MyCityLinked

Browse By

MyCityLinked

¿Rescatar a quién?

 

 

 

 

BOSTON,  (IPS)  – El Poder Legislativo y el Ejecutivo de Estados 

Unidos deliberarán a puertas cerradas este fin de semana. El motivo: 

procesar el rescate propuesto por el gobierno de instituciones financieras 

al borde de la quiebra, a un costo de 700.000 millones de dólares para el 

fisco.

Por Adrianne Appel

 

La difícil tarea que afrontan funcionarios y legisladores es lograr una 

norma que no indigne a buena parte de la ciudadanía, ya azorada ante la 

perspectiva de un nuevo favor de Washington a enormes corporaciones.

 

  El secretario del Tesoro (ministro de hacienda) Henry Paulson llevó el 

plan al Congreso legislativo el día 19. Presentó entonces un esquema de 

tres páginas, y dijo que era necesario impedir el colapso del mercado 

financiero originado en la crisis hipotecaria.

 

  El plan habría permitido a Paulson, ex presidente del banco Goldman 

Sachs (el cual pasa por un periodo de incertidumbre), tener un control 

completo de los pagos masivos a las instituciones sin ningún control, ni 

auditoría, ni plan de una devolución al contribuyente.

 

  La activista Maude Hurd señaló que "hay una revuelta populista palpable 

en pueblos y ciudades de todo el país".

 

  "Si Main Street no obtiene una ayuda real con el crédito que salga de 

este acuerdo, el pueblo buscará una salida constructiva a su enojo", 

sostuvo Hurd, presidenta de Acorn, la mayor organización civil comunitaria 

de personas de ingresos bajos y moderados de Estados Unidos. La integran 

unas 400.000 familias en 110 ciudades en todo el país.

 

  El término Main Street alude a los ciudadanos comunes de Estados 

Unidos, en oposición a las grandes corporaciones y a las instituciones 

financieras que cotizan sus acciones en la Bolsa de Valores de Nueva York 

en la calle Wall Street.

 

  Desde el Congreso, los legisladores intentan convencer a los 

contribuyentes –y a los votantes– de que tienen mente sus intereses al 

considerar el rescate.

 

  "Cientos de miles de millones de dólares que los estadounidenses 

invirtieron en cuentas de retiro y fondos mutuos se han evaporado", y la 

tendencia seguirá, advirtió el demócrata Chris Dodd, presidente del Comité 

de Banca del Senado.

 

  Sus declaraciones sugieren que está en juego la seguridad de los 

ingresos de ciudadanos comunes, que poseen muy pocas acciones o ninguna, y 

un alza en las acciones a raíz del rescate no le será de ninguna ayuda.

 

  "La clase media no va a ser afectada en absoluto por un rescate, 

dedicado a los muy ricos. Los cambios en el mercado de valores no cambian 

mucho la situación de la clase media", dijo a IPS Edward Wolff, un 

economista de la Universidad de Nueva York.

 

  "Ayudar a los ricos a recuperarse del colapso del mercado de valores es 

sólo una táctica política. Si se alega que todos están sufriendo, es más 

fácil obtener un rescate de parte de Washington", señaló Wolff.

 

  En 2001, el 10 por ciento más rico de las familias poseía 85 por ciento 

de todas las acciones de grandes empresas, alrededor de 85 por ciento de 

todos los valores financieros y 90 por ciento de todas las acciones 

empresariales en general, según Wolff.

 

  En cuanto al resto del país, 32 por ciento de los hogares poseían más 

de 10.000 dólares en estos instrumentos, y apenas 25 por ciento poseían 

más de 25.000 dólares, dijo Wolff.

 

  Un informe de 2007 de la Oficina de Supervisión del Gobierno constató 

que en 2004 apenas 36 por ciento de los trabajadores tenían algún ahorro 

en una cuenta de retiro.

 

  A la hora de jubilarse, la mayoría de los ciudadanos estadounidenses 

dependerán de la Seguridad Social, el programa del gobierno que les 

garantiza un ingreso de entre 30 y 40 por ciento de lo que ganaban cuando 

estaban activos.

 

  Las malas prácticas de la industria de los créditos hipotecarios 

apuntaron, en particular, contra negros y ancianos, según un informe de la 

organización United for a Fair Economy.

 

  Apenas 11 por ciento de los préstamos de alto riesgo se asignaron a 

compradores primerizos el año pasado. La amplia mayoría estaba 

refinanciando, lo que hizo que los prestatarios debieran más por sus 

hogares bajo la presunción de que estaban ahorrando dinero.

 

  Mucho titulares de préstamos fueron convencidas de refinanciar sus 

hogares para obtener efectivo adicional que les permitiera pagar bienes y 

servicios de primera necesidad, como facturas médicas, señala el informe.

 

  Los acreedores negros perderán entre 71.000 millones y 92.000 millones 

de dólares, y los de origen latinoamericanos, entre 75.000 millones y 

98.000 millones como resultado de malos préstamos de alto riesgo, según el 

informe.

 

  "Un par de décadas de desregulación permitieron a aquellos ubicados en 

la cúspide de la cadena alimentaria financiera lucrar con millones de 

personas, a través de prácticas hipotecarias inescrupulosas", dijo a IPS 

Michael Lapham, de United for a Fair Economy.

 

   "¿Quiénes necesitan más ayuda? ¿Los propietarios de vivienda que 

afrontan el desalojo o aquellos que amasaron millones y miles de millones 

de dólares?", se preguntó Lapham.

 

  El público estadounidense parece especialmente fastidiado con la idea 

de ayudar a compañías que pagaron salarios exorbitantes a sus altos 

gerentes, en tiempos en que cae la calidad de vida de millones.

 

  Según el Instituto para Estudios Políticos, los gerentes generales de 

las grandes compañías estadounidenses obtuvieron el mes pasado un ingreso 

promedio de 10,5 millones de dólares. Los de las 50 principales firmas 

financieras se embolsaron, también en promedio, 588 millones de dólares.

 

  El proyecto de ley permite al Departamento del Tesoro determinar si los 

ingresos de los ejecutivos son "inapropiados o excesivos". Pero "el 

secretario Paulson se alzó con acciones por más de 750 millones de dólares 

como gerente general de Goldman Sachs", dijo la analista Sarah Anderson.

 

  "Difícilmente es el árbitro apropiado para decidir qué es excesivo o 

qué no", ironizó Anderson.
 

(FIN/IPS/traen-js/aa/ks/na if ip sp cs fe/08)