MyCityLinked

Browse By

MyCityLinked

¿Un portavoz latinoamericano ante Obama?

 


Por Fabiana Frayssinet


RÍO DE JANEIRO,  (IPS)  – El gobierno de Brasil espera cambios 

políticos y oportunidades comerciales para América Latina a partir del 

encuentro entre el presidente Luiz Inacio Lula da Silva y su par de 

Estados Unidos, Barack Obama.

 

Lula acudió a la reunión de este sábado con una larga lista de reclamos 

regionales y la esperanza de poner fin a la conflictiva herencia de la 

administración de George W. Bush.

 

 "Hay una sólida amistad entre los dos países, pero siempre se puede 

hacerla más sólida aún", dijo Obama a Lula al recibirlo en la Casa Blanca, 

según un comunicado de prensa.

 

  El nuevo gobierno de Estados Unidos está en una "posición única y 

excepcional para mejorar las relaciones con América Latina", dijo Lula.

 

  Aunque la cancillería aclaró que Brasil no iba como "portavoz" de la 

región al encuentro, el primero de Obama con un presidente 

latinoamericano, el equipaje de Lula estuvo cargado de temas vinculados a 

países vecinos.

 

  En esos asuntos se espera avanzar a partir de la "afinidad intelectual 

y de ideas" entre Obama y Lula, "dos líderes que hablan de esperanza y 

cambio", según el canciller brasileño Celso Amorim.

 

  El primero de esos temas fue anticipado por el presidente de Venezuela, 

Hugo Chávez, que dijo haber dado "luz verde" a Lula para intentar una 

aproximación entre Caracas y Washington.

 

  Amorim ve indicios de mejora en la reacción "equilibrada" del gobierno 

de Obama ante el último referendo venezolano, que consagró la reelección 

indefinida del presidente, reconociendo que tuvo lugar "dentro de los 

principios democráticos".

 

  "Es necesario respetar la democracia de Venezuela y creo que el 

presidente Obama esta abierto a eso", dijo Amorim a la prensa.

 

  Pero Brasil buscará su propio camino en otros temas de interés 

estratégico, que podrían afectar indirectamente a Venezuela.

 

  Estados Unidos estaría interesado en firmar acuerdos con Brasil para 

comprarle petróleo y reducir su dependencia de las importaciones de 

petróleo de Venezuela.

 

  El interés de Estados Unidos habría surgido a partir de los últimos 

descubrimientos de petróleo de Brasil en su plataforma marítima, lo que lo 

podría convertirlo en uno de los principales productores de crudo a 

mediano plazo.

 

  El vicepresidente de la Asociación de Comercio Exterior, Jose Augusto 

de Castro, estima que eso será posible en 2015 o 2016 cuando Brasil tenga 

condiciones tecnológicas de extraer petróleo de esas cuencas.

 

  "Brasil tendrá un excedente de petróleo leve , el que le interesa a 

Estados Unidos y que hoy compra a Venezuela. Es bueno para Estados Unidos 

reducir las compras a ese país e importar de Brasil, que políticamente es 

neutro", dijo De Castro a IPS.

 

  La empresa brasileña Petrobras ya anticipó que las nuevas reservas le 

permitirán al país no solo garantizar su abastecimiento sino ampliar su 

mercado internacional, exportando  no solo a Estados Unidos, sino a Japón 

y China.

 

  Mientras niega públicamente la existencia de negociaciones con ese 

rumbo, el gobierno de Brasil, considerado potencial aliado por Estados 

Unidos –en una región con gobiernos de izquierda críticos a la política 

de Washington–, está dispuesto a poner sobre la mesa otros temas, como el 

de Cuba. "si Estados Unidos se refiere a ellos".

 

  "Es inevitable hablar sobre Cuba. Es muy simbólico para América 

Latina", dijo el canciller.

 

  Amorim consideró que las condiciones son adecuadas para modificar la 

posición de Estados Unidos, que sostiene un bloqueo económico contra Cuba 

desde los años 60, y eso contribuiría a mejorar las relaciones con el 

resto de América Latina.

 

  En declaraciones a IPS, el ex canciller Luiz Felipe Lampreia, dijo no 

tener dudas de que Lula transmite a Obama su "preocupación en relación al 

embargo contra Cuba".

 

  "Brasil siempre ha estado en contra del embargo y siempre ha creído que 

es contraproducente en el sentido de una evolución cubana hacia la 

democracia", destacó.

