MyCityLinked

Browse By

MyCityLinked

Candidatos entre la salud y la enfermedad

 


       Por Bankole Thompson


DETROIT, Estados Unidos,  (IPS)  .- La cobertura

universal de salud se ha vuelto un punto central

de la campaña electoral de Barack Obama,

candidato a la presidencia de Estados Unidos por

el opositor Partido Demócrata y favorito en las

encuestas hacia los comicios del 4 de noviembre.

 

   En el segundo debate televisivo con su rival

del oficialista Partido Republicano, John McCain,

Obama aseguró que el Estado debía garantizar el

derecho a la cobertura de salud para todos los

ciudadanos. Según diversas estimaciones, unos 47

millones de personas carecen de ella.

 

   McCain, en cambio, sostuvo que la

responsabilidad debe recaer en los individuos y los empleadores.

 

   Cincuenta y siete por ciento de los

consultados para una encuesta realizada por la

cadena televisiva de noticias CNN dijeron creer

que Obama aplicaría mejores políticas de salud,

frente a 37 por ciento que declaró confiar en McCain.

 

   "No veo la hora de que Obama sea presidente,

porque no sólo su plan de salud es bueno sino por

el hecho de que rebajará los pagos por persona en

2.500 dólares, una suma enorme para alguien como

yo, que trabaja en forma independiente", dijo Ann Marie Stephens.

 

   "Estoy esperando que implemente su plan de

salud para que la cobertura sea más accesible. El

mercado inmobiliario nacional está en crisis y

aquí en California tenemos que afrontar el

desafío de una fuerte depresión en la actividad

del sector", agregó esta agente inmobiliaria de

ese estado occidental, tradicional bastión demócrata.

 

   La mayoría de los ciudadanos están

insatisfechos con la actual situación de la

salud. Una encuesta de la cadena de noticias CBS

y el diario The New York Times indicó que 50 por

ciento de los entrevistados opinaba en septiembre

que el sistema requería "cambios fundamentales",

35 por ciento reclamaba que fuera "totalmente

reformado" y apenas 14 por ciento elegía la opción de "cambios menores".

 

   Obama afirmó que el costo de su plan de

cobertura universal de salud es de alrededor de

65.000 millones de dólares y que será financiando

con la eliminación de las rebajas impositivas que

el presidente George W. Bush otorgó a los

segmentos de mayores ingresos de la población.

 

   El diabético Alonzo Harris trabajó entre 1996

y 2006 para el Departamento de Alumbrado Público

de la ciudad de Detroit. Debió abandonar su

empleo cuando recrudeció su enfermedad. Ahora carece de cobertura de 

salud.

 

   Harris explicó que mientras estaba empleado

pagaba 250 dólares por mes para tener la

cobertura de la empresa de medicina prepaga Blue

Care Network. Podría haber reducido ese costo si

optaba por el plan de salud pública de la ciudad

de Detroit, pero no otorgaba a los empleados la

opción de elegir a los médicos que ellos deseaban.

 

   "Cuando dejé mi empleo y me convertí en

contador especializado en impuestos tuve una

cobertura parcial del plan público, pero mi cuota

mensual pasó de 250 a 400 dólares por mes. La

ciudad iba a mantener mi seguro médico por 18

meses, siempre y cuando pagara las cuotas en fecha", señaló Harris.

 

   Pero, sin una fuente segura y estable de

ingresos, no pudo hacer frente a ese costo y perdió la cobertura de salud.

 

   "Descubrí que me costaría entre 600 y 700

dólares por mes tener mi propio seguro de salud,

pero con los ingresos de mi actividad no podía

darme ese lujo. Tengo 56 años y espero que no me

suceda nada catastrófico", agregó.

 

   Según el plan de salud de McCain, los

empleados recibirán un crédito fiscal de 5.000

dólares, pero las aseguradoras de salud no

estarán obligadas a cubrir enfermedades

preexistentes, a diferencia de la propuesta de

Obama, que sí contempla esa situación.

 

   McCain argumentó que es mejor que los

individuos decidan qué plan de salud quieren

tener, en lugar del esquema garantizado por el Estado que su rival 

propone.

 

   Harris consideró que la propuesta del

candidato republicano "es un auxilio para que la

industria del seguro de salud tenga un sostenido flujo de dinero".

 

   En referencia al plan de McCain señaló que

"si el costo del seguro de salud supera los 5.000

dólares del crédito fiscal que ofrece, no sólo

habrá que pagar la diferencia sino además impuestos sobre ella".

 

   Harris agregó que "la gente será gravada por

dinero que no recibe y que disminuirá su paga

neta cada dos semanas, por lo que quedará con un

menor poder de compra. Cualquier beneficio médico

se convierte en un ingreso sujeto a impuestos".

 

   En su opinión, se trata de "una típica

estratagema de los republicanos. Muy raramente

ayudan a las personas de bajos ingresos". El plan

de Obama ayudará a muchos que trabajan en forma independiente.

 

   La experta en políticas de salud Shanita Eze

aseguró que se debe enfatizar la prevención, un

punto que el candidato demócrata remarcó en su campaña.

 

   "Debemos abandonar el enfoque del bombero en

material de salud. Si esperamos a que la gente

llegue a una situación crítica la atención se vuelve muy costosa", 

advirtió.

 

   Obama declaró a la prensa que ofrecería

incentivos para asegurar que se cubra el aspecto preventivo.

 

   "Es uno de los mayores problemas de nuestro

sistema de salud. La gente concurre a las salas

de emergencias por enfermedades tratables, o

postergan su visita al médico si no tienen un

plan de salud porque no pueden hacer frente a los pagos", agregó.

 

   El candidato demócrata dijo que quería hacer

que fuera "gratis visitar a su médico para que le realice un examen".

 

   Eze consideró que ya es tiempo de tener un

plan de cobertura universal. "’¿Quieren rescatar

a los bancos en riesgo de quiebra pero no a las

personas enfermas? No tiene sentido", afirmó.

 

   Mencionó a los "sin techo", quienes no tienen

cobertura de salud porque, sin una domicilio

físico, no pueden inscribirse en el programa

estatal Medicaid. "Esto demuestra que muchas

personas están cayendo a través de las grietas del sistema", aseguró.

 

   Stephens, la agente inmobiliaria de

California, también desestimó el plan de McCain,

que a su juicio impide lograr el objetivo que anuncia perseguir.

 

   "¿Me dan un crédito fiscal sobre el cual

tendré que pagar impuestos? Lo que necesito es

que mis cuotas se reduzcan. ¿Cuál es el punto de

tener un seguro médico? Ellos quieren el dinero

de la gente, no darles cobertura de salud", agregó.

 

 

(FIN/IPS/traen-jsp-mj/bt/ks/na ip he sp if fe/08)