, los gobernantes estadounidenses rechazaron 

la CEDAW arguyendo que las mujeres en Estados Unidos ya gozaban de 

protecciones contra la violencia y la discriminación.

 

  Pero activistas responden que la negativa a ratificar el tratado 

estimula a regímenes represivos a promover prácticas discriminatorias.

 

  "Para nosotras, no hay razón para que se demore la ratificación", dijo 

Sharma, quien lidera la WomenÂ’s Edge Coalition, que reúne a cientos de 

grupos de mujeres en todo el mundo.

 

  Creada hace unos 30 años, la CEDAW claramente define qué constituye 

discriminación de género y establece una agenda de acción nacional para 

poner fin a las violaciones a los derechos de las mujeres.

 

  Muchos países signatarios han mejorado sus leyes, pero en la mayoría de 

los casos no han podido proteger a las mujeres de la violencia y los 

abusos diarios.

 

  Numerosos estudios realizados en los últimos años por la ONU y centros 

de estudios independientes muestran que, en muchas partes del mundo, 

millones siguen siendo víctima de la discriminación.

 

  Investigadores señalan que, cada año, cientos de miles de mujeres caen 

en la prostitución, y muchas sufren violencia no sólo de sus proxenetas y 

clientes, sino también de policías.

 

  Mientras, el problema de la violencia doméstica sigue siendo visto como 

un asunto "privado" en muchos países, incluso varios con alto nivel 

educativo, lo cual avala una actitud pasiva ante los abusos.

 

  La situación de las mujeres, según el secretario general de la ONU, Ban 

Ki-moon, no va a cambiar a menos que los hombres, particularmente aquellos 

que están en el poder, estén dispuestos a mudar su comportamiento.

 

  "Cambiar la mentalidad y los hábitos de generaciones no es fácil", dijo 

Ban en vísperas del Día Internacional de la Mujer, celebrado el domingo.

 

  "Debemos unirnos para decir claro y alto, al más alto nivel, que la 

violencia contra las mujeres no será tolerada en ninguna forma y en ningún 

contexto", añadió.

 

  Activistas que trabajan de cerca con la ONU señalaron que, desde la 

Cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer (Beijing, 1995), se han hecho 

algunos progresos para proteger los derechos de la población femenina. 

Pero muchos dicen que todavía hay un largo camino por delante.

 

  Cuando la Comisión sobre el Estatus de las Mujeres celebró su reunión 

anual la semana pasada, delegados expresaron su deseo de que el nuevo 

gobierno de Estados Unidos actuara diferente.

 

  La anterior administración estadounidense había impuesto duras 

condiciones a la entrega de fondos a agencias de la ONU que ayudaban a 

mejorar las condiciones de las mujeres en los países pobres.

 

  El gobierno del presidente George W. Bush (2001-2009) se negó a 

financiar programas en países que reconocen el derecho al aborto. Como 

consecuencia, cientos de miles de mujeres murieron durante su embarazo.

 

  Ban no dijo nada sobre el rechazo estadounidense a la CEDAW. Sin 

embargo, en una reciente conversación con IPS, dijo que apreciaba las 

intenciones de la nueva administración.

 

  "Creo que va a ser muy positivo", afirmó en respuesta a una pregunta 

sobre si la administración de Obama estaría dispuesta a firmar tratados de 

la ONU que fueron ignorados o activamente socavados por sus predecesores.

 

  Sharma espera que la nueva secretaria de Estado (canciller) 

estadounidense, Hillary Clinton, juegue un papel importante en la agenda 

internacional sobre los derechos de las mujeres.

 

  Antes de asumir el cargo, Clinton subrayó la importancia de ayudar a 

las mujeres y adolescentes.

 

  "Invertir en la humanidad a través del desarrollo social no es una 

parte marginal de nuestra política exterior, sino integral para alcanzar 

nuestras metas", dijo en una declaración.

 

  "Si la mitad de la población mundial permanece vulnerable a la 

marginación económica, política, legal y social, nuestra esperanza de que 

avancen la democracia y la prosperidad estará en serio riesgo", añadió.

 

  Aunque satisfecha con la postura de Clinton, Sharma, como muchas otras 

activistas, dijo que le gustaría ver que la nueva administración de pasos 

reales y prácticos para cooperar más estrechamente con la comunidad 

internacional.

 

  "La designación de Clinton como la tercera secretaria de Estado 

significa que, otra vez, una mujer será la jefa de la diplomacia y la cara 

pública ante el mundo de la nación, subrayando el compromiso de Estados 

Unidos en la igualdad y en el empoderamiento de las mujeres en todo el 

mundo", añadió.

 

  "Pero, para llevar este compromiso al siguiente nivel, esta 

administración tiene que hacer de la asistencia internacional una 

prioridad en su política exterior, y garantizar que beneficie a las 

mujeres", agregó. "Poner un énfasis real en invertir en las mujeres hará 

que éstas junto a los hombres puedan contribuir a salir de la pobreza".

 

 

(FIN/IPS/traen-rp/hr/ks/na hd ip wo fe/09)