 

  ¿Mediador, puente, amortiguador, aliado de Estados Unidos ante los 

gobiernos de izquierda de América Latina?

 

  Lampreia no cree que el gobierno brasileño "tenga interés" en jugar 

esos papeles.

 

  "Brasil tiene su relación tanto con Estados Unidos como con los países 

de América Latina. Yo creo que esta idea de que Brasil puede ser mediador 

va en contra de toda la orientación de la política externa brasileña, en 

prácticamente toda la historia independiente del país", recordó.

 

  Lula "no fue elegido portavoz de la región, pero dará su opinión. 

Llevará su visión sobre América del Sur y América Latina en general pero 

sin afán de dar consejos, sino de exponer su percepción", aclaró Amorim.

 

  "Después del 11 de septiembre del 2001, América Latina ha salido 

totalmente del radar americano (estadounidense) con una consideración de 

poco nivel. Ahora  puede volver, por razones buenas y malas. Por la 

crisis. Pero también por oportunidades", opinó Lampreia.

 

  Por primera vez, un gobierno de Estados Unidos parece dispuesto a 

escuchar y hasta a "aprender" de la experiencia brasileña. Dicho en 

términos diplomáticos por la Casa Blanca, "el presidente Obama hará 

consultas al presidente Lula sobre medidas efectivas para reaccionar ante 

la crisis financiera global".

 

  Para Lampreia, "quizás sea porque Brasil ha sido históricamente un país 

que siempre ha tenido un sistema financiero muy robusto, por el hecho de 

que el estado tiene un peso grande. Hasta poco tiempo atrás esto era una 

cosa que no contaba a favor de los países pero ahora esta de moda que el 

Estado tenga un papel más fuerte", comentó el ex ministro.

 

  Además, este país tiene activos "muy sólidos": es el cuarto mayor 

tenedor de Bonos del Tesoro de Estados Unidos, tiene reservas por unos 

200.000 millones de dólares, un comercio exterior significativo y uno de 

los 10 productos internos brutos más grandes del mundo.

 

  Por primera vez desde 1999, este país sudamericano tendrá este año un 

déficit comercial estimado de entre 1.000 y 2.000 millones de dólares con 

Estados Unidos.

 

  De Castro lo atribuye a la caída del precio internacional de los 

productos básicos, como arrabio (hierro de primera fundición), petróleo y 

celulosa.

 

  Brasil tiene interés de expandir el mercado internacional del etanol, 

un alcohol combustible que obtiene de la caña de azúcar.

 

  Según explicó a IPS Adriano Pires, del Centro Brasileño de 

Infraestructura, este interés encuentra una ocasión propicia porque el 

Departamento de Agricultura de Estados Unidos pretende aumentar la 

proporción con que se mezcla el etanol a la gasolina, que hoy es de dos o 

tres por ciento, a 12 y 13 por ciento.

 

  "Para alcanzar esa meta será fundamental la entrada del etanol 

brasileño a Estados Unidos incluso porque el maíz, principal materia prima 

para la producción de etanol estadounidense, tiene una demanda muy fuerte 

de la industria alimentaria", sostuvo.

 

  Brasil y Estados Unidos representan e 80 por ciento de la producción de 

etanol en el mundo. Pero se calcula que el brasileño es tres veces más 

barato.

 

  Brasil que produce más de 17.000 millones de litros al año, destina la 

mayoría a su mercado interno. Casi 100 por ciento de su flota automotriz 

funciona con motores Flex, aptos para gasolina y etanol.

 

  Pero para vender etanol al mundo a gran escala, los productores tienen 

que superar desafíos internos, según Pires, como mejorar la tecnología y 

la productividad para impedir al avance de la caña de azúcar en áreas como 

la selva amazónica, y mejorar las condiciones precarias de los campesinos 

que trabajan en su cosecha.

 

  También será necesario superar las barreras impuestas por Estados 

Unidos al etanol brasileño para proteger a su propia industria.

 

  El "proteccionismo" es otro de los asuntos abordados con Obama.

 

  Lula insiste con el mismo mensaje que llevará a la reunión del Grupo de 

los 20 Países  con intereses en el sistema financiero internacional , que 

se reunirá en abril en Londres: "es necesario evitar la tentación de 

responder a la crisis económica internacional con medidas 

proteccionistas".(FIN/IPS/ff/dcl/la na ip if br sp sl/09)