MyCityLinked

Browse By

MyCityLinked

Bush rescata a los bancos, pero no al Cuerpo de Paz

NUEVA YORK,  (IPS)  .- Mientras el gobierno de

Estados Unidos continúa armando el rompecabezas

del rescate de su sector financiero, a un costo

de 700.000 millones de dólares, al presupuesto

del Cuerpo de Paz de este país le faltan 18

millones para cumplir con sus funciones.
 

     Por William Fisher

 

   El Cuerpo de Paz, uno de los más exitosos

programas de política exterior de Estados Unidos,

tiene la misión de ayudar a otras naciones a

través de voluntarios capacitados, que trabajan

en un país extranjero por dos años y ayudan en

áreas como la salud, la educación, los negocios y la agricultura.

 

   En 2001, el entonces flamante presidente

estadounidense George W. Bush anunció que

aumentaría el número de voluntarios a 14.000 para

2007, pero aún hoy faltan unos 6.000 para alcanzar esa meta.

 

   Además, la estrechez presupuestaria obliga a

suspender unas 400 vacantes de voluntarios y

postergar, en algunos casos indefinidamente, el

despliegue de los que ya han sido aceptados.

 

   El Cuerpo de Paz también intenta controlar

costos a través de la reducción de sus oficinas

de reclutamiento, fusionando varias de ellas, y

postergando la contratación de nuevo personal en el exterior.

 

   Los administradores de la sede de Washington

y otras 11 oficinas regionales recibieron la

orden de recortar 15,5 por ciento sus presupuestos.

 

   En el exterior, muchas de sus filiales

ahorran a través de la reducción del tiempo

dedicado al entrenamiento de voluntarios y

concentrando en una sola persona el trabajo que

antes realizaban dos o más empleados.

 

   "Creo que el recorte presupuestario es

ridículo, en especial frente los recursos con los

que cuentan las fuerzas armadas para

reclutamiento", dijo a IPS Patricia Kushlis,

quien trabajó durante más de 20 años en el cuerpo diplomático 

estadounidense.

 

   El Cuerpo de Paz fue creado en 1961 por el

entonces presidente John F. Kennedy (1961-1963).

Desde entonces, más de 190.000 de sus voluntarios

han prestado servicio en 139 países en

desarrollo, incluidos los más pobres.

 

   Los voluntarios desarrollan una amplia gama

de tareas, como el cavado de pozos de agua, la

construcción de sistemas de irrigación, clases a

los niños, asesoramiento a los granjeros para

incrementar el rendimiento de sus cosechas,

consejos a las embarazadas sobre el cuidado de

sus bebés tanto antes como después del parto y

asistencia a potenciales emprendedores.

 

   Actualmente cuenta con 8.079 voluntarios,

quienes se desempeñan en 74 de los países menos

desarrollados. Su número record se registró en

1966, con alrededor de 15.000 socorristas.

 

   Los recortes presupuestarios coinciden con

declaraciones acerca de la expansión de este tipo

de programas y el fomento de los ciudadanos en

tareas de servicio público formuladas por los dos

principales candidatos a la presidencia de

Estados Unidos, cuyos votantes elegirán al sucesor de Bush el 4 de 

noviembre.

 

   Tanto el senador John McCain, candidato del

oficialista Partido Republicano, como su par

Barack Obama, del opositor Demócrata, han apoyado

con entusiasmo los trabajos de servicio público.

 

   Los problemas presupuestarios del Cuerpo de

Paz coinciden con los esfuerzos del gobierno de

Bush para rescatar a grandes instituciones

financieras privadas de la amenaza de quiebra, a

causa de la crisis generada por el estallido de la "burbuja inmobiliaria".

 

   Esa burbuja llevó al otorgamiento

irresponsable de créditos y a una frenética

especulación con diversos tipos de instrumentos

financieros que tomaban como garantía el valor de

las propiedades, que se han derrumbado y dejado a

los bancos que se sumaron a ella al borde la quiebra.

 

   De concretarse estas bancarrotas, millones de

depositantes perderían sus ahorros.

 

   El gobierno estadounidense ha propuesto un

plan para comprar las carteras de créditos

incobrables, con una inversión de 700.000

millones de dólares. La iniciativa, según algunos

economistas, podría debilitar al dólar frente a otras divisas.

 

   La estrechez presupuestaria del Cuerpo de Paz

responde, en buena medida, a la devaluación de la

moneda estadounidense, con el consecuente aumento

en los costos relacionados con los salarios y

diversas expensas de los voluntarios en el exterior.

 

   El Cuerpo de Paz, que tiene un presupuesto de

330,8 millones de dólares, estimó que sus

pérdidas a causa de la devaluación del dólar

ascendieron a 9,2 millones de dólares en 2008.

 

   El problema se ve agravado porque el Congreso

legislativo aún no aprobó el presupuesto del

Cuerpo para 2009, y se estima que no lo hará

hasta que el nuevo presidente se instale en la

Casa Blanca, el 20 de enero de 2009.

 

 

(FIN/IPS/traen-jsp-mj/wf/ks/na ip if dv cs fe/08